¿Qué haremos con los salmos imprecatorios?


CON LA MIEL de piedad y devoción que destila de los Salmos uno se deleita. Sus frases de alabanza, adoración y gratitud hacia el Omnipotente ayudan a multitud de creyentes a expresar el sentir del alma, el anhelo del corazón que se dirige a Dios en oración. Sin embargo, más de uno queda perplejo ante la lectura de los pasajes en los que se pide con vehemencia al Señor el aniquilamiento de los enemigos: los Salmos imprecatorios. ElDiccionario Anaya de la lengua define imprecar como “proferir maldiciones o palabras con que se manifiesta el deseo vehemente de daño para alguien”. ¡Qué difícil nos resulta como creyentes concebir que en la Biblia exista este tipo de oración! Ninguno se imagina que en la voz de un dulce cantor saliesen frases tan estrujadoras como Dichoso el que tomare y estrellare tus niños contra la peña, Salmo 137:9. En esta ocasión el autor manifiesta un vivo deseo de venganza contra Babilonia, nación que redujo a Jerusalén a un montón de escombros. No son pocos los que quisieran sacar los pasajes imprecatorios del canon bíblico porque tales textos revelan un espíritu anticristiano de vengarse. No se ajustan a lo enseñado por Cristo en el Sermón del Monte. No edifican la vida espiritual. Otros aceptan que son pasajes canónicos, inspirados sólo en su redacción, no en cuanto a su creación. Y hay los que han tenido la idea de que los salmos imprecatorios se han permitido en la Biblia debido a que la revelación de la voluntad de Dios es progresiva y que los salmistas no habían llegado a entenderla en toda su magnitud. Pero Archer presenta la idea de que “la revelación progresiva no ha de entenderse como un progreso del error hacia la verdad, sino más bien un progreso de lo parcial y oscuro a lo completo y claro”. Reseña Crítica de una Introducción al Antiguo Testamento. Chicago: The Moody Bible Institute, 1981, página 498. El hecho es que los salmos imprecatorios están allí. Son parte integral del canon bíblico. Tan es así que varias de las expresiones en estos textos resultaron ser profecías mesiánicas neotestamentarias. Por ejemplo se puede comparar Salmo 69 con Juan 2:17 y 15:25; Hechos 1:20, Romanos 15:3. El Espíritu Santo inspiró tanto su contenido como su redacción.

Enfoques del estudio bíblico


Como una extensión del proceso de observación este capítulo "Enfoque del Estudio Bíblico" ayuda al estudiante de la Biblia a contestar la pregunta: "¿Qué es lo que se encuentra en el pasaje?” Los enfoques a considerar son: 1. El estudio de los libros individuales de la Biblia. 2. El estudio de temas principales. 3. El estudio de biografías. 4. El estudio de tipos. Es importante recordar que las bases para un procedimiento específico como los presentados en estos cuatro enfoques, escritos originalmente por el Dr. Torrey, deben constituir el método básico que encontramos en los dos capítulos anteriores de este libro. En otras palabras, el procedimiento presentado particularmente en el capítulo 2 debe dominarse completamente antes de que el estudiante intente emplear la metodología detallada que se encuentra en este capítulo.

Material de Hermenéutica Bíblica


La palabra «hermenéutica» extraña un poco,pero es una etiqueta conveniente (derivada de la voz griega hermeneuo: explicar un texto) para resumir las distintas consideraciones, principios y normasque nos ayudan a llegar a una interpretación adecuada de las Sagradas Escrituras. Por la ayuda de talesnormas podremos hacer una buenaexégesisde cualquier pasaje bíblico. Esta voz también es una palabra griega que significa «poner en claro un texto». Para darnos cuenta de la Importancia de este estudio debiéramos considerar dos puntos de vistaopuestos en cuanto a la comprensión del texto sagrado. Si hablamos de la hermenéutica, por ejemplo, aun hermano sencillo pero poco estudioso, nos responderá: «¿Qué necesidad tengo yo de normas para entender la Palabra de Dios? ¿No nos la dio Dios paraque la entendiéramos? ¿No dice el apóstol Juan: «La unción que vosotros recibisteis de él permaneceen vosotros, y no tenéis necesidad deque nadie os enseñe»? (1 Jn. 2:27). ¿No dice el profeta Isaías queel camino es tan claro que hasta los insensatos no yerran? (Is. 35:8).» Desde luego, hay algo de verdad en lo que diría tal hermano (y la actitud es conocidísima), pero hayque saber distinguir la verdad del error que encierra su contestación. La interpretación de las citasbíblicas que da es un ejemplo de lo que pasa cuando se quiere entender textos con sentido individualista, sin tomar en cuenta ni el contexto ni el conjunto de las enseñanzas bíblicas. Es una bendita verdad que un alma sencilla que busca la voluntad del Señor por medio de la Palabra la hallará. Hay innumerables casos de personas que se han convertido por la sencilla lectura de la Palabra, sin enseñanza humana. También hemos conocido casos de hermanos que han llegado a una buena comprensión de las doctrinas fundamentales de las Escrituras por una constante meditación en la sola Palabra cuando no han tenido a mano doctores que les orientasen. Ningún alma humilde y deseosa,pues, será defraudada si busca la voluntad de Dios para sí en la Palabra, según el principio de Juan7:17: «El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios.» Ahora bien, es necesario considerar el reverso de la medalla, pues muchos son los creyentes que sacan ideas erróneas de las Escrituras, y las herejías suelen fundarse precisamente sobre determinados pasajes arrancados de su contexto, y subrayados sin relación con la perspectiva de las enseñanzas de latotalidad de la Biblia. Los propagadores de las terribles herejías de los «Testigos de Jehová» se ufanan precisamente por su conocimiento superior de los Escritos sagrados. Estos hechos han llevado a otros auna posición completamente contraria: «Es tan difícil interpretar las Escrituras que sólo los teólogos especializados pueden hacerlo.»

La Interpretación del texto bíblico está al alcance de todos.


Este libro se ha escrito para beneficio de aquellos que se complacen verdaderamente en estudiar la Biblia, y que se preguntan si lo están haciendo correctamente. Sin duda que habrás oído decir alguna vez: "Cada cual tiene su propia interpretación de la Biblia", o quizá: "Las dos cosas en que la gente jamás se pone de acuerdo son: la religión y la política". De ser verdad tales afirmaciones el cristianismo no tendría sentido y la Biblia no tendría mensaje alguno que damos. Si una persona puede hacer que la Biblia diga lo que a él se le ocurra, la Biblia no le podrá servir de guía; sólo será un arma en sus manos que sirve para prestarle apoyo a sus propias ideas. La Biblia no fue escrita con tal propósito. El grueso de los libros sobre el tema de la interpretación bíblica son bastante largos y complicados. Han sido escritos para quienes están familiarizados con el hebreo, el aramaico y el griego, o sea aquellos idiomas en los cuales fueron escritos originalmente los manuscritos de la Biblia. Por tanto, enfocan el tema de un modo exhaustivo y erudito.

Enfoques del Estudio Bíblico (Parte # 1-2)


Como una extensión del proceso de observación este capítulo "Enfoque del Estudio Bíblico" ayuda al estudiante de la Biblia a contestar la pregunta: "¿Qué es lo que se encuentra en el pasaje?” Los enfoques a considerar son: El estudio de los libros individuales de la Biblia. El estudio de temas principales. El estudio de biografías. … Sigue leyendo Enfoques del Estudio Bíblico (Parte # 1-2)