Los cuatro imperativos en cuanto a la adoración de Dios (Parte 3 de 4)


Los Salmos son una de las secciones de la escritura más importantes cuando hablamos de la adoración. A través de los 150 Salmos vemos bastantes principios, ejemplos, y sugerencias en cuanto a cómo alabar y adorar a Dios.

El Salmo 96 en particular nos da varias sugerencias en cuanto a la adoración y sirve como una invitación del escritor de meternos de lleno en esta actividad tan importante para el creyente en Cristo. Vemos cuatro mandatos en cuanto a la adoración de Dios en este Salmo:

1. EXALTAR su nombre con el canto (vs. 1-2a)

2. EXTENDER su reino anunciando las obras de Dios entre las naciones (vs. 2b-6)

3. EXPRESAR su grandeza sobre todos los dioses (vs. 7-9)

4. ESPERAR su regreso con alegría y gozo. (vs. 10-13)

En esta sección veremos la importancia de expresar la grandeza de Dios sobre los demás dioses. Vivimos en un mundo lleno de dioses que están halándonos y tentándonos a dejar nuestro compromiso exclusivo que debemos de tener para el Dios Verdadero. ¿Cuáles son las tentaciones más fuertes para nosotros en esta área? Vienen de muchas formas, pero siempre tienen las mismas características que vemos en la historia de Adán y Eva en Génesis. De alguna forma u otra, Satanás nos convence que nosotros mismos podemos llegar a ser dioses y decidir nuestro propio destino.

Los cultos de alabanza los domingos son buenos momentos para ayudar a la congregación a evaluar y purificar sus vidas. Todos necesitamos tener la oportunidad de reconocer los ídolos que influyen en nuestras vidas, pedir perdón a Dios y comprometernos en servirle en forma exclusiva de nuevo. Pueden ser cosas materiales, el dinero, el poder, deseos no sanos, pasatiempos, amigos, etc. Al estar adorando a Dios con otros nos prepara a ver con claridad cualquier otra cosa que hemos permitido ejercer control sobre nuestras vidas que solamente Dios debe de tener. Guiar a la congregación a tiempos de reflexión personal es muy importante.

Y por supuesto el mandato en el versículo 8 de “dar al Señor la gloria debida a su nombre” es el enfoque de estos tiempos juntos. El dirigente de los cultos de alabanza tiene una responsabilidad grande de facilitar la adoración de toda la congregación. El enfoque no es la música, el programa, los instrumentos, o uno mismo como dirigente. El enfoque principal es Dios. Solamente nuestro Dios merece esta alabanza. En la mayoría de las iglesias tenemos muy poco tiempo para adorar a Dios juntos. Por eso, el dirigente debe de aprovechar estos minutos preciosos al máximo con un enfoque apropiado.

Abajo apunto algunas preguntas para reflexión:

1.¿Cuál es el enfoque principal en su tiempo de adoración como congregación?

2. ¿Cómo puede ayudar a la congregación a expresar su adoración a Dios en formas adecuadas y frescas?

3. ¿Hay tiempos para reflexión y evaluación personal durante el culto?

4. Hay tantas distracciones en nuestras vidas. ¿Cómo puede ayudar a la congregación a enfocarse en Dios durante los pocos minutos juntos que tienen para la adoración?

Fuente: Obrero Fiel (usado con permiso)

Otros artículos afines:

  1. Cuatro imperativos en cuanto a la adoración a Dios (parte 1)
  2. Cuatro imperativos en cuanto a la adoración a Dios (parte 2)
  3. Cuatro imperativos en cuanto a la adoración a Dios (parte 4)
  4. Diez formas para mejorar el servicio de la Iglesia.
  5. ¿Existe la música cristiana?
  6. Sugerencias para la dirección de culto en el Servicio de Adoración

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s