Sistemas de Interpretación de la Profecía


LAS ÚLTIMAS PALABRAS de un amigo que parte están siempre llenas de significado, y las del Señor Jesucristo no son una excepción. Poco antes de que dejara esta tierra dijo El a Sus discípulos: «Volveré otra vez», y estas palabras han constituido la bendita esperanza de la Iglesia a través de los años de la ausencia del Señor. No obstante, muchos cristianos no han comprendido todo el significado de estas palabras, en tanto que otros, habiéndolas malentendido, han leído en ellas otros significados. No obstante, en esta consideración de las bases de la fe premilenial, no hay la intención de simplemente añadir a la cantidad de literatura de controversia que ya existe acerca de este tema, sino más bien se pretende cubrir la necesidad de una exposición completa del premilenialismo de una forma positiva.

Además, la intención no es la de mostrar que todos los premilenialistas concuerdan en cada punto de su sistema, puesto que es evidente que no es así, y aunque no se esquivarán las diferencias y dificultades, se mostrará que éstas no constituyen problemas principales que invaliden el sistema entero. En verdad, las líneas generales y básicas de la verdad permanecen firmes, y éstas forman una base inmutable de la fe premilenial. Existen dos grupos principales de premilenialistas:

1. La escuela histórica que cree en el reinado terrenal de mil años, pero que no hace una clara distinción entre Israel y la Iglesia.

2. Los dispensacionalistas, que ven un programa distinto para cada uno de ellos. Este libro presenta esta segunda postura. De todas maneras, no creemos que esta divergencia de opinión constituya un problema básico en el sentido que invalide el conjunto de la tesis milenial. De hecho, las líneas directrices que consideramos bíblicas permanecen en todo caso, y son ellas las que forman la base del premilenialismo.

I. SISTEMAS DE INTERPRETACIÓN

La palabra milenio, de la palabra latina mille (mil) y annus (año), no se halla en la Biblia, aunque su equivalente griego, , aparece seis veces en Apocalipsis 20:2-7. La palabra en sí misma indica meramente un período de tiempo de esta magnitud, pero con respecto a la creencia de tal período de tiempo que se denomina quiliasmo, milenarismo, o premilenialismo han surgido tres sistemas principales de interpretación.

Premilenialismo

En general, el sistema premilenial se puede caracterizar de la siguiente manera: los premilenialistas creen que la suya es la fe histórica de la Iglesia. Aferrándose a una interpretación literal de las Escrituras, creen que las promesas hechas a Abraham y a David son incondicionales y que han tenido o tendrán su cumplimiento literal. En ninguna manera estas promesas hechas a Israel han sido abrogadas o cumplidas por la Iglesia, la cual constituye un cuerpo distinto de esta edad, poseyendo promesas y un destino diferente del de Israel. Al final de esta edad, creen los premilenialistas que Cristo volverá por Su Iglesia, encontrándose con ella en el aire (no se trata de la Segunda Venida de Cristo), suceso el cual, denominado arrebatamiento o traslado, introducirá un período de siete años de tribulación sobre la tierra. Después de esto, el Señor volverá a la tierra (ahora sí se trata de la Segunda Venida de Cristo) para establecer Su reino sobre la tierra por mil años, durante los cuales se cumplirán las promesas dadas a Israel.

Los opositores al sistema premilenial han tratado de oscurecer los principales puntos inventando distinciones entre los premilenialistas históricos, los pretribulacionistas, los dispensacionalistas, y los ultradispensacionalistas.2 Tales distinciones carecen de justificación, dado que las diferencias involucradas son tan pequeñas, y dado que las raíces del premilenialismo son mucho más profundas.

Postmileníalismo

Este sistema, que obtuvo forma teológica con las enseñanzas de Daniel Whitby (1638-1726), enseña que la Segunda Venida de Cristo seguirá a los mil años de paz y de justicia. Aunque creyendo con la Iglesia primitiva que el reino vendrá con la Segunda Venida de Cristo, Whitby afirmó que mediante las actuales agencias del Evangelio toda maldad en el mundo sería corregida hasta que Cristo tuviera un reino espiritual durante mil años, después de cuyo período El vendría a juzgar y a concluir el presente orden.

Un postmilenialista más reciente, Lorraine Boettner, escribe así:

«…el mal, en todas sus formas, será finalmente reducido a proporciones insignificantes, los principios cristianos vendrán a ser la regla en lugar de la excepción, de manera que Cristo volverá a un mundo verdaderamente cristianizado… Las órdenes formales de Cristo son proclamar el evangelio al universo, conducir, durante el tiempo de la gracia, a un máximo de personas de todas las naciones a la conversión».

El mal ha progresado hasta tal punto en estas décadas últimas que esta teoría ha quedado arrojada al descrédito hasta el punto de que virtualmente nadie la acepta, a excepción de una pequeña minoría. Además, con su idea de un mundo liberado del mal, esta escuela ha dado involuntariamente origen al evangelio social, resultado de los esfuerzos humanos.

Amilenialismo

Una definición dada de esta enseñanza por parte de un amilenialista es tal como sigue: Esta es la enseñanza de que la única venida visible de Cristo a esta tierra que la Iglesia tiene que esperar será para juicio y que será seguida del estado eterno. Es antiquiliástica o amilenial, debido a que rechaza la doctrina de que tiene que haber dos resurrecciones con un intervalo de mil años entre ellas.

El amilenialismo nació de la teología de la Iglesia Romana que enseña que la Iglesia es el reino y que por ello está reinando o que debiera estar reinando ahora. Tuvo sus orígenes en las enseñanzas de Agustín que enseñaba que el milenio se tiene que interpretar espiritualmente como cumplido en la Iglesia. Mantenía él que el encadenamiento de Satanás tuvo lugar durante el ministerio terrenal de Cristo (Le. 10:18), que la primera resurrección es el nuevo nacimiento del creyente (Jn. 5:25), y que el milenio tiene que corresponderse, por ello, con el período interadventual de la era de la Iglesia. Pero, aunque Agustín interpretó Apocalipsis 20:1-6 como una recapitulación de los capítulos precedentes del libro, aceptó los mil años literalmente. No obstante, ya que la venida del Señor no tuvo lugar al final del primer milenio de la era cristiana, los amilenialistas actuales mantienen que mil, un número de perfección o de plenitud, es una referencia simbólica del período completo entre las dos Venidas de Cristo.

II. LA IMPORTANCIA DEL ESTUDIO DE LA PROFECÍA

No parece fuera de lugar dar unas pocas razones básicas de la razón de estar interesados en el estudio de temas proféticos y, en consecuencia, de la existencia de este libro.

En relación con Dios

Los cristianos debieran estar interesados en la profecía debido a lo que Dios es. O bien el mundo se halla fuera del control de Dios y Sus planes no son nada más que un montón de retazos, o bien El es absolutamente soberano, y tiene un plan que está llevando a cabo (Is. 46:11). Ciertas partes de este plan se han cumplido ya, y ello de manera literal; ello indica que el resto se cumplirá también literalmente. Así, la fe en las profecías es fe en Dios y en Su plan revelado.

En relación con las Escrituras

La profecía cumplida es una de las pruebas más poderosas de la verdad y exactitud de las Escrituras. Que las profecías que se han cumplido lo hayan sido por casualidad se halla fuera del reino de la probabilidad. Además, no hay escape de la responsabilidad de conocer y exponer las Escrituras proféticas ya que el siervo del Señor ha sido designado para declarar todo el consejo de Dios (Hch. 20:27). Dieciséis libros en el Antiguo Testamento y una vigésima parte del Nuevo Testamento son proféticos, y en verdad uno no puede dejar de lado una parte tan considerable de la Palabra de Dios. Ciertamente que no es el propósito de Dios que ninguna porción de Su Palabra sea menospreciada. Tampoco tiene que serlo el nuestro, si hemos de ser obedientes.

En relación con el creyente

El estudio de la profecía hará unas ciertas cosas por el creyente:

  1. Le guardará de falsas doctrinas y de falsas esperanzas.
  2. Le ayudará a hacer que lo invisible le sea real y creará dentro de la vida del creyente la misma atmósfera del cielo. No se puede hacer otra cosa que adorar, por ejemplo, cuando se lee Apocalipsis.
  3. Dará gozo en medio de la tribulación y de la aflicción (2.Co. 4:17).
  4. Incrementará la propia lealtad hacia Cristo y producirá un verdadero servicio abnegado hacia El.
  5. Cuando el creyente se da cuenta total de la gloria que constituye su futuro, se queda satisfecho con ser nada en el presente.
  6. La verdad profética es la única cosa que puede dar verdadero consuelo en tiempos de tristeza y de duelo (1.Ts. 4:13-18).
  7. Toda la Escritura es provechosa y la profecía no constituye ninguna excepción porque producirá y alentará una vida santa (1. Jn. 3:3).

Quiera el Espíritu Santo impedir que los que lean estas páginas sean solamente oidores de la Palabra profética, y quiera El incrementar en cada uno de nosotros el amor de la manifestación de nuestro Señor Jesucristo.

Notas editoriales
1.George E. Ladd, en Robert G. Clouse, ed., The Meaning of the Millennium: Four Views, p. 20.
2.Ver Oswald T. Allis, Prophecy and the Church, pp. 6-15, y Floyd E. Hamilton, The Basis of Millennial
Faith, pp. 21-30.
3.Lorraine Boettner, en Robert G. Clouse, ed., The Meaning of the Millennium: Four Views, p. 118.
4. Allis, op. cit., p. 2.

Autor: Charles Ryrie

Extracto del libro: “Bases de la Fe Premilenial”

Un comentario en “Sistemas de Interpretación de la Profecía

  1. Saludando a todos en Cristojesus paso a lo siguiente. Sabemos que existen hoy en dia muchos estudios relacionados con la palabra de Dios (La Biblia) los cuales fueron escritos a lo largo de la historia por personas que en su momento creyeron entender, y que todos se han equivocado en mucho o poco en cuanto al disernimiento de la profesia se refiere, mas a un, siendo sinseros no creo que exista hoy en dia que tenga la verdad absoluta de la Biblia en su totalidad, y esto por que creo que Dios tiene un belo en muchas de las verdades que el no quiere rebelar y talbes sea por que, aun cuando repasamos las escrituras que emos llegado a comprender y nos llenan de alegria, debemos de reconoser que hay otras que nos causan dificultad para entender y es entonces que nos doblegamos ante Dios clamando a El por entendimiento,reconociendo que nuestra saviduria es limitada y no a si la de El la cual es infinita. A la verdaed toda la escritura ( La Biblia ) fue inspirada por Dios, y que es util para instruir y para redaruir, tambien es util para coregir, reconoscamos pues que talves estemos equivocados en algo cuando lo veamos y estemos preparados para coregir.

    Otra cosa que me gustari comentar es en cuestion de las parabolas las cuales son historias (reales) con significados espirituales, y, si, la escritura(la Biblia) fu inspirada por el Espiritu Santo, no ase de esto a la biblia en su totalidad un libro, aunque terenal en el cumplimiento de la profesia, un gran motivo de estudio en cuanto a lo espiritual se refiere. por que a final de cuentas, creo que Dios lo que espera es que crescamos mucho mas espiritualmente que en lo terrenal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s