Condiciones fundamentales para el provechoso estudio de la Biblia


Estamos por compartir 8 condiciones esenciales para el estudio de la Palabra de Dios, requisitos, cualidades, características que todo estudiante de las Escrituras debe tomar en cuenta para un mejor aprovechamiento de la misma.

1. Es estudiante debe haber nacido de nuevo. 1 Co. 2:13,14

2. El estudiante debe desarrollar amor por la Palabra de Dios. Job. 23:12; Sal. 119:1-3; Je. 15:16

Para que nosotros podamos estimular el amor y el apetito por este libro debemos siempre retener en nuestra mente quién es el Autor, cuál es su propósito, cuál es su poder y cuáles las riquezas de su contenido.

Debemos de desarrollar una disposición por conocer más de la palabra de Dios; (Esd. 7:10) y por una obediencia al mandato bíblico.

3. El estudiante debe estar dispuesto a trabajar con ahínco. Pr. 2:1-5; Esd. 7:10

Muchos son los que desean tener grandes resultados del estudio de la palabra de Dios, pero estos resultados no llegan en la misma proporción que sus deseos por la simple razón de que no están dispuestos a meditar en la palabra de Dios.

“La holgazanería intelectual es la causa de la mayor parte de las lecturas bíblicas infructíferas.” R.A. Torrey

La meditación es parte esencial en el estudio de la palabra de Dios, tenemos exhortaciones bíblicas al respecto. (Jo. 1:8; Sal. 1:2) Meditación viene de la palabra griega “atender” y esto es lo que debemos de hacer con el estudio de la palabra de Dios, estudiar con atención, leer con intención.

La meditación ha de ser real. (Sal. 49:3) El corazón encierra en la Escritura el intelecto, las emociones y la voluntad. La idea es que llegamos a la palabra de Dios con la disposición de ser escudriñados, guiados y corroborados.

La meditación ha de ser práctica. Debo de llegar a las necesidades de mi vida, conciencia, corazón, mente, imaginación, voluntad, etc., para pasar luego a reproducirlo en mi vida; contando con una entrega total y confianza en Dios, en una forma genuina, evidente y constante.

En el hebreo la palabra meditar proviene de otras dos palabras, pensar y hablar. “Estos dos elementos tienen que ir siempre mezclados en la Palabra, su significado y su aplicación y mensaje, y luego hablar a Dios sobre ello, en confesión de fracasos pasados, en oración pidiendo bendiciones futuras, en comunión de goces y necesidades presentes. De modo que la meditación pasará a ser práctica, vital, bendita para que podamos hallar en ella nuestro gozo principal, y el poder diario para el servicio que nos es indispensable.” W. H. Griffith Thomas.

Algunos resultados: bienaventurados, Sal. 1:2; tendremos un camino seguro y exitoso, Jo. 1:8. María nos deja un ejemplo de lo que debemos hacer, Lc. 2:19.

4. El estudiante debe tener una voluntad completamente rendida a Dios. Jn. 7:17

Si nosotros no nos rendimos a la voluntad de Dios es absolutamente imposible obtener grandes resultados del estudio de la Palabra de Dios. 1 Jn. 2:3

“La vida del creyente ha de ser verdadera y auténtica para Dios. La conciencia tiene que ser mantenida pura y sensible; la mente ha de aceptar la enseñanza, desconfiar de sí misma y desear aprender de Dios; tiene que mantenerse sumisa y obediente, y estar dispuesta a hacer lo que Dios manda.” W. H. Griffith Thomas.

En Is. 66:2 se nos dice que el Señor revelará sus secretos a aquellos que le temen.

5. El estudiante de la Biblia que desea sacar provecho de sus estudios, debe ser obediente a las enseñanzas bíblicas tan pronto como tenga conocimiento.

Grave error el nuestro cuando vamos a la Biblia para estudiarla por una mera satisfacción o curiosidad intelectual, antes que para vivir y agradar a Dios. Pero cuán peor es no hacer ni el primero.

“La obediencia a la verdad conduce al mayor conocimiento de la verdad; la desobediencia a la verdad destruye la capacidad de tener mayor conocimiento de la verdad.” R. A. Torrey

La exhortación en Santiago es ser hacedores de la palabra no tan solamente oidores, Stg. 1:22-25. Una buena cualidad del espejo está en reflejar el desaliño de la persona; y una buena cualidad de aquel que se refleja es arreglarse.

Cuando escogemos obedecer a la verdad obtendremos entre varios beneficios:

  • Nuestro ser estará siendo purificado, 1 Pe. 1:22
  • Seremos aprobados en cuanto a la fe, 2 Ti. 3:8
  • Gozaremos de protección, seguridad, Sal. 91:4
  • Pero es claro que es una decisión personal, Sal. 119:30

Algunas consecuencias al optar por un camino contrario serán una mente, fe y testimonio corrupto.

6. El estudiante debe disponerse a tener la mente como la de un niño. Mt. 11:25

La exhortación bíblica es que debemos de ser como niños para que Dios nos revela la verdad y aún más, para comprenderla. Pero… ¿cómo es posible esto?

El niño no cuenta con una sabiduría propia, todo lo contrario, reconoce su estado de ignorancia y esto lo conduce a estar presto para ser enseñado. El niño no antepone sus propias ideas y criterios a las de su maestro.

Un ejemplo es Mr. 9:31,32, ¿cuán diferente es el caso de ellos al nuestro?

7. El estudiante debe de estudiar la Biblia como la palabra de Dios.

En 1 Ts. 2:13, aprendemos que los tesalonicenses aceptaron la palabra de Dios con la autoridad que debía ser recibida; y un mayor ejemplo dieron los creyentes de Berea, Hch. 17:11. Esta es la misma actitud que tuvo Esdras al estudiarla, Esd. 7:10.

Hay cuatro actitudes que debemos de tener en cuenta que nos ayudarán a darle a la Palabra de Dios el lugar que le corresponde:

  • El estudio de la palabra de Dios debe poner fin a toda controversia y disensión personal. La frase: “sí, pero yo creo…” es lo que debe desaparecer de mí. Ro. 9:20
  • El estudio de la palabra de Dios debe llevarme a ejercer una confianza absoluta en las promesas allí presentes.

Debemos de creer en las promesas de la palabra de Dios porque es la palabra de Dios misma la que está comprometiéndose a que eso se cumplirá.

La pregunta es: ¿por qué a veces dudamos? Porque tenemos una batalla entre la fe y la razón por un lado, y entre la emoción y la imaginación por el otro lado. Un ejemplo es aquel que va a ser operado y la ansiedad que manifiesta previa a la operación.

Por esta causa nuestra fe en la palabra de Dios debemos de comprenderla como el arte de aferrarse a lo que una vez aceptó nuestra razón, a pesar de nuestros estados de ánimo cambiantes.

  • El estudio de la palabra de Dios nos enseña obediencia. Debemos de recordar que la obediencia se cumple en dos partes, con la acción correcta, pero a la vez con la actitud correcta.
  • El estudio de la palabra de Dios nos tiene que llevar como si estuviéramos en la presencia de Dios. Gá. 5:24

8. El estudiante debe de tomar su tiempo a la oración. Sal. 119:18

Algunos consejos en este sentido:

  • Empieza estos ratos con oración para obtener luz del Espíritu Santo.
  • Pide ser guiado a algún pensamiento definido para ti mismo.
  • Cede toda tu alma en una entrega plena a su verdad y poder.
  • Confía en Dios para reproducirlo en tu vida cotidiana.

Temas Afines

La Biblia como literatura (parte 1)

La Biblia como literatura (parte 2)

La Biblia como literatura (parte 3)

Métodos para estudiar la Biblia con provecho

Enfoques del estudio bíblico (parte 1-2)

Enfoques del estudio bíblico (parte 2-2)

Tomado del libro: “El Placer de estudiar la Biblia”

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s