Hermenéutica Dispensacionalista (Parte 2)


Continuamos con la exposición de la hermenéutica dispensacionalista, hemos expuesto en la primera parte 3 pruebas en defensa del dispensacionalismo, a continuación el Dr. George Zeller expondrá 4 pruebas más.

Prueba #4—Los Tres y Medio Años de Daniel y Apocalipsis

¿Entiendo que el Libro de Daniel y el Libro de Apocalipsis

describen un período literal de tres años y medio?

En las obras maestras de Dios, Daniel y Apocalipsis, se habla de un período de tiempo que dura tres años y medio. Está descrito de cuatro maneras diferentes:

  1. Mil doscientos sesenta (1260) días (Apocalipsis 12:6,14). Esto sería equivalente a 3 ½ años y también equivalente a 42 meses (30 días cada mes).
  2. Cuarenta y dos (42) meses (Apocalipsis 11:2; 13:5).
  3. “Un tiempo, tiempos y medio tiempo” (Daniel 12:7; Apocalipsis 12:14) –si un “tiempo” equivale a un año y si “tiempos” equivale a dos años, entonces “un tiempo, tiempos y medio tiempo” equivaldría a 3 ½ años.
  4. Media semana, consistiendo la semana de siete años, es decir, un período de 3 ½ años (Daniel 9:27).

Dios quiere decir lo que dice y dice lo que quiere decir. ÉL nos ha hablado acerca de un período de tiempo que es equivalente a tres y medio años, y ÉL describe este período de tiempo de cuatro maneras distintas para que nosotros podamos entender bien. Cuando Dios dice 1260 días, ¿ÉL quiere realmente decir 1260 días? Cuando Dios dice 42 meses, ¿quiere realmente decir 42 meses? Cuando Dios dice 3 ½ años [tiempo (1) + tiempos (2) + medio tiempo (½)= 3 ½] ¿quiere realmente decir 3 ½ años? Cuando Dios habla de la mitad de un período de siete años (Daniel 9:27), ¿realmente quiere decir la mitad de un período de siete años?

¿Podemos creer que Dios realmente sabe contar?

Para mayor información sobre este período de tiempo, ver La Gran Tribulación–¿Es Futura o se ha Cumplido? Y también El Tiempo de la Tribulación

Prueba #5—Los Sacrificios de Animales y el Tercer Templo

¿Entiendo que en el futuro, durante la edad del reino, habrá sacrificios de animales?

¿Creo en un futuro templo milenial, tal como es descrito en los capítulos finales de Ezequiel?

Los que no creen en un reino terrenal, milenial, literal, tienen un gran problema en creer que se reestablecerán los sacrificios de animales bajo el sacerdocio de Sadoc durante el reinado milenial venidero. Ellos no pueden entender cómo esto puede ser reconciliado con el sacrificio hecho una vez para siempre de nuestro Sustituto perfecto, el Señor Jesucristo.

Sin embargo, no podemos ignorar pasajes muy claros que hablan acerca de futuros sacrificios de animales en el contexto de un futuro templo milenial. Ver Ezequiel 40-48 (especialmente 43:19-27); Isaías 56:6-7; Isaías 60:7; Zacarías 14:16-21. Espiritualizar estas profecías es vaciarlas de su contenido literal. Pretender que ellas se aplican de alguna manera a la iglesia de la edad presente es un insulto a Dios que espera que lo tomemos por Su Palabra. En realidad, muchos no-dispensacionalistas simplemente ignoran esas profecías, lo cual es más fácil que tratar de deshacerse en explicaciones.

A menudo, el mismo acercamiento no-literal se hace respecto al templo milenial con su detallada descripción que nos ha sido dada en Ezequiel 40-48. Sin embargo, estos mismos hombres nos dirían que la detallada descripción del tabernáculo y su mobiliario que se encuentra en el libro del Éxodo o la detallada descripción del templo de Salomón en 1 Reyes 6, debe ser tomada literalmente. ¿Por qué entendemos las detalladas descripciones del tabernáculo y del templo como descripciones de estructuras literales, pero cuando se trata de un templo futuro, también descrito con mucho detalle, abandonamos un entendimiento literal de la Palabra de Dios? ¿Puede ser que nuestra hermenéutica esté gobernada por nuestra teología? Si una persona no cree en un futuro reino terrenal centrado en Jerusalén, entonces es fácil entender por qué tampoco creerá que podría haber allí un templo, mucho menos sacrificios de animales.

Para un estudio ulterior ver: El Templo Milenial de Ezequiel 40-48 por el Dr. John Whitcomb (Un Ejercicio de Interpretación Literal).

Prueba #6 – El Río Milenial Emanando de Jerusalén

¿Creo en un río milenial que se origina en el templo de Jerusalén y que fluye hacia el Mar Muerto (que será entonces un mar vivo) y el Mar Mediterráneo?

Otra prueba para la interpretación literal es el río que se describe en Ezequiel 47 y otros lugares del Antiguo Testamento. Este asombroso río nacerá en la casa del Señor (comparar Joel 3:18) como un pequeño arroyo. Gradualmente este arroyo se volverá más profundo y caudaloso, hasta que sobrepase la cabeza de un hombre. Correrá hacia el este donde finalmente desembocará en el Mar Muerto, el cual tendrá entonces un nombre terriblemente equivocado porque las aguas del Mar Muerto se volverán frescas y se llenarán de peces (Ez.47:1-10). El Mar Muerto será transformado milagrosamente en un mar vivo.

En Zacarías 14:8 leemos que la mitad de este río desembocará en el Mar Muerto y la otra mitad del río desembocará en el Mar Mediterráneo. Este río también es mencionado en el Salmo 46:4 (y note el contexto en el Salmo 46:9-10, que habla claramente del reino).

Manfred Kober ha provisto la siguiente ilustración de la futura topografía de la Tierra Santa, mostrando a este asombroso río fluyendo hacia los dos grandes mares:

image002.gif

Las descripciones de este río son tan literales, como literales puedan ser. Hay claras referencias geográficas en conexión con este río (Ezequiel 47:8-10). Se dan las medidas exactas de las distancias y de las profundidades (Ezequiel 47:3-5). Los detalles de este río son muy descriptivos y específicos. Fluye al mar (mar Muerto) y las aguas, que una vez fueron las aguas más saladas de la tierra, se vuelven dulces. Habrá muchas variedades de peces en estas mismas aguas, donde los peces anteriormente no podían vivir. Habrá pescadores en sus riberas y se extenderán las redes. ¿Hemos de rechazar toda esta descripción y espiritualizarla y darle algún otro significado, de acuerdo a nuestra propia fantasía o tomarla textualmente y dar a las palabras su sentido literal, normal y obvio?

Cuando la gente se aparta de la interpretación literal, ellos niegan el sentido llano y dan al texto algún otro sentido, de acuerdo a su propia imaginación. Es casi chistoso leer los comentarios y ver como la gente espiritualiza este río y le da significados antojadizos.

Los primeros padres veían el río como símbolo del bautizo. Algunos lo ven como la corriente de la historia. Muchos hablan del río como un símbolo de la vida espiritual, siendo algunos creyentes solamente cristianos hasta los tobillos o cristianos hasta las rodillas. Otros identifican el río con la corriente del evangelio, negando cualquier cumplimiento literal futuro. Derek Kidner, relacionando este río con el río del paraíso de Génesis 2, habla de él simplemente como “vitalidad que fluye de terreno sagrado”, lo que sea que tal cosa signifique.  [Manfred Kober, “The Return of the Lord and the River of Life” (El Regreso del Señor y el Río de Vida)]

El río está relacionado directamente con la casa del Señor (Ezequiel 47:1-2; Joel 3:18), de modo que si una persona rechaza la literalidad de este río, también tiene que rechazar la literalidad del templo que está descrito en Ezequiel 40-48. En realidad los tres (el templo, el río y los sacrificios de animales) van juntos o caen juntos.

Alva McClain, cuya obra sobre el reino es clásica, ha escrito lo siguiente sobre el río milenial que emerge del templo:

Además de estos resultados naturales que tienen que seguir a las lluvias controladas, también habrá ríos fluyendo por causas milagrosas, tal como la maravillosa corriente ilustrada en Ezequiel (47:1-12). Saliendo del templo, su gran dimensión, sus beneficiosos resultados, y su perenne fluir “en verano y en invierno” (Zacarías 14:8) –todo enfatiza la naturaleza sobrenatural de esta corriente. Nada inherentemente imposible hay en tal fenómeno. ¿Por qué podría alguien tropezar ante la idea de un hermoso río manando del centro geográfico del reino terrenal de nuestro bendito Señor, sanando tanto sus aguas como sus frutos, que crecen a ambos lados? ¿Hay aquí alguna cosa increíble, si recordamos que el Rey que viene es Aquel que una vez transformó agua en vino y envió a un hombre ciego a lavar su ceguera en las aguas de Siloé (Juan 9:11)? Qué símbolo tan visible será éste para recordar a las naciones las incesantes bendiciones que fluirán del trono del Hijo de David. Y nadie se irá de este santuario descorazonado y desilusionado por no haber encontrado ayuda. [Alva McClain, The Greatness of the Kingdom—an Inductive Study of the Kingdom of  God (Winona Lake: BMH Books, 1974) p.237].

Escribí a Gary DeMar, un autor preterista muy conocido y un crítico del dispensacionalismo.

[Su ataque al dispensacionalismo se llama Last Days Madness—Obsession of the Modern Church (Atlanta; American Vision, 1999).] La pregunta que hice es simplemente ésta:

Ezequiel 47 y otros pasajes enseñan que habrá un río que saldrá del templo y que desembocará en el Mar Muerto, con el resultado de que las aguas del Mar Muerto sanarán, de modo que vivirán peces allí y pescadores echarán sus redes (v.1-10).

¿Cuándo se cumplió ésto?

Su respuesta fue larga, pero en esencia era que este pasaje de Ezequiel 47 ya fue cumplido por Jesucristo, quien es nuestro Río de Vida. [Esta respuesta es típica de un preterista: “Se ha cumplido, no es futuro”]. Ahora, ciertamente estaríamos de acuerdo en que Jesucristo es nuestro Río de Vida, y estaríamos todavía muertos en pecados si estuviésemos apartados de ÉL, quien es nuestra Vida, pero, ¿significa ésto que las claras afirmaciones acerca del río en Ezequiel 47 (y cómo las aguas del Mar Muerto serán sanadas) nunca tendrán un cumplimiento literal? La pregunta clave es realmente la siguiente: ¿Hará Dios lo que dijo que haría en Ezequiel 47, o no? Decir simplemente que todos los detalles y pormenores de esta profecía fueron cumplidas por Jesucristo no hacen justicia a las explícitas declaraciones de las Escrituras. No honra a Cristo negar el sentido llano, obvio y natural de Su Palabra. Las aguas del Mar Muerto nunca fueron sanadas en la primera venida de Cristo y durante los últimos 2000 años ningún pescador ha extendido allí sus redes. La profecía de Ezequiel nunca se ha cumplido, pero los que toman a Dios por Su Palabra, saben que se cumplirá.

Prueba #7—El Alcance de la Expiación

¿Entiendo que Cristo murió por todos los hombres y que ÉL gustó la muerte por todos, sin excepción?

El lenguaje de la Biblia no puede ser más claro:

ÉL murió por. . .

el mundo (Juan 3:16; 6:33, 51)

todo el mundo (1 Juan 2:2)

todos (1 Timoteo 2:6)

todos nosotros (Isaías 53:6)

todos los hombres (Romanos 5:18)

por todos (Hebreos 2:9)

por los que niegan a Cristo (2 Pedro 2:1)

¿Quiere Dios realmente decir lo que dice? ¿Podemos tomarlo por Su Palabra? ¿O permitiremos que nuestra teología nos obligue a cambiar el significado de las palabras que, en sí mismas, son muy claras?

Sir Robert Anderson, en el prefacio de su libro Forgotten Truths (Verdades Olvidadas) ha escrito lo siguiente:

Durante los primeros años de mi vida cristiana yo estaba muy confundido y afligido por la suposición de que las simples y llanas palabras de Escrituras tales como Juan 3:16; 1 Juan 2:2; 1 Timoteo 2:6 no eran ciertas, salvo en un sentido misterioso que sólo era entendido por los iniciados. Porque, se me había dicho, la predominante verdad de la soberanía divina en la elección, impedía tomarlas literalmente. Pero hace medio siglo, un amigo de esos días –el finado Dr. Horatius Bonar—me libró de este extrañamente prevaleciente error. El me enseñó que verdades pueden parecernos irreconciliables solamente porque nuestras mentes finitas no pueden entender al Infinito: y que nunca debemos permitir que nuestra pobre comprensión de los eternos consejos de Dios impidan la incuestionable fe en las palabras de las Sagradas Escrituras”. [Del  prefacio del libro de Anderson ‘Forgotten Truths’ (Grand Rapids Kregel Publications, 1980), preface].

Richard Baxter (1615-1691) era un hombre piadoso y es muy estimado entre los hombres reformados. Escribió lo siguiente en cuanto a esta materia:

Cuando Dios nos dice, con toda la sencillez posible, que Cristo murió por todos y que gustó la muerte por todo hombre, los hombres lo negarán y, con ese fin, torcerán el sentido llano de las palabras, simplemente porque no pueden ver cómo esto puede reconciliarse con Cristo condenando a hombres y con Su especial amor hacia Sus elegidos. No es difícil ver la justa y equilibrada coherencia. Pero, ¿y si tu no puedes ver cómo concuerdan dos verdades del Evangelio? ¿Negarás entonces una de ellas, cuando ambas son evidentes? ¿No es un gran orgullo preferir tu propio entendimiento antes de la sabiduría del Espíritu de Dios, que ha inspirado las Escrituras? ¿No debería un hombre humilde decir más bien, sin duda que ambas son verdad, aunque yo no pueda reconciliarlas? De modo que otros negarán estas llanas verdades, porque ellos piensan que todos por quienes Cristo murió están ciertamente justificados y salvados; porque por quienquiera que Él muriera y satisficiera la justicia, Él les proveería de fe para creer en Él; Dios no podría castigar justamente a aquellos por quienes Cristo dio satisfacción, etc. Pero, ¿dicen las Escrituras todas o algunas de estas opiniones con la sencillez con la dice que Cristo murió por todos y por cada hombre? ¿Dice claramente en alguna parte que Él no murió por todos? ¿Dice que hace excepción de un hombre, y que Cristo no murió por él? ¿Dice en alguna parte que ÉL murió solamente por Sus ovejas o por Sus elegidos y que excluye a los no elegidos? No hay tal palabra en toda la Biblia; ¿no deberían estar las verdades ciertas y los textos claros por sobre los puntos inciertos y los textos oscuros? (Richard Baxter, Universal Redemption of Mankind, p.282-283).

Richard Baxter aplica luego hábilmente estos principios al caso en cuestión:

Quisiera preguntar a cualquiera, ¿creerías que Cristo murió por todos los hombres si las Escrituras lo dicen claramente? Si lo hicieras, dime, ¿qué palabras encontrarías o desearías que fueran más claras que las que son usadas aquí? ¿No es suficiente que Cristo es llamado el Salvador del Mundo? Dirás, ¿pero lo es de todo el mundo? Sí, dice que ÉL es la propiciación por los pecados de todo el mundo. Dirás, ¿pero no es para todos los hombres del mundo? Si, dice que Él murió por todos los hombres, como también por todo el Mundo. Pero dirás, ¿no dice que para cada hombre? Sí, lo dice, Él gustó la muerte por cada hombre. Pero, podrás decir, eso significa por todos los elegidos, si dijera eso de todos los no-elegidos, yo lo creería. Sí, lo dice así de quienes negaron al Señor que los compró, y que traerán sobre sí mismos destrucción repentina. Sin embargo, todo esto parece ser nada para el hombre prejuiciado. [Richard Baxter, Universal Redemption of Mankind, p.286-287. Los versículos aludidos en esta cita son Juan 4:42; 1 Juan 2:2; 1 Timoteo 2:4-6; Hebreos 2:9; 2 Pedro 2:1]

Conocí a un hombre que no estaba comprometido con la creencia que Cristo murió por todos los hombres y que, sin embargo, hizo esta notable concesión: “Si Cristo murió por todos los hombres, no sé cómo la Biblia podría decirlo aún más claramente”. ¡Cuán cierto! Este mismo hombre, más adelante, adoptó la doctrina de la expiación ilimitada porque no podía negar las claras y llanas afirmaciones de las Escrituras.

Para un estudio ulterior:

¿Por Quién Murió Cristo?

La Obra de Cristo en la Cruz– ¿Es Limitada o Ilimitada?

Siete Pruebas– ¿Cómo le fue?

¿Se aproximó a los siete ejemplos desde un punto de vista literal consistente, tratando de entender el lenguaje de la Biblia de una manera natural y normal, entendiendo el lenguaje en su sentido obvio? Que Dios nos ayude a acercarnos a Su Palabra con la fe sencilla de un niño y que con humildad le tomemos por Su Palabra, permitiendo que la Biblia diga lo que dice, y no forzándola a decir lo que nosotros queremos que diga o pensamos que debería decir. “Habla, Jehová, porque Tu siervo oye” (1 Samuel 3:9).

image004.jpg

Escrito por: George Zeller
Usado con permiso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s