El Poder del Evangelio


La santidad y la justicia de Dios requieren que pecadores sean eternamente separados de Él. El ser aislado completamente y por toda la eternidad de ese amor por el cual hemos sido creados, sería como el arder con una sed constante que solamente puede convertirse más y más intolerable. Sin embargo, Dios, misericordiosamente nos ofrece salvación de esa terrible condenación. "El evangelio de la gracia de Dios" declara que Dios se convirtió en un ser humano a través del nacimiento de una virgen, y que este Dios-hombre, sin pecado alguno, muriera por nuestros pecados, satisfaciendo así Su propia justicia y sufriendo el castigo eterno que nosotros merecemos; resucitó al tercer día y todos aquellos que crean en Él serán perdonados y recibirán vida eterna como un don gratuito. La salvación es así de simple, y tan maravillosa y también debe ser predicada en esa simplicidad.

Anuncios

Dios el Hijo: Su muerte vicaria


En la Escritura se revela la muerte de Cristo como un sacrificio por los pecados de todo el mundo. De acuerdo a ello, Juan el Bautista presentó a Jesús con las palabras: "He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Jn. 1: 29). Jesús, en su muerte, fue el sustituto muriendo en el lugar de todos los hombres. Aunque "sustituto" no es específicamente un término bíblico, la idea de que Cristo es el sustituto para los pecadores se afirma constantemente en las Escrituras. Por medio de la muerte vicaria los juicios justos e inconmensurables de Dios contra el pecador fueron llevados por Cristo. El resultado de esta sustitución es en sí mismo tan simple y definitivo como la misma transacción. El Salvador ya ha cargado con los judíos divinos contra el pecador a total satisfacción de Dios. Para recibir la salvación que Dios ofrece, se les pide a los hombres que crean estas buenas nuevas, reconociendo que Cristo murió por sus pecados y por este medio reclamar a Jesucristo como su Salvador personal.

El Valor Crítico de la Escritura (Parte 2-2)


Toda la Biblia es profecía, con Dios predicando y profetizando. Cuando Dios predica o profetiza a través de Sus profetas, Él incluye todo lo que Él quiere que la humanidad sepa y haga, incluyendo Sus atributos, Sus mandamientos, Sus instrucciones, Sus correcciones, Sus bendiciones y así sucesivamente. Más allá del conocimiento que Dios existe y que Su palabra es la comunicación directa con la humanidad, el predecir, el presagiar, es una manera que Dios informa y en algunos casos advierte a Su gente de eventos que van a ocurrir. Un ejemplo de cientos que se dan en el Antiguo Testamento se encuentra en Génesis 15, donde Dios le dice a un hombre de edad avanzada, Abraham, que él tendría un hijo y que sus descendientes (400 años después) tomarían la tierra que Dios le había prometido. Otro ejemplo se encuentra en Jeremías 25, que contiene la profecía de Dios acerca del cautiverio Babilónico de los Israelitas que iba a durar 70 años. El Nuevo Testamento contiene cientos de profecías, muchas de las cuales ya han ocurrido, otras que todavía no se han realizado. Todo eso hace hincapié acerca del valor crítico de la Biblia para la generación venidera. ¿En qué manera? Bueno, eso es algo bastante simple.

El Valor Crítico de la Escritura (Parte 1-2)


"Él (Jesús) respondió y dijo: Escrito está: No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mateo 4:4). Algunos de nosotros quienes hemos sido Cristianos por un cierto número de años, podemos algunas veces perder el valor crítico de la Biblia en nuestras vidas. No me estoy refiriendo a aquellos quienes su camino con el Señor se puede caracterizar como tibio, es decir ni frío ni caliente. Me estoy refiriendo a aquellos quienes se consideran ser creyentes Cristianos Bíblicos quienes atienden y participan en una iglesia que está cementada en la Biblia, quienes disfrutan de comunión con verdaderos creyentes y quienes generalmente ven la manifestación de los frutos del Espíritu Santo en ellos mismos y en sus familias. Aunque estas manifestaciones parecen ser las características de un verdadero Cristiano, también ellas pueden opacar la conciencia y el conocimiento de una persona hasta cierto grado y lo pueden apartar a uno de el verdadero valor de las escrituras. Lo que yo tengo en mente al escribir este artículo es el hacer hincapié en algunas partes de la Biblia que tal vez hayamos escuchado anteriormente, pero puede que no estemos totalmente conscientes de lo importante que estas partes Bíblicas son. La meta es el refrescar nuestra forma de pensar y nuestro agradecimiento hacia Dios por la comunicación supernatural que le ha dado a la humanidad.

La Abominación del Aborto ¿Estamos cortejando a la ira de Dios?


En enero de 1973 la Corte Suprema de los Estados Unidos hizo una de sus decisiones más trascendentales. Desde entonces, ha demostrado ser la decisión más infame. La Corte dictaminó en el caso de Roe contra Wade que los estados no podían prohibir el aborto. En efecto, la Corte autorizó el aborto a petición. El fundamento legal Dado que no había ninguna base constitucional para la decisión, los jueces inventado una justificación al proclamar que habían descubierto un implícito "derecho a la privacidad". Argumentaron que este derecho recién descubierto es suficiente para garantizar una libertad de elección a la mujer embarazada sobre el destino del bebé en su vientre. Esta increíble decisión iba en contra de 4.000 años de civilización occidental. Se violaron los principios fundamentales de la herencia judeo-cristiana de Estados Unidos. Contradice el juramento hipocrático que ha guiado la profesión médica durante siglos.

¿Qué es la apologética?


La apologética puede definirse en pocas palabras como la defensa de la fe cristiana. Sin embargo, la sencillez de esta definición enmascara la complejidad del desafío para definir la apologética. Se han tomado una variedad de enfoques para precisar el significado, el alcance y el propósito de la apologética. «Apologética» deriva del término griego apologia, que se aplicaba originalmente a un discurso de defensa. En la antigua Atenas, se refería a la defensa que tenía lugar en el tribunal como parte de un procedimiento judicial. Después de la acusación, se le permitía al acusado refutar las acusaciones con una defensa (apologia). El ejemplo clásico de una apología es la defensa de Sócrates contra la acusación de que predicaba dioses extraños. Platón, su discípulo más famoso, plasmó esa defensa en el diálogo titulado La apología. El griego apologia aparece 17 veces en el NT, como sustantivo y como verbo, y en todos los casos puede traducirse «defensa» o «vindicación». La idea de presentar una defensa razonada de la fe resulta evidente en Fil. 1:7,16, y especialmente en 1 P. 3:15, si bien en el NT no aparece una teoría específica sobre la apología.

La versión del Nuevo Testamento, el “Código Real”


Se está malinformando a los creyentes latinoamericanos que por primera vez, podrán leer el Nuevo Testamento auténtico…y que todas las demás versiones castellanas son falsas. En el Código Real, D.A Hayyim dice que lo publicó para que por fin se corrigiera la Biblia. Reclama que sólo él se ha [codigo-real] aprovechado de ciertos manuscritos hebreos y arameos y que su nueva versión prueba que todas las iglesias nos han mentido a través de dos mil años. Si alguien pretende “corregir” la Biblia, debe tener pruebas incontrovertibles, que los demás pueden examinar. Entonces, he leído el Código Real y he llevado a cabo la investigación independiente en el hebreo, el griego y los datos históricos, para analizar bien sus pretensiones. Por lo general, yo no invertiría las horas y horas necesarias para analizar una publicación de esta naturaleza. Sin embargo llegó a ser sumamente preocupante para mí como creyente. Entonces, ¿el Código Real (CR), la Versión Textual Hebraica, es la única traducción fidedigna? Para nada, en absoluto. ¿Es una versión legítima entre las demás? De ninguna manera. El CR pretende ser una “reconstrucción textual” del Nuevo Testamento. Es decir, el editor D. A. Hayyim, personalmente lo ha escrito de nuevo según como él interpreta que el Nuevo Testamento debe ser, sin ninguna base en el texto antiguo. ¡No es una traducción! ¿Cuál es el “norte” del CR? ¿Por qué es necesaria otra versión?