El Diluvio Universal ¿dónde fue a parar el agua?


Cuando la Biblia nos habla sobre el Diluvio Universal y los cambios que la Tierra experimentó consecuentemente, nos da mucha información sobre de dónde vino todo el agua y adonde fue a parar.

El mayor ‘proveedor’ de agua fueron las “fuentes del grande abismo”, que son mencionadas justo antes que las “cataratas de los cielos” en Génesis 7 :11. Estas funcionaron durante 150 días durante el Diluvio, aún cuando las lluvias sólo duraron 40 días y 40 noches, mostrando así que había un límite de agua sobre la atmósfera (las cataratas de los cielos).

Estas fuentes fueron, evidentemente, creadas en el comienzo para proveer la Tierra de agua. En Génesis 2 :5-6 se nos dice que en el comienzo no había lluvia “sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra”. La palabra hebrea utilizada aquí para “vapor” no sólo sugiere un vapor con su humedad asociada, como lo entenderíamos hoy en día, sino también fuentes como geysers o manantiales. Después de todo había cuatro ríos que fluían del Huerto del Edén, y sino existía lluvia entonces estos manantiales antes nombrados serian la fuente de agua que después iba en cuatro direcciones como ríos a través del Huerto. La importancia de estas fuentes en la Creación original o inicial se enfatiza de nuevo en Apocalipsis 14 :7, donde se nos dice que un ángel predicará el evangelio eterno con las palabras :

“… adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.” <Leer más>

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s