Partimos del supuesto de que la Biblia tiene autoridad


Esta es la regla # 1 de los principios generales de interpretación bíblica dados en el libro: “Entendamos 24 principios básicos para interpretar la Biblia”.

En asuntos de religión el cristiano se suscribe, consciente o inconscientemente, a una de las siguientes manifestaciones como autoridad de última apelación: a la tradición, a la razón, o a las Escrituras. La posición oficial e histórica de la iglesia católica romana ha sido que la tradición es la autoridad última y final. La doctrina de la virgen María nos da un ejemplo. Lo que la Biblia dice respecto a María se interpreta de acuerdo a la tradición que al respecto dicha iglesia ha sostenido a través de los siglos.

El racionalismo ha ocupado el centro del escenario en un gran sector del protestantismo. “Liberalismo” y “modernismo” son dos de los apelativos que han sido aplicados para describir estas corrientes del pensamiento religioso. Para ellos, el tribunal último de apelación es la mente humana y las construcciones “lógicas” que ella construye. Se rechaza lo que la mente no puede aceptar como razonable. De igual modo, la razón es la que tiene que decidir lo que es o no es fundamental para la fe en Dios. Por ejemplo, una persona que se suscribe a tal enfoque puede llegar a la conclusión de que creer en el nacimiento virginal de Cristo no es ni racional ni esencial, y descartar en consecuencia la enseñanza bíblica al respecto.

El cristiano “evangélico” [término que deriva de su creencia en la veracidad absoluta de los Evangelios y demás libros de la Biblia] ve en la Biblia la autoridad suprema, fuera de la cual no hay apelación posible. Acepta la creencia en el nacimiento virginal [v.g, sin pecado original] de Jesús porque la Biblia lo enseña. Considera que lo que la iglesia ha creído en el pasado respecto a la virgen María debe ser evaluado a la luz de la correcta interpretación de las Sagradas Escrituras y no a la inversa.

Con lo dicho no queremos dar a entender que no hay cierta validez en cada una de las tres manifestaciones de autoridad. Los que se adhieren a una u otra de las corrientes mencionadas estarían muy de acuerdo en la importancia de una con respecto a las otras. Pero lo que interesa es lo siguiente: si surge un conflicto entre las conclusiones de uno y otro, ¿qué punto de vista habrá de imperar? Si la tradición, la razón y las Escrituras difieren en cuanto a asuntos como los mencionados, ¿cuál de las tres tendrá la última palabra? La primera regla de interpretación nos dice, en efecto, que la Biblia es el tribunal supremo de apelación para estos casos.

El problema de la autoridad de la Biblia se vincula a menudo con el asunto de la inspiración de las Escrituras. Uno no puede someterse a la autoridad de la Biblia si esta no es la Palabra inspirada de Dios. Justamente este punto salió a relucir en cierta ocasión durante el ministerio de Jesucristo sobre la tierra. Nos dice el relator que Cristo enseñaba “como quien tiene autoridad” (Mateo 7: 29). ¿Pero en qué se basaba esa autoridad? ¿Cómo podemos saber si en verdad es el Cristo, el enviado de Dios, que dice ser?

 En respuesta a estas acuciantes preguntas Jesús dijo: “El que quiere hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta” (Juan 7: 17). En otras palabras, Jesús les quiso decir que “si hacen lo que yo quiero que hagan, entonces sabrán si lo que yo digo es verdad”. Si hacen, sabrán. El hacer viene antes que el saber. El compromiso precede al conocimiento. Hace ya varios siglos, San Agustín lo expresó con estas palabras: “Creo, por tanto sé”.

Esta cuestión de la autoridad tiene que ver con la voluntad, con la obediencia y con la acción. En cambio, la inspiración de las Escrituras tiene que ver con el intelecto, el entendimiento y el conocimiento. Las preguntas respecto a la inspiración deben plantearse con posterioridad a la aceptación de la autoridad. Solamente así sabrás que Jesús es el Cristo, luego de hacer lo que Él te pide, así también sólo sabrás que la Biblia es la Palabra inspirada de Dios luego de someterte a su autoridad y obedecerla.

El requisito de que el compromiso preceda al conocimiento no es exclusividad de la fe cristiana. Es también experiencia común y cotidiana para todos nosotros. En el capítulo introductorio ya conversamos respecto al uso de los supuestos. Usamos la ilustración de un viaje al Japón en avión. Al dar por sentado los supuestos allí mencionados en realidad nos comprometimos antes de saber lo que de verdad ocurriría. No estábamos seguros de que las autoridades japonesas nos permitirían entrar al país. Dimos por sentado que lo harían y nos comprometimos con ese supuesto antes de saberlo con certeza.

Para ampliar la ilustración, digamos que antes de partir fuéramos al piloto y le preguntáramos respecto a la confiabilidad de la enorme aeronave.

– ¿Realmente me llevará a Tokio? -preguntamos.

– ¡Claro que sí! -nos asegura el capitán. Indagamos un poco más.

– ¿Pero, qué del avión de ustedes que se cayó en el océano Pacífico hace unos meses? ¿Me puede usted garantizar que este avión llegará sano y salvo al Japón?

-No, no lo puedo garantizar -dice el capitán-, pero aborde el avión y cuando lleguemos (si es que llegamos), entonces lo sabrá con certeza.

Este es el compromiso que precede al conocimiento. Estamos dispuestos a comprometemos y arriesgamos porque de aquí al Japón es largo trecho para nadar.

En el estudio bíblico, pues, tenemos que comenzar con la cuestión de la autoridad. Esta pregunta -y la de la inspiración que le sigue naturalmente- encuentra su respuesta cuando nos sometemos a la Palabra de Dios. Podremos estudiar la inspiración como tema aparte, pero sólo sabremos que la Biblia es la Palabra inspirada de Dios cuando nos coloquemos bajo su autoridad, dispuestos a obedecerla.

Al querer someternos a lo que las Escrituras nos dicen, debemos entender que en la Biblia la autoridad se expresa de diversas maneras:

  1. Uno de los personajes actúa con autoridad y el pasaje luego nos explicará si ese acto es o no es aprobado. Por ejemplo, en el jardín del Edén “la serpiente dijo a la mujer [con autoridad]: No moriréis” (Génesis 3:4). Sabemos que lo que dijo la serpiente no era verdad pues de hecho murieron Adán y Eva.

El rey David quiso edificar un templo para honrar a Dios, y el profeta Natán le dijo: “Anda, y haz todo lo que está en tu corazón, porque Jehová está contigo” (2 Samuel 7:3). Natán le dijo con voz de autoridad que lo podía hacer, pero leemos luego que su consejo no fue autorizado, pues Dios realmente no quería que David edificase el templo (vv. 4-17).

Luego del Concilio de Jerusalén (Hechos 15), el apóstol Pedro visitó a la iglesia de Antioquía en Siria, y comió en la mesa junto con los gentiles [v.g. los no judíos]. Pablo luego dijo de Pedro: “Antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión [los judíos cristianos]” (Gálatas 2: 12). Sabemos que su acción de separarse de los cristianos gentiles estaba equivocada, pues Pablo lo reprendió por ello y luego explicó en qué consistía su error.

  1. Puede darse el caso de que un personaje bíblico actúe con autoridad y que el pasaje no indique si se aprueba o no. En tal caso la acción debe juzgarse basándose en lo que enseña al respecto el resto de la Biblia. Por ejemplo, Abraham y Sara se fueron a Egipto en cierta ocasión debido a la gran hambre que imperaba en Canaán (Génesis 12: 10-20). Temiendo que el Faraón lo matase para hacer suya a la hermosa Sara, Abraham le dijo a su mujer: “Dí que eres mi hermana, para que me vaya bien por causa tuya, y viva mi alma por causa de ti” (Génesis 12: 13). ¿Fue cobarde esta acción de Abraham? El pasaje no lo dice. Quedamos sujetos a nuestras propias conclusiones sacadas de lo que dicen al respecto el resto de las Escrituras.

Tendrás que decidir por tu propia cuenta si Abraham erró en sus acciones o no, y de esto justamente trata la interpretación de la Biblia. Este libro no quiere darte esa interpretación “correcta”, sino simplemente ayudarte a escoger por ti mismo cuál es la base correcta de la cual derivar tus conclusiones.

Luego de que Lot perdiera a su mujer, cuando Dios destruyó a Sodoma y Gomorra, él y sus dos hijas se fueron a vivir a una cueva en las montañas sobre Zoar. Temerosas de que jamás se casarían, y morirían así sin hijos, las dos hijas decidieron resolver por sí mismas el asunto. En noches sucesivas emborracharon a su padre y provocaron una relación sexual con él, una por noche. Quedaron embarazadas de él y dieron a luz sus hijos Moab y Ben-ammi, engendrados por su propio padre (véase Génesis 19:30-38).

Sin embargo, Pedro dice de Lot que era un hombre justo. “Y si [Dios! condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente, y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados” (2 Pedro 2:6-7). ¿Fue, entonces, un acto correcto aquel que tuvo lugar en la cueva de Zoar? El pasaje no lo dice. Pero las Escrituras sí tienen mucho que decir en otros pasajes respecto al tipo de comportamiento que se manifestó en aquella cueva, y podemos evaluar la acción basados en esas enseñanzas.

  1. Dios, o uno de sus representantes, es quien declara el pensamiento y la voluntad de Dios. Estas declaraciones se presentan a menudo bajo el formato de mandamientos. Por ejemplo, Jesús dijo: “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” (Juan 13:34,35).

Sin embargo, algunos mandatos sólo son aplicables a circunstancias inmediatas y no de aplicación universal. Dios le dijo a Noé: “Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera” (Génesis 6: 14). Jesús le dijo en cierta ocasión a dos de sus discípulos: “Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos” (Mateo 21: 2). El hecho de que Dios le dijera a Noé que construyera un arca no significa que es su voluntad que salgamos corriendo a construir un arca; ni tampoco vamos a ir de aquí para allá desatando asnas con sus pollinos para traerlos a Jesús. El contexto y la naturaleza del mandato nos indican si es o no de aplicación universal.

Toda la Escritura está investida de autoridad, pero hay porciones que nada tienen que ver con nosotros. Debemos cuidarnos, por supuesto, de no usar razonamientos arbitrarios para evadir el tener que obedecer lo que sabemos es la voluntad de Dios para nosotros, o sea para ti y para mí.

El hombre secular [no religioso] se aleja cada vez más de los absolutos bíblicos. Esto crea, a su vez, cierta presión para que la iglesia cristiana revise nuevamente su enfoque de los mandatos bíblicos respecto a cosas como el divorcio y una gran diversidad de cuestiones morales. Con demasiada frecuencia este enfoque “revisado” difiere muy poco de la crasa inmoralidad que produjo la destrucción de Sodoma y Gomorra. Tales tendencias provienen de no querer someter la voluntad y la vida a la autoridad de la Biblia.

Para el cristiano auténtico, la Biblia es y será siempre su máxima fuente de autoridad.

Anuncios

Un comentario en “Partimos del supuesto de que la Biblia tiene autoridad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s