¿Cuál es el “Don de Dios”?


¿Cuál es “EL DON DE DIOS” al que se refieren estos versículos? Esta es una pregunta clave que debe ser respondida con cuidado. Hay muchos que enseñan que, en este pasaje, Pablo se estaba refiriendo a la FE como el DON DE DIOS. Ellos dicen que una persona no puede ser salva a menos que Dios le de al pecador el don de la fe salvadora. Muchos de estos maestros [usualmente instruidos en la Teología Reformada o Teología del Pacto] insisten que la regeneración precede a la fe (es decir, que una persona debe haber nacido de nuevo antes de que pueda creer). Este punto de vista es inconsistente con la clara enseñanza de la Biblia. Por ejemplo, Juan 1:12 no dice: “Mas cuantos fueron regenerados, a ellos ÉL dio poder para creer en Su Nombre, a los que fueron hechos hijos de Dios”. También Juan 20:31 dice, “para que creyendo, tengáis vida”. No dice, “para que teniendo vida, podáis creer” (que es lo que uno esperaría que dijera, si la regeneración precediera a la fe). Para un estudio más detallado sobre esto ver ¿La Regeneración precede a la Fe? ¿Qué es “el don de Dios” en Efesios 2:8-9? ¿Es la fe o es alguna otra cosa? La clave para entender Efesios 2:8-9 es identificar correctamente el antecedente del pronombre “esto” (touto). El pronombre “esto” (v.8), ¿se refiere a la fe o se refiere a lasalvación? Hay quienes dicen que la “fe” es el don de Dios y hay otros que dicen que la “salvación” es el don de Dios.

Anuncios

¿Era Lucas un gentil?


Al hablar y enseñar la Palabra, a menudo mencionan que toda la Biblia es un libro judío, y que todos los escritores de la Biblia, Antiguo y Nuevo Testamento, fueron judíos; con frecuencia, alguien hace la pregunta: "¿Qué pasa con Lucas, no era un gentil?" Esto se ha enseñado a lo largo de la historia de la iglesia por tanto tiempo y tan consistente, que se supone sin duda, debe ser cierto. Sin embargo, al estudiar cómo se llegó a esta conclusión por los comentaristas bíblicos, te das cuenta de lo delgado que es su prueba. La idea de que Lucas era un gentil parece estar basada más en la tradición que cualquier sólida evidencia bíblica. Importancia de la cuestión Puede no parecer importante si Lucas era un gentil, pero cuando se piensa en la magnitud de su obra, la cuestión se vuelve verdaderamente significativa. Al contar las páginas escritas por Lucas en su evangelio y los Hechos, es claro que Lucas escribió más páginas del Nuevo Testamento que cualquier otro escritor, incluyendo a Pablo y Juan. Si Lucas era un gentil, entonces el Señor encomendó más páginas de la revelación del Nuevo Testamento a un gentil que a cualquier otro escritor. Esto sería notable, por no decir menos.

Los Tres Tiempos de la Salvación


Cuando llegamos a ser cristianos por primera vez la mayor parte de nosotros solamente puede pensar de un tipo de salvación, la salvación de nuestras almas. En nuestro estudio bíblico tratamos automáticamente de encajar este significado en cada uso de la palabra. Pero pronto nos damos cuenta de que no siempre encaja. Entonces nos llegamos a dar cuenta de que la salvación es una palabra muy general que significa liberación, seguridad, o salud. En Filipenses 1:19, por ejemplo, Pablo la utiliza con respecto a su esperada liberación de la prisión: Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación. En Filipenses 2:12 la salvación significa algo muy diferente; significa la solución de un problema que se había suscitado en la iglesia de Filipos. Había surgido un serio caso de desunión (Fil. 2: 1-4; 4:2). Pablo recuerda a los cristianos que la respuesta al problema era que todos ellos adquirieran la mente humilde y sacrificada del Señor Jesús. Entonces les dice en el versículo 12: Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor. En otras palabras: "Os he mostrado el camino de la liberación del problema en que estáis sumidos. Ahora trabajad en su solución con temor y temblor." Hay tres pasajes en los que se utiliza salvación para describir la liberación de morir ahogado: Entonces los marineros procuraron huir de la nave, y habían echado el esquife al mar, aparentaban como que querían las anclas de proa Pero Pablo dijo al centurión y a los soldados: Si éstos no permanecen en la nave, vosotros no podéis salvaros. (Hch. 27:30, 31). Por la fe, Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase (He. 11:7). . . . fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua (1 P. 3:19,20). Pero los usos de la palabra "salvo" y "salvación" en que estamos primariamente interesados son aquellos que tienen que ver con la liberación del pecado. Este es el significado más normal en el Nuevo Testamento. Tenemos que aprender aquí a distinguir los tres tiempos de la salvación: pasado, presente y futuro: Pasado: Fui salvado de la pena del pecado. Presente: Estoy siendo salvado del poder del pecado. Futuro: Seré salvado de la presencia del pecado.

La Ley y la Gracia


La ley y la gracia son dos maneras opuestas con las que Dios trata con la raza humana. Podemos describirlos como principios distintos bajo los que Él prueba al hombre. O pensamos acerca de ellos como pactos que Él ha hecho con Su pueblo: "Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo" (Jn. 1: 17). Bajo el principio de la ley, el hombre recibe lo que se gana o merece. Bajo la gracia se le libra de lo que se merece y recibe riquezas más allá de toda descripción; todo ello como un don de gracia. Los dos principios son descritos así en Romanos 4:4,5 Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, si no cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.

Hermenéutica Dispensacionalista (Parte 2)


Continuamos con la exposición de la hermenéutica dispensacionalista, hemos expuesto en la primera parte 3 pruebas en defensa del dispensacionalismo, a continuación el Dr. George Zeller expondrá 4 pruebas más. Prueba #4—Los Tres y Medio Años de Daniel y Apocalipsis ¿Entiendo que el Libro de Daniel y el Libro de Apocalipsis describen un período literal …

Sigue leyendo Hermenéutica Dispensacionalista (Parte 2)

Hermenéutica Dispensacionalista (Parte 1)


Los dispensacionalistas procuran interpretar la Biblia literalmente, es decir, entender las Escrituras consistentemente en su sentido llano, obvio, natural, tal como leeríamos y entenderíamos el periódico, un libro, un poema, un ensayo u otro tipo de literatura. Bernard Ramm dice, “Usamos la palabra ‘literal’ tal como la explica el diccionario: ‘…la construcción e implicación natural …

Sigue leyendo Hermenéutica Dispensacionalista (Parte 1)

Interpretando la Biblia


Entre las pastas de la Biblia, encontramos un mensaje de Dios tan simple que el menos educado puede entender sus verdades básicas, pero tan complejo que ni aún los mejores eruditos pueden aspirar a penetrar sus profundidades ni alcanzar las altas cumbres de sus pronunciamientos. Hermenéutica, la ciencia de la interpretación bíblica, es el instrumento …

Sigue leyendo Interpretando la Biblia