Argumentos esenciales de la posición pretribulacional para el traslado de la Iglesia


La doctrina seleccionada para su desarrollo en este capítulo es uno de los temas más importantes de la profecía que todavía no se ha cumplido. El estudiante no debe olvidar que la profecía es la historia escrita de antemano por el Señor, y que ella es, por lo tanto, tan digna de ser creída como lo son otras partes de las Escrituras. Casi una cuarta parte de la Biblia estaba en forma de profecía cuando las sagradas páginas fueron escritas. Mucho de la profecía bíblica se ha cumplido ya, y en cada caso el cumplimiento ha sido la más literal realización de todo lo que se había profetizado. Tal como fue anunciado muchos siglos antes del advenimiento de Cristo, El vino en su humanidad como un hijo de Abraham, descendió de la tribu de Judá y de la casa de David y nació de una virgen en Belén. De igual manera, los detalles explícitos concernientes a su muerte, revelados en el Salmo 22, unos mil años antes de la venida de El al mundo, se cumplieron con admirable precisión.

La Palabra de Dios contiene mucha profecía que al presente está todavía en espera de cumplirse, y es razonable, así como honroso para Dios, que nosotros creamos que dicha profecía se cumplirá con la misma fidelidad que ha sido la característica de todas las obras y todos los actos de El hasta el día de hoy. La enseñanza de que Cristo volverá a esta tierra tal como El era cuando ascendió a la diestra de Dios -«Este mismo Jesús, en su cuerpo de resurrección y en las nubes del cielo» (Hch. 1:11)- es tan clara y extensamente presentada en las Escrituras proféticas, que ella ha sido incluida en todos los grandes credos de la cristiandad. Sin embargo, es una doctrina que debemos estudiar cuidadosamente y con espíritu de claro discernimiento.

1. El método literal de interpretación.

Es admitido franca y libremente por los amilenarios que el problema básico en la controversia entre los premilenialistas y ellos es el del método de interpretación que debe emplearse en la profecía.

La cuestión de la interpretación literal en oposición a la alegórica es, por lo tanto, la que tiene que encararse desde el principio ‘

El partidario del rapto después de la tribulación tiene que interpretar el libro de Apocalipsis históricamente, que básicamente es un método de espiritualización, o bien tratarlo como aún futuro, pero eliminando espiritualmente lo literal de los eventos, en un esfuerzo para armonizar estos eventos con otras Escrituras,a la luz de su interpretación. Es decir, su método alegórico no es consistente, porque en ocasiones es fiel a él, y en otros momentos interpreta literalmente.

No se puede emplear un método para establecer el premilenarismo y otro método para la interpretación de las promesas del traslado (arrebatamiento). El método literal de interpretación, empleado consecuentemente, no puede conducir a otra conclusión que no sea que la Iglesia será arrebatada antes de la septuagésima semana.

  1. La naturaleza de la septuagésima semana.

Hay un número de palabras que se usan tanto en el Nuevo como en el Antiguo Testamento, para describir el período de la Septuagésima semana, las cuales, cuando son consideradas en conjunto, nos dan la naturaleza esencial o carácter de este período:

  • Ira(Ap.6:16-17; 11:18; 14:l9; 15;1,7; 16:1,19; 1 Ts. 1:9, 10; 5:9; Sof. 1:l5,18).

  • Juicio (Ap. l4:7; 15:4; 16:5-7; l9:2)

  • Indignación (Is. 26:20,21; 34:1-3)

  • Castigo (Is.24:20-21)

  • Hora de prueba (Ap. 3:10)

  • Hora de angustia (Je. 30:7)

  • Destrucción (Jl. 1:15)

  • Tinieblas (Jl.2.2, Sof. 1.14-l8, Am. 5.18)

Debe notarse que estas referencias describen el período en toda su extensión, no solamente una porción de él, de manera que todo el período tiene esta característica.

  1. El alcance de la septuagésima semana.

No hay duda que este período verá la ira de Dios derramada sobre toda la tierra. Ap. 3:l0; Is. 34:2; 24:1, 4-5, 16-17, 18-21, y muchos otros pasajes explican muy claro esto. Y sin embargo, aunque toda la tierra está comprendida, este período es particularmente en relación con Israel. Je. 30:7, que llama a este período el tiempo de angustia de Jacob, hace esto cierto. Los eventos de la septuagésima semana son eventos del Día del Señor o Día de Jehová. Este uso del nombre de la Deidad enfatiza la relación peculiar de Dios con esta nación. Cuando se prevé este período en Daniel 9, Dios dice al profeta: Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad (vv. 24). Todo este período, por lo tanto, hace referencia especial al pueblo de Daniel, Israel, y a la ciudad santa de Daniel, Jerusalén.

  1. El propósito de la septuagésima semana.

  • El primer propósito se declara en Ap. 3:10. Por cuanto este período se relaciona con los “moradores de la tierra”, con aquellos que se han establecido para ocuparla permanentemente, no puede referirse a la Iglesia.

  • El segundo propósito lo declara Mal. 4:5-6. El profeta declara que el ministerio de “este Elías” era un ministerio para preparar al pueblo para el Rey que pronto había de venir.

Estos dos propósitos, la prueba de los moradores de la tierra, y la preparación de Israel para el Rey, no tienen absolutamente ninguna relación con la Iglesia, prueba suficiente para concluir que la Iglesia no estará presente en la Septuagésima Semana.

  1. La naturaleza de la Iglesia.

Tenemos que observar cuidadosamente ciertas distinciones entre Israel y la Iglesia.

  • Hay una diferencia entre la “iglesia profesante” y el Israel Nacional. La “iglesia profesante” está compuesta por aquellos que hacen una profesión de fe en Cristo, sin embargo no podremos saber cuáles de éstos son salvos genuinamente, Ap. 2:22, sí nos dice que la “iglesia profesante” experimentará la ira de Dios . El Israel Nacional es aquel que está unido a este grupo por nacimiento físico. Tanto los primeros, como todos los de éste grupo que no son salvos, no serán tomados en el Rapto.

  • Hay una diferencia entre la verdadera iglesia y la iglesia profesante.

  • Hay una diferencia entre la verdadera iglesia y el Israel verdadero o espiritual.

  1. Diferencias entre Israel y la Iglesia.*

Israel

 

La Iglesia

 Israel es una nación escogida por Dios y sustentada por promesas dadas por juramento (Deut.7:6-9). No todos los individuos de esta nación escogida son salvos (Rom. 9:6; 11:28).

 La Iglesia es una asamblea de creyentes que han sido llamados y que han sido bautizados en el cuerpo de Cristo (1 Co. 12:13). Cada miembro del cuerpo de Cristo es salvo, pero hay multitudes de cristianos profesantes que no son salvos (2 Ti. 2:19)

Israel tiene su origen en Abraham, Isaac y Jacob  (siendo Jacob el padre de las doce tribus).

La Iglesia tiene su origen en el Día de Pentecostés (Hechos 2) cuando los primeros creyentes fueron puestos en el cuerpo de Cristo.

En el programa de Dios para Israel, Sus testigos son una nación (Isaías 43:10).

En el programa de Dios para la Iglesia, Sus testigos están entre todas las naciones (Hechos 1:8)

El programa de Dios para Israel estabacentrado en Jerusalén (Mateo 23:37) y estará nuevamente centrado en Jerusalén durante la Tribulación (Mateo 24:15-20) y durante el Milenio (Isaías 2:1-5).

El programa de Dios para Su Iglesia comenzóen Jerusalén y se extendió hasta lo último de la tierra (Lucas 24:47; Hechos 1:8). La Iglesia se identifica con el Cristo resucitado, no con alguna ciudad terrenal.

La esperanza y expectativa de Israel era terrenal, centrada en el establecimiento del Reino del Mesías, profetizado por los profetas (Jer.23:5-8; Isaías 2:1-5, 11:1-16).

La esperanza y expectativa de la Iglesia es celestial, centrada en la gloriosa manifestación de Cristo para llevar a Su pueblo al cielo (Juan 14:1-3; Fil.3:20-21; Col.3:1-4; 1 Ts.4:13-18).

El propósito y programa de Dios para Israel fue revelado en las Escrituras del Antiguo Testamento.

El propósito y programa de Dios para la Iglesia no fue revelado en el Antiguo Testamento, sino fue revelado en el Nuevo Testamento por los apóstoles y profetas (Efesios 3:5).

La historia de Israel presentada en Daniel 9:24 (las 70 semanas o 490 años) incluye sacrificio de animales. Estos años incluirán la tribulación. La historia milenial de Israel también los incluye (Ezequiel 43:27)

La historia de la Iglesia no incluye sacrificios de animales. El sacrificio del Mesías es recordado por medio de la Mesa del Señor.

La historia de Israel presentada en Daniel 9:24 (los 490 años que también incluyen la Tribulación) envuelve un templo en Jerusalén. Lo mismo es válido en el Milenio (Ezequiel capítulos 40-48)

Durante la mayor parte de la edad de la Iglesia no hay un templo judío en Jerusalén. Durante este tiempo Dios manifiesta Su gloria en Sus creyentes, individual y colectivamente, designándolos como Su templo (1 Co.3:16; 6:19-20; Ef. 2:21-22). Esto se realiza por la morada de Dios el Espíritu Santo.

La historia de Israel presentada en Daniel 9:24 (los 490 años) comprenden un sacerdocio limitado a los hijos de Aarón  y excluye a la mayoría de los israelitas. Lo mismo se aplica al milenio, cuando los sacerdotes de Zadoc (que también son hijos de Aarón) servirán en el templo (Ez. 40:46; 43:19; 44:15)

Durante la edad de la Iglesia todo verdadero creyente es un sacerdote y puede ofrecer sacrificios espirituales al Señor (Hebreos13:15; 1 Pedro 2:9; Ap.1:6). En tanto que Israel tenía un sacerdocio, la Iglesia es un sacerdocio.

La historia de Israel presentada en Daniel 9:24 (los 490 años) terminará con la venida del Mesías a la tierra para establecer su Reino.

La historia de la Iglesia terminará con el Rapto de la Iglesia cuando haya entrado la plenitud de los gentiles (1 Ts.4:13-18; Romanos 11:25).

Durante la historia de Israel (los 490 años de Daniel 9:24 que incluye la Tribulación),

el mundo se divide en dos grupos: Judíos y Gentiles. Esta división de toda la gente entre judíos y gentiles también se aplicará a los que vivan en sus cuerpos naturales durante el Milenio.

Durante la edad de la Iglesia, desde Pentecostés hasta el Rapto, el mundo se divide en tres grupos: Judíos, Gentiles y la Iglesia de Dios (1 Co. 10:32), estando la Iglesia compuesta de judíos y gentiles unidos en un Cuerpo (Efesios 2:15; 3:6).

Durante la historia de Israel, desde el Sinaí hasta el Reino Milenial (excluyendo la edad de la Iglesia), el rol de Israel en el mundo estará caracterizado por PRIORIDAD (es decir, ellos tendrán,  como el pueblo escogido de Dios, un rol de liderazgo) –ver Deut.4:6-8; Isaías 43:10; Mateo 10:5-6; Zacarías 8:23).

Durante la edad de la Iglesia, el rol de Israel en el mundo estará caracterizado por IGUALDAD – Judíos y Gentiles unidos en un cuerpo para dar testimonio del Cristo resucitado (Col. 3:11; Gálatas 3:28).

Los judíos varones eran circuncidados como señal del Pacto Abrahámico. Los judíos creyentes eran circuncidados en el corazón (Jer. 4:4)

Los creyentes de esta edad disfrutan de una circuncisión no hecha a mano (Col.2:11; Fil.3:3). No se requiere de circuncisión física.

Israel estaba bajo la ley de Moisés como regla de vida.

La Iglesia está bajo la regla de la “nueva criatura” (Gálatas 6:15-16). Ver nuestro estudio: ¿Cuál es la Regla de Vida para el Creyente?

Los judíos incrédulos eran físicamente hijos de Abraham y espiritualmente hijos del diablo (Juan 8:37-44).

Todo creyente en Cristo (cada verdadero miembro de la Iglesia, tanto judío como gentil) es un hijo de Abraham y un hijo de Dios (Rom.4:11-12; Gá.3:26-29). Esto no significa que los creyentes de la edad de la Iglesia sean israelitas. Ver El Uso del Término “Israel” en el Nuevo Testamento.

Israel debía observar el Día Sábado (Éxodo 20:8). La observancia del Sábado también tendrá lugar durante la Tribulación (Mateo 24:20) y durante el Milenio (Ezequiel 46:1, 3).

La Iglesia debe ser diligente y debe hacer todo esfuerzo para entrar en el reposo de Dios (Hebreos 4:9-11). Esto es una tarea diaria.

La membresía de la nación de Israel era por nacimiento o por llegar a ser un prosélito (por convertirse al judaísmo).

La membresía en la Iglesia es por el nuevo nacimiento, acompañado del ministerio de bautismal de Dios (1 Co. 12:13)

Los creyentes judíos de antes de Pentecostés, los judíos creyentes de la Tribulación y los creyentes judíos del reinado Milenial de Cristo, no son miembros del cuerpo de Cristo.

Los creyentes Judíos y Gentiles, desde Pentecostés hasta el Rapto, son miembros del cuerpo de Cristo.

El lugar de adoración de Israel se centraba en Jerusalén (Dan.6:10; Juan 4:20) y esto también será así en la Tribulación  (Dan. 9:27) y en el Milenio (Isaías 2:1-5)

El lugar de adoración de la iglesia es “donde hay dos o tres reunidos en Mi Nombre” (Mateo 18:20; Juan 4:21-24). Cristo está en medio de Sus Iglesias (Apocalipsis 1:13, 20).

Israel es asemejado a la esposa de Jehová, a menudo, a una esposa infiel (Oseas).

La Iglesia es la amada Novia de Cristo (2 Co.11:2; Ap. 19:7-8) que algún día será presentada sin mancha ni arruga (Ef.5:27)

  1. La distinción entre el traslado y la Segunda Venida.**

La teoría de que el arrebatamiento sucede antes del fin de los tiempos se llama teoría pre-tribulación, en contraste con la teoría post-tribulación, la cual hace de la venida de Cristo por sus santos y con sus santos un solo evento. La pregunta de cuál de estas teorías es la correcta depende de cuán literalmente se interprete la profecía.

Pueden verse un número de diferencias entre ambos acontecimientos:

1. La venida de Cristo por sus santos para tomarlos hacia la casa del Padre en los cielos es obviamente un movimiento (desde la tierra al cielo, mientras que su venida con sus santos es un movimiento desde el cielo a la tierra cuando Cristo retorna del Monte de los Olivos y establece su reino.

2. En el arrebatamiento, los santos que viven son arrebatados, mientras que ningún santo es trasladado en conexión con la segunda venida de Cristo a la tierra.

3. En el arrebatamiento, los santos van al cielo, mientras que en la segunda venida los santos quedan en la tierra sin ser arrebatados.

4. En el arrebatamiento, el mundo queda sin cambiar y sin juzgar y continúa en pecado, mientras que en la segunda venida el mundo es juzgado y se establece la justicia en la tierra.

5. El arrebatamiento de la iglesia es una liberación del día de la maldición que sigue, mientras que la segunda venida es una liberación de aquellos que han creído en Cristo durante el tiempo de la tribulación y han sobrevivido.

6. El arrebatamiento siempre se describe como un acontecimiento que es inminente, esto es, que puede ocurrir en cualquier momento, mientras que la segunda venida de Cristo a la tierra es precedida por muchos signos y eventos.

7. El arrebatamiento de los santos es una verdad revelada sólo en el Nuevo Testamento, mientras que la segunda venida de Cristo a la tierra con eventos que le anteceden y siguen es una doctrina prominente en ambos Testamentos.

8. El arrebatamiento se relaciona solamente con aquellos que son salvos, mientras que la segunda venida de Cristo a la tierra trata con ambos, salvos y los que no lo son.

9. En el arrebatamiento Satanás no es atado, sino que está muy activo en el período que sigue, mientras que en la segunda venida Satanás está atado y vuelto inactivo.

10. Como se presenta en el Nuevo Testamento, la profecía no cumplida se da ubicándola entre la iglesia y el tiempo de su arrebatamiento, el cual se presenta como un evento inminente, mientras que deben de cumplirse muchas señales antes de la segunda venida de Cristo para establecer su reino.

11. En cuanto a la resurrección de los santos en relación a la venida de Cristo para establecer su Reino, en el Antiguo y Nuevo Testamento nunca se menciona el arrebatamiento de los santos vivos al mismo tiempo. Por consiguiente, tal doctrina sería imposible, puesto que los santos que viven necesitan mantener sus cuerpos naturales con el propósito de funcionar en el reino milenial.

12. En la serie de acontecimientos que describen la segunda venida de Cristo a la tierra no hay lugar adecuado para un acontecimiento como el arrebatamiento. De acuerdo a Mateo 25:31-46, los creyentes y no creyentes están mezclados todavía en el tiempo de este juicio, el cual viene después de la venida de Cristo a la tierra, y es obvio que no ha tenido lugar ni el arrebatamiento ni la separación de los salvos con respecto a los no salvos en el descenso de Cristo del cielo a la tierra.

13. Un estudio de la doctrina de la venida de Cristo para establecer su reino con los acontecimientos que preceden y siguen deja claro que estos acontecimientos no se relacionan a la iglesia sino más bien a Israel y los gentiles creyentes y no creyentes. Esto será explicado en el capítulo siguiente. La verdad de la inminente venida de Cristo por su iglesia es una verdad muy práctica. Los cristianos tesalonicenses fueron instruidos en 1 Tesalonicenses 1:10 a «esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, que nos libra de la ira venidera». Su esperanza no era la de sobrevivir a través de la tribulación, sino la liberación de la ira de Dios que sería esparcida sobre la tierra (cf. 1 Ts. 5:9 y Ap. 6:17). Como se presenta en el Nuevo Testamento, el arrebatamiento es una esperanza reconfortante (Jn. 14:1-3; 1 Ts. 4:18, una esperanza purificadora (1 Jn. 3:1-3) y una expectativa bendita o feliz (Tit. 2:13). Mientras que el mundo no verá a Cristo hasta su segunda venida para establecer su reino, los cristianos verán a Cristo en su gloria en el momento del arrebatamiento y será para ellos «la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo» (Tit. 2:13).

 

* Tomado de Estudios Bíblicos en Español, escrito por George Zeller. Usado con permiso.

** Tomado de Adorador. Usado con permiso.

Copilado por Manuel Carvajal

2 comentarios en “Argumentos esenciales de la posición pretribulacional para el traslado de la Iglesia

  1. Juana Maria

    Gracias por explicar todo esto
    Es edificante
    Pero, me podria explicar por favor lo siguiente…..
    “Los creyentes judíos de antes de Pentecostés, los judíos creyentes de la Tribulación y los creyentes judíos del reinado Milenial de Cristo, no son miembros del cuerpo de Cristo.”
    En el momento que creen en Cristo, no pertenecen.?
    (Me podria mandar la respuesta a mi correo por favor?)
    Es que luego no se dinde buscarla
    Gracias
    Dios los bendiga
    Juana Maria

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s