Sistemas de Interpretación de la Profecía


LAS ÚLTIMAS PALABRAS de un amigo que parte están siempre llenas de significado, y las del Señor Jesucristo no son una excepción. Poco antes de que dejara esta tierra dijo El a Sus discípulos: «Volveré otra vez», y estas palabras han constituido la bendita esperanza de la Iglesia a través de los años de la ausencia del Señor. No obstante, muchos cristianos no han comprendido todo el significado de estas palabras, en tanto que otros, habiéndolas malentendido, han leído en ellas otros significados. No obstante, en esta consideración de las bases de la fe premilenial, no hay la intención de simplemente añadir a la cantidad de literatura de controversia que ya existe acerca de este tema, sino más bien se pretende cubrir la necesidad de una exposición completa del premilenialismo de una forma positiva. Además, la intención no es la de mostrar que todos los premilenialistas concuerdan en cada punto de su sistema, puesto que es evidente que no es así, y aunque no se esquivarán las diferencias y dificultades, se mostrará que éstas no constituyen problemas principales que invaliden el sistema entero. En verdad, las líneas generales y básicas de la verdad permanecen firmes, y éstas forman una base inmutable de la fe premilenial. Existen dos grupos principales de premilenialistas: 1. La escuela histórica que cree en el reinado terrenal de mil años, pero que no hace una clara distinción entre Israel y la Iglesia. 2. Los dispensacionalistas, que ven un programa distinto para cada uno de ellos. Este libro presenta esta segunda postura. De todas maneras, no creemos que esta divergencia de opinión constituya un problema básico en el sentido que invalide el conjunto de la tesis milenial. De hecho, las líneas directrices que consideramos bíblicas permanecen en todo caso, y son ellas las que forman la base del premilenialismo. I. SISTEMAS DE INTERPRETACIÓN La palabra milenio, de la palabra latina mille (mil) y annus (año), no se halla en la Biblia, aunque su equivalente griego, , aparece seis veces en Apocalipsis 20:2-7. La palabra en sí misma indica meramente un período de tiempo de esta magnitud, pero con respecto a la creencia de tal período de tiempo que se denomina quiliasmo, milenarismo, o premilenialismo han surgido tres sistemas principales de interpretación.

Anuncios

El Aplazamiento del Reino


Los dispensacionalistas enseñan que el reino, que fue prometido y que fue descrito por los profetas del Antiguo Testamento, fue anunciado y ofrecido a Israel en la primera venida del Señor, pero debido a que Israel rechazó a Cristo, el reino fue aplazado y espera un cumplimiento futuro. Juan el Bautista, el Señor Jesús y los discípulos proclamaron este mensaje: “El reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 3:2; 4:17; 10:7). El Rey Mismo había venido a la tierra y el reino estaba tan cerca que casi estaba aquí. Pero no debe olvidarse un hecho. El ofrecimiento del reino era condicional. Fue ofrecido con la condición del arrepentimiento.

Grandes Temas Bíblicos


Estamos compartiendo los link de un excelente material para el estudio de la doctrina bíblica, excelente para ser usado en estudios bíblicos para líderes, institutos bíblicos y para el aprovechamiento personal. Grandes Temas Bíblicos por el Dr. Lewis Sperry Chafer, revisado por el Dr. John F. Walvoord. Este libro no es, de ningún modo, un tratado de Teología Sistemática. En su preparación se ha elegido un limitado número de los más vitales y prácticos temas doctrinales, realizando con ello un intento para adaptar estas breves discusiones a las necesidades del cristiano no entrenado debidamente.

El Sermón del Monte ¿es para la iglesia de hoy?


1) Es provechoso para nosotros. “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16-17). Toda Escritura, incluyendo Mateo 5-7, es provechosa para el creyente. 2) Debe ser predicado. “Predica la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina” (2 Timoteo 4:2). 3) Es precioso y valioso. El Sermón del Monte contiene invaluables joyas espirituales que deben ser preciosas para el corazón de todo creyente. 4) Contiene principios que son para todos los santos en todos los tiempos.

¿Qué es una dispensación? (Parte 2-2)


La revelación progresiva es el reconocimiento de que el mensaje de Dios al hombre no fue dado de un todo, sino que fue manifestado en una larga serie de actos sucesivos y a través de las mentes y manos de muchos hombres de diferentes procedencias. Es, por así decirlo, un punto de vista teísta de la revelación en vez de un punto de vista deísta. Las páginas de la Biblia van presentando, «no la exposición de una revelación ya completa, sino el registro de una revelación en progreso. Sus diferentes partes y características se ven, no como si hubiesen sido ordenadas después de su desarrollo, sino como ordenándose a sí mismas en el curso de su desarrollo y creciendo a través de etapas que pueden distinguirse, y por agregados que pueden medirse, hasta llegar a la forma perfecta a la que finalmente ha llegado».18 El concepto de revelación progresiva es evidente en las mismas Escrituras. Pablo dijo a su audiencia en el Areópago que en días de antaño Dios había pasado por alto la ignorancia de ellos, pero ahora les manda que se arrepientan (Hch. 17:30). La epístola a los Hebreos, en su majestuoso comienzo, enfáticamente bosqueja los varios métodos de la revelación progresiva (Heb. 1:1, 2). Uno de los versículos más sobresalientes que habla de diferentes maneras en que Dios ha tratado con los hombres es Juan 1:17: «Pues la ley por Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.» La verdad de Dios obviamente no fue dada de una vez y a un mismo tiempo, y las diferentes etapas de la revelación muestran que Él ha obrado de diferentes maneras en diferentes tiempos. El intérprete de la Biblia debe observar cuidadosamente este progreso de la revelación, y el dispensacionalismo contribuye a promover la exactitud en este respecto. En cuanto a la observación correcta y a la interpretación del progreso de la revelación vemos cuan estrechamente relacionados están el dispensacionalismo y la hermenéutica. Un texto normal sobre la hermenéutica, que apareció por primera vez en 1883 y que no tenía ninguna polémica con el dispensacionalismo, dice: «Con cada nueva serie de generaciones se da alguna nueva promesa, o se pone de manifiesto algún gran propósito de Dios.» 19 Es la formación de esas etapas en la revelación del propósito de Dios que constituye la base del sistema dispensacional de interpretación de las Escrituras. Aun Ramm, quien no es ahora un dispensacionalista, admite que una comprensión más clara de la revelación progresiva se ha debido en gran manera a la «influencia beneficiosa del dispensacionalismo».20

¿Qué es una dispensación? (Parte 1-2)


No HAY PROBLEMA MÁS IMPORTANTE en todo el estudio del dispensacionalismo que el de una definición. Esto significa, no solamente llegar a una simple definición de la palabra, sino más bien a una definición y una descripción completa del asunto. Esto requerirá un examen del uso bíblico de dicha palabra, una comparación de la palabra dispensación con palabras afines —como, por ejemplo, edad—, un estudio del uso de la palabra en la historia eclesiástica, y algunas observaciones tocantes a las características y al número de las dispensaciones. Decir que hay una gran falta de claridad sobre este tema de la definición no es suficiente. Tanto los dispensacionalistas como los no dispensacionalistas son culpables de esta falla. La mayoría de ambos grupos están completamente satisfechos en usar la bien conocida definición que aparece en las notas de la Biblia anotada de Scofield: «Una dispensación es un período de tiempo durante el cual el hombre es puesto a prueba con referencia a cierta revelación específica de la voluntad de Dios. Hay siete distintas dispensaciones en las Escrituras».1 Los dispensacionalistas usan esta definición sin pensar más allá de sus implicaciones en relación con edad, por ejemplo, y sin examinar nunca su base o falta de base en la revelación bíblica misma. Los no dispensacionalistas la usan como una escapatoria conveniente y práctica, simplemente porque ésta no puede (y no podría en dos oraciones) comunicar todo lo que está relacionado con el concepto de una dispensación. Si esta definición breve fuese todo lo que Scofield tuvo que decir acerca de las dispensaciones, entonces sería justo concentrar un ataque sobre ella, pero si él tuvo más que decir (lo cual es cierto), entonces no es justo. Por ejemplo, para obtener una analogía en otra área de doctrina, un conservador, cuando se le exige una declaración concisa de su teoría de la expiación, contestará: «Yo creo en una expiación vicaria.» Esto es completamente correcto y probablemente la mejor respuesta breve que podría darse. Pero los modernistas son bien conocidos por usar esta simple declaración como un medio para ridiculizar al conservadurismo, porque ellos señalan que la obra de Cristo no puede ser circunscrita a un solo aspecto como la sustitución. Esto es verdad, y el conservador reconoce que toda la obra de Cristo no puede ser completamente expresada por la sola palabra vicaria. Sin embargo, toda la obra de Cristo está basada en su sacrificio vicario.

Perdón Judicial y Paterno


En las Escrituras se hallan dos tipos diferentes de perdón, y si vamos a ser estudiantes cuidadosos de las Escrituras, debemos aprender a distinguirlos. Los llamaremos perdón judicial y perdón paterno (aunque estos nombres mismos no se encuentran en la Biblia). Para ponerlo en forma sencilla, el perdón judicial es el perdón de un juez, y el perdón paterno es el perdón de un padre. El primer término sale del juzgado, y el segundo del hogar. Vayamos primero al juzgado. Dios es el Juez y el pecador es el que se halla bajo juicio. El hombre es culpable de pecado, y la pena es muerte eterna. Pero el Señor Jesús aparece y declara: "¡Yo pagaré la pena de los pecados merecida por el hombre: Yo moriré como su sustituto!" Esto es lo que el Salvador hizo en la Cruz del Calvario. Ahora el Juez anuncia al pecador: "Si te rindes a mi Hijo como Señor y Salvador, te perdonaré". Tan pronto como el hombre pone su fe en el Salvador, recibe su perdón judicial de todos sus pecados. Él nunca deberá pagar su castigo por ellos en el infierno, porque Cristo lo ha pagado todo. El pecador ya perdonado entra ahora en una nueva relación: Dios ya no es más su Juez, ahora es su Padre.