Dios el Hijo: Su regreso por sus santos


A. Profecía que aun no se ha cumplido La doctrina seleccionada para su desarrollo en este capítulo es uno de los temas más importantes de la profecía que todavía no se ha cumplido. El estudiante no debe olvidar que la profecía es la historia escrita de antemano por el Señor, y que ella es, por lo tanto, tan digna de ser creída como lo son otras partes de las Escrituras. Casi una cuarta parte de la Biblia estaba en forma de profecía cuando las sagradas páginas fueron escritas. Mucho de la profecía bíblica se ha cumplido ya, y en cada caso el cumplimiento ha sido la más literal realización de todo lo que se había profetizado. Tal como fue anunciado muchos siglos antes del advenimiento de Cristo, El vino en su humanidad como un hijo de Abraham, descendió de la tribu de Judá y de la casa de David y nació de una virgen en Belén. De igual manera, los detalles explícitos concernientes a su muerte, revelados en el Salmo 22, unos mil años antes de la venida de El al mundo, se cumplieron con admirable precisión.

Argumentos esenciales de la posición pretribulacional para el traslado de la Iglesia


La doctrina seleccionada para su desarrollo en este capítulo es uno de los temas más importantes de la profecía que todavía no se ha cumplido. El estudiante no debe olvidar que la profecía es la historia escrita de antemano por el Señor, y que ella es, por lo tanto, tan digna de ser creída como lo son otras partes de las Escrituras. Casi una cuarta parte de la Biblia estaba en forma de profecía cuando las sagradas páginas fueron escritas. Mucho de la profecía bíblica se ha cumplido ya, y en cada caso el cumplimiento ha sido la más literal realización de todo lo que se había profetizado. Tal como fue anunciado muchos siglos antes del advenimiento de Cristo, El vino en su humanidad como un hijo de Abraham, descendió de la tribu de Judá y de la casa de David y nació de una virgen en Belén. De igual manera, los detalles explícitos concernientes a su muerte, revelados en el Salmo 22, unos mil años antes de la venida de El al mundo, se cumplieron con admirable precisión. La Palabra de Dios contiene mucha profecía que al presente está todavía en espera de cumplirse, y es razonable, así como honroso para Dios, que nosotros creamos que dicha profecía se cumplirá con la misma fidelidad que ha sido la característica de todas las obras y todos los actos de El hasta el día de hoy. La enseñanza de que Cristo volverá a esta tierra tal como El era cuando ascendió a la diestra de Dios -«Este mismo Jesús, en su cuerpo de resurrección y en las nubes del cielo» (Hch. 1:11)- es tan clara y extensamente presentada en las Escrituras proféticas, que ella ha sido incluida en todos los grandes credos de la cristiandad. Sin embargo, es una doctrina que debemos estudiar cuidadosamente y con espíritu de claro discernimiento.

¿Está mostrando usted su escatología?


Cuando yo me convertí en creyente el libro más popular de esa época era un libro llamado "El Último Gran Planeta Tierra," escrito por Hal Lindsey. Este libro produjo un gran interés en la profecía bíblica y en particular en la doctrina del Rapto de la Iglesia. La profecía y el Rapto eran dos conceptos teológicos que eran extraños para personas como yo, que había sido educado en la Iglesia Católica Romana. No me podía explicar en que consistían esos dos términos o qué tenían que ver con el Cristianismo. A medida que mi entendimiento de las Escrituras fue más avanzado, mi interés en ambas enseñanzas creció. La idea de que Jesucristo podría regresar en cualquier momento para llevarme al cielo era en realidad y una bendición (Tito 2:12-13). Pero algunos años después me di cuenta que algunos de mis amigos evangélicos (y Cristianos en general) no compartían mi interés o eran, hasta cierto punto, indiferentes. El inminente retorno de Jesús por Su novia llegó a un nivel de desinterés entre los evangélicos. Esta gran expectación se redujo a cierta confusión, ya que estos supuestos creyentes decían cosas como: "Él (Cristo) podría regresar antes de la Gran Tribulación," o sino: "Él podría regresar en el medio de la Tribulación" o "tal vez al final de la Tribulación". Tratando de evitar un debate entre los evangélicos algunos empezaron a llamarse "Pretribulacionistas," que significaba antes de la tribulación o también "Postribulación" o cualquier otro término que les convenía.

¿Pasará la Iglesia por la Tribulación? Parte 2-2


Tema anterior ¿Esperando el Reino? Las palabras finales de Juan en Apocalipsis son estas: “Sí, ven, Señor Jesús” (Apocalipsis 22:20). ¿Por qué cerró Juan el libro de Apocalipsis con estas palabras? Juan tuvo el privilegio de tener una visión del glorioso Reino Milenial de Cristo (Apocalipsis 20). Aún durante el ministerio  terrenal del Señor, Juan …

Sigue leyendo ¿Pasará la Iglesia por la Tribulación? Parte 2-2

¿Pasará la Iglesia por la Tribulación? Parte 1-2


Respondiendo a la pregunta si la iglesia pasa por tribulación, debemos responder “SI”. Respondiendo a la pregunta si la iglesia pasará por LA tribulación, la respuesta es “NO”. Los siguientes versículos demuestran que los creyentes que viven en la Edad de la Iglesia tienen que pasar por tribulaciones: * (Juan 16:33b) En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo. * (Hechos 14:22) Confirmando los corazones de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. * (Romanos 5:3) Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia. * (1 Tesalonicenses 1:6) Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la Palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo.

¿Cuándo ocurrirá el arrebatamiento?


El Rapto es un glorioso evento que Dios ha prometido a la Iglesia. La promesa es que algún día muy cercano, al sonar de una trompeta y el grito de un arcángel, Jesús aparecerá en el cielo y llevará a Su Iglesia, vivos y muertos, al Cielo. El término El término Rapto proviene de una palabra latina que significa coger, arrebatar o sacar. Es una palabra bíblica que proviene directamente de la traducción Vulgata Latina de la Biblia. La palabra se encuentra en 1 Tesalonicenses 4:17. En la Nueva Versión Estándar Americana (NASV, por sus siglas en inglés), se usa la frase inglesa “arrebatar”. La misma frase es usada en las versiones King James y Nueva Versión Internacional. Una promesa a la Iglesia El concepto del Rapto no fue revelado a los profetas del Antiguo Testamento porque es una promesa a la Iglesia del Nuevo Testamento y no a los santos de Dios que vivieron antes del establecimiento de la Iglesia. Los santos de las épocas del Antiguo Testamento serán resucitados al final de la Tribulación y no al momento del Rapto de la Iglesia. Daniel revela este hecho en Daniel 12:1-2 donde él dice que los santos de esa era serán resucitados al final del “tiempo de angustia”.