Comprendiendo el Señorío de Cristo


 

Introducción:

¿Qué es el Señorío de Cristo?

Es creer en Cristo como su Salvador y estar dispuesto a someterme a Él como discípulo suyo.

A. La Controversia de la práctica

La controversia está en ¿debe Cristo ser mi Señor (dueño, amo) para ser mi Salvador?

  1. Presentación de las dos posiciones

Algunos presentan el evangelio de esta forma:

  • Recibir a Cristo en mi corazón. Ap. 3:20
  • Hacer la oración para salvación.
  • El aconsejamiento para salvación.
  • El evangelismo masivo.

Un breve relato de la evolución del evangelismo a través de los movimientos de avivamiento.

Otros en oposición a los anteriores:

  • Enfatizan el arrepentimiento.

Es necesario un cambio de vida, las obras serán la evidencia externa del arrepentimiento.

  • La perseverancia en la fe es una evidencia de la salvación.

La persona que se desvía del camino de la fe es que realmente nunca fue salvo.

  • El Señorío de Cristo es lo que demuestra que la persona es salva.

La persona debe darle el derecho de propiedad, de autoridad a Jesús para ser salvos.

2. El análisis de las dos posiciones frente a la Escritura.

La controversia está en ¿debe Cristo ser mi Señor (dueño, amo) para ser mi Salvador?

Ejemplos:

  • Los creyentes en Tesalónica (1 Ts. 1:9) viven una conversión total a la persona de Jesucristo.
  • El caso de los creyentes en Éfeso que fueron discipulados por Pablo. Hch. 19:18, 19

“habían creído” => el tiempo verbal indica claramente que su creer fue antes de ese momento.

Discípulos que dependían de los ídolos. Los libros que se mencionan acá son libros de cantos de adoración paganos.

  • El caso de Lot, viviendo en medio de un sistema mundano siempre. 2 Pe. 2:7,8

3. Revisando la postura del Señorío.

“Sin duda el fruto es la verdadera prueba de la salvación” [1]

“Un concepto de fe que excluya la obediencia corrompe el mensaje de salvación. […] Evidentemente el concepto bíblico de fe es inseparable de la obediencia, creer es sinónimo de obedecer en Juan 3:36. El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que desobedece al Hijo no verá la vida.”[2]

Teólogos Reformados comentan:

“Lo normal sería encontrar el opuesto exacto: ¨pero el que no cree¨ y, de hecho, algunos sostienen que esa es la traducción correcta. Pero la mayoría aboga por la siguiente versión: ¨el que no obedece¨, que no es tan diferente, ya que los que creen obedecen al Hijo, y los que no creen no le obedecen. El verbo es un participio presente que refleja una actitud continuada.”[3] León Morris. (Australiano, teólogo anglicano)

“Dado que, según los primeros cristianos, la desobediencia por antonomasia era negarse a creer en el Evangelio, en algunos pasajes el significado de av. se restringe a ser un incrédulo, negarse a creer. Este sentido, aunque muy discutido (no se encuentra fuera de nuestra literatura), podría ser posible en Jn. 3:36”.[4] Walter Bauer (Teólogo alemán)

“…el significado correcto es ‘ser desobediente’ (…) pero que se refiere más a una actitud rebelde que a una serie de actos de desobediencia”.[5] John H Bernard (Británico, teólogo anglicano)

F.F. Bruce dice en su comentario a Hechos (Londres, 1951) 14:2: “incredulidad y desobediencia: al rechazar el Evangelio ambas entran en juego”.[6] (Británico, teólogo de las Asambleas de los Hermanos, dispensacionalista)

¿Cuál es la desobediencia? No creer en Cristo, Hch. 17:30

Definitivamente el Dr. MacArthur hace se equivoca en su exégesis del texto bíblico, su conclusión es fiel a su tesis del “señorío de Cristo” pero se distancia de una interpretación correcta del texto.

B. El Contenido doctrinal

  1. Creer es el único requisito en la Escritura.

La Escritura me manda a creer

  • Juan 3:16-18; 3:36; 5:24; 6:35; 6:40; 6:47; 8:24; 11:25-26; 20:31;
  • Hechos 13:38-39; 16:31;
  • Romanos 1:16; 3:22; 4:3; 4:5; 10:4; 10:9, 10:13-14;
  • 2 Corintios 4:13-14;
  • Gálatas 2:16; 3:6;
  • Efesios 1:13;
  • 1 Timoteo 1:16;
  • 1 Pedro 1:8-9;
  • 1 Juan 5:10-12; 5:13

2. Cristo es Señor por antonomasia (excelencia).

Le reconozco o no su Señorío sobre mí, no por ello deja de ser Señor de mí.

Además, Cristo no solamente es “Maestro”, “Amo”, también es juez, abogado, soberano, creador, etc…

¿Debe la persona reconocer todo ello de Cristo en el momento en el que cree para poder ser salvo?

No se debe confundir los requisitos para salvación con los de ser discípulo.

  • Podemos ver el ejemplo bíblico de Alejandro y su familia, solo necesitaron creer para bautizarse, Hch. 16:31-33
  • Judas Iscariote, discípulo del Señor por tres años, no era salvo. Lc. 22:3; Jn. 18:27

Jesús es Señor indistintamente si le reconozco o no.

Ro. 10:9 (Señor es Dios) vs. Hch. 2:36 (Señor es Autoridad)

Esto no significa que antes de la resurrección Jesucristo no fuera autoridad, Lc. 2:11, nos deja claro que sí. En Hch. Jesús es autoridad por derecho; en Lc. Jesús es autoridad de hecho.

Fil. 2:9-11; Mt. 28:19; Jesús es Señor (Autoridad) desde la resurrección por derecho.

 

 3. Debo tener claro el concepto de “fruto” en la Escritura.

No tienen un claro concepto de lo que implica el fruto.[7]

  • El carácter del cristiano en su proceso de maduración es un fruto en sí mismo. Ga. 5:22, 23.
  • Un temperamento controlado produce una buena conducta, y esta una vida llena de buenas obras. Col. 1:10.
  • Aquellos que vienen al conocimiento del Señor a través de nuestro testimonio. Ro. 1:13.
  • La adoración al Señor con acciones de gracias son… “frutos de labios que confiesan su nombre.” He. 13:15.
  • La generosidad con nuestras ofrendas. Ro. 15:28; Fil. 4:17

C. Compromiso personal: capitular nuestra soberbia

Una vez salvo debo estar dispuesto a someterme a Su Señorío.

En Romanos, antes del capítulo 12, Pablo presenta al Señor como ese “Dios-Hombre” que es necesario que creamos en Él. Después del cap. 12 vemos a Jesucristo como el “Maestro-Hombre” para que nos sometamos a Él.

Fil. 2:9ss nos exhorta a capitular nuestra arrogancia, no hay mayor sentido que pretender continuar gobernando sobre nosotros.

Tomás se levantará en la eternidad para condenar a cada uno de nosotros frente a la resistencia nuestra.

  • Tomás pudo hacer sido incrédulo, pero nosotros podemos estar siendo insolentes.

Jn. 20:25-28

Conclusión:

Lo que debe quedarme claro es que Jesús es Señor siempre, le recibí como mi Salvador, pero debo de vivir sometido a Su Señorío.

¿Qué es lo que impide en mí que Él sea mi Señor, mi Autoridad?

  • En Tomás fue la duda, la incredulidad.
  • En las autoridades judías su arrogancia, su insolencia.
  • En otros puede ser la necedad, tozudez, inflexibilidad.

[1] MacArthur John; El Evangelio según Jesucristo; Editorial Mundo Hispano; página 124.

[2] Ibíd, página 171.

[3] Morris León; El Evangelio según San Juan, volumen 1, Colección Teológica Contemporánea; Editorial Clie; página 291.

[4] Ibíd.

[5] Ibíd.

[6] Ibíd.

[7] Ryrie Charles; Una Salvación tan grande; Ediciones Las Américas; páginas 60-61.

Audio de la predicación

Es nuestro deseo que este estudio sirva para llamar a la reflexión a padres como a hijos..

 

Es nuestro deseo que este estudio sea para su edificación, ¡alabado sea el Señor!

 

Anuncios

3 comentarios en “Comprendiendo el Señorío de Cristo

  1. Eridania

    Bendiciones pastor, gracias por esta enseñanza, yo veo firmemente esto yo recibí del señor el espíritus de profeta en el 96 Dios hablo de manera poderosa a mi iglesia , pero no hable en lenguas sino en el 2015 donde el señor por que vio la gran tristeza que había en mia causa de esto me apareció el señor y el espíritu santo en mi habitación . Y luego recibí el don de lenguas es necesario que los hermanos sepan muchos no están sirviendo al señor por esta desinformación yo vengo una iglesia que cre en el don de lenguas como evidencia y ahora estoy en otra que es igual y sufrí me sentí inútil ante Dios por no hablar lengua es triste gracias y muchas bendiciones en el nombre de Jesús.

  2. marilyn lovera

    Dios Bendiga Hermanos pido oración para ser guiada en la dirección de mi Señor para que coloque todo lo necesario para estas ampollas las necesito urgente y son muy costosas y no tengo para ella pero confió En El Dios que es dueño de todo son para mi,

    30/ Meropenen ampolla de 1gr .20/ amikacina 500mg. 10/ Invanz 1gr

    ________________________________

  3. Pingback: Comprendiendo el Señorío de Cristo — Compartiendo la Palabra – Título del sitio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s