Cuatro imperativos en cuanto a la adoración a Dios (Parte 1 de 4)


Los Salmos son una de las secciones de la Escritura más importantes cuando hablamos de la adoración. A través de los 150 Salmos vemos bastantes principios, ejemplos, y sugerencias en cuanto a como alabar y adorar a Dios.

El Salmo 96 en particular nos da varios tips en cuanto a la adoración y sirve como una invitación del escritor a meternos de lleno en esta actividad tan importante para el creyente en Cristo. Vemos cuatro mandatos en cuanto a la adoración de Dios en este Salmo:

1. EXALTAR su nombre con el canto (vv. 1-2)
2. EXTENDER su reino por anunciar las obras de Dios entre las naciones (vv. 2b-6)
3. EXPRESAR su grandeza sobre todos los dioses (vv. 7-9)
4. ESPERAR su regreso con alegría y gozo. (vv. 10-13)

El primer mandato que encontramos en el Salmo 96 es el verbo “cantar”. Tres veces en los primeros dos versículos el Salmista nos anima a cantar a Dios. Parece que el cantar es un método importante para expresar nuestra adoración a él.

Es importante notar hacia a quién estamos cantando… a Dios. No es cantar para mi propio gusto. No es cantar para que el resto de la congregación, escuchen mi bonita voz. Cantamos a Dios. Él quiere escuchar nuestras alabanzas. En nuestro mundo tan enfocado hacia el entretenimiento podemos olvidar este propósito principal de nuestros cultos de alabanza. Esta bien disfrutar conciertos y entretenimiento cristiano, pero son muy distintos a nuestros tiempos de alabanza.

Un concierto es principalmente para las personas escuchando. En un culto de alabanza Dios es el oyente principal. Nos comunicamos al Dios del universo, afirmando con nuestra voz que él es el único Dios verdadero y honrándole por sus atributos únicos y grandes.

Es importante ver que el canto debe ser un canto “nuevo”. Ojala estemos creciendo en nuestras vidas espirituales y seamos sensibles a lo que Dios permite pasar en nuestras vidas. El quiere mostrarnos en forma personal nuevas características para conocerle mejor. Con cantos “nuevos” debemos agradecer a Dios por estas nuevas características que experimentamos en nuestras jornadas espirituales. Es un deleite para Dios cuando expresamos las nuevas realidades que estamos viendo en nuestra relación personal con él.

Noten también que nuestro cantar a Dios tiene como meta bendecirle. Los tiempos de alabanza no deben tener su enfoque en nosotros y nuestros problemas, sino que se deben enfocar en él como la solución perfecta a cualquier problema. La letra de los cantos que escogemos para nuestros tiempos de alabanza debe llevarnos a pensar y expresar nuestra exaltación de su nombre por todo lo que es y lo que ha hecho.

Que Dios nos ayude a EXALTAR su nombre a través del canto. En medio de la congregación y en nuestros propios tiempos de adoración personal, él quiere escuchar nuestro canto nuevo bendecir su nombre.

Fuente: Obrero Fiel (usado con permiso)

Otros artículos afines:

  1. Cuatro imperativos en cuanto a la adoración a Dios (parte 2)
  2. Diez formas para mejorar el servicio de la Iglesia.
  3. ¿Existe la música cristiana?
  4. Sugerencias para la dirección de culto en el Servicio de Adoración
Anuncios

4 comentarios en “Cuatro imperativos en cuanto a la adoración a Dios (Parte 1 de 4)

  1. lidya celina martinez

    Dios les bendiga, por todo lo que hacen para honra y gloria de nuestro senor Jesucristo. Amen. Leer estos consejos enriquece nuestra vida espiritual,pues aprendemos a hacer mejor nuestro servicio para Dios! Bendiciones!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s