Hermenéutica Dispensacionalista (Parte 1)


Los dispensacionalistas procuran interpretar la Biblia literalmente, es decir, entender las Escrituras consistentemente en su sentido llano, obvio, natural, tal como leeríamos y entenderíamos el periódico, un libro, un poema, un ensayo u otro tipo de literatura. Bernard Ramm dice, “Usamos la palabra ‘literal’ tal como la explica el diccionario: ‘…la construcción e implicación natural o usual de un texto o expresión; seguir el sentido normal y corriente de las palabras; no alegórico o metafórico’ (Webster’s New Internacional Dictionary)” [Bernard Ramm, Protestant Biblical Interpretation]

Mal Couch y Charles Ryrie expresan muy bien este concepto:

Una lectura normal de las Escrituras es sinónimo de una hermenéutica consistente literal, gramático-histórica. Cuando a la interpretación de las Escrituras se le aplica una hermenéutica literal, a cada palabra escrita en las Escrituras se le da el significado normal que tiene en su uso común. Los proponentes de una lectura consistente y literal de las Escrituras prefieren la frase una lectura normal de las Escrituras para diferenciar entre literalismo y letralismo. [Mal Couch, Editor general, An Introduction to Classical Evangelical Hermeneutics (Grand Rapids; Kregel, 2002), p.33]

Si Dios es el originador del lenguaje y si el propósito principal de originarlo fue comunicar Su mensaje al hombre, entonces debe seguirse que, siendo totalmente sabio y totalmente amoroso, Él originó suficiente lenguaje para comunicar todo lo que deseaba decirle. Además, también tiene que seguirse que Dios usaría el lenguaje y esperaría que el hombre lo usara en sentido literal, normal y llano. Las Escrituras, entonces, no pueden considerarse como una ilustración de algún caso especial del uso del lenguaje de modo que en la interpretación de esas Escrituras haya que buscarse un significado más profundo de las palabras. [Charles C. Ryrie, Dispensacionalismo Hoy, (Editorial Portavoz, 1992) p.82 y 83]

El Clarifying Statement on Dispensationalism (Una Aclaración del Dispensacionalismo) publicado por New England Bible Conference, lo explica así:

La Biblia tiene que ser interpretada literalmente, que es la manera en que el lenguaje es normal y naturalmente entendido. Reconocemos que los escritores de la Biblia usaron con frecuencia un lenguaje figurativo, que es una manera normal y llamativa de representar una verdad literal. La Biblia debe ser entendida a la luz del uso normal del lenguaje, el uso común de las palabras, el trasfondo histórico y cultural, el contexto del pasaje y la enseñanza general de la Biblia (2 Timoteo 2:15). Lo más importante, el creyente tiene que estudiar la Biblia en total dependencia del ESPÍRITU DE VERDAD, cuyo ministerio es revelar a Cristo e iluminar la mente y el corazón de los creyentes (Juan 5:39; 16:13-15; 1 Co. 2:9-16). El hombre natural, no regenerado, no puede entender o interpretar correctamente la Palabra de Dios. Las cosas de Dios son locura para él, no las puede entender (1 Co.2:14) y su mente está cegada (Romanos 3:11; 2 Co.4:3-4).

El Dr. David L. Cooper, fundador de The Biblical Research Society, era experto en los lenguajes bíblicos. Estudió griego con el Dr. A.T. Robertson. El Dr. Cooper es conocido por su “Regla de Oro de Interpretación”, que es como sigue:

  • Cuando el sentido llano de las Escrituras tiene sentido común, no busques otro sentido.
  • Por lo cual, toma cada palabra por su sentido primario, común y usual.
  • A menos que los hechos del contexto inmediato, estudiados a la luz de pasajes relacionados y de verdades fundamentales, indiquen claramente otra cosa.

[Esta regla fue publicada regularmente en la revista mensual Biblical Research Monthly, del Dr. Cooper]

Una forma abreviada de esta regla es como sigue:

Si el sentido llano tiene sentido, no busques otro sentido, para que no termine en un sinsentido.

Los opositores del dispensacionalismo se apartan a veces de esta regla, y aunque no quieran admitirlo, ellos parecen seguir esta regla:

Si el sentido llano no se ajusta a mi sistema teológico, entonces

buscaré otro sentido, para que no termine estando de acuerdo con los dispensacionalistas.

Esto es ilustrado por un amilenarista, llamado Floyd E. Hamilton, quien hizo esta notable admisión:

Ahora bien, tenemos que admitir con franqueza que una interpretación literal de las profecías del Antiguo Testamento nos da precisamente una representación de un reino terrenal del Mesías, como el que presenta el premilenarista [Citado por Charles Ryrie, Las Bases de la Fe Premilenial,
(Publicaciones Portavoz, 1984) p.47]

En otras palabras, si una persona realmente interpreta literalmente las profecías bíblicas, será necesariamente un premilenarista, de acuerdo con Hamilton, quien no lo era.

El dispensacionalista cree que Dios quiere decir lo que dice y que dice lo que quiere decir. Con fe como de niño reconoce su necesidad de tomar a Dios por Su Palabra y descansa en Sus claras, normales y obvias aseveraciones.

Algunos opositores del dispensacionalismo afirman que ellos también interpretan la Biblia literalmente. Aquí hay siete pruebas para ver si realmente lo hace.

Prueba #1 – Los Siete Días de Génesis Uno

¿Entiendo que los seis días de la creación son días de veinticuatro horas literales?

“Porque en seis días hizo el Señor los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, el Señor bendijo el día de reposo y lo santificó” (Éxodo 20:11).

Dios dice que realizó Su obra de creación en seis días. ¿Quiere realmente decir lo que dice? ¿Quiere decir “seis días” o quiere decir otra cosa? ¿Podemos tomarlo por Su Palabra? ¿Cómo entendería un niño este versículo?

Muchos enseñan hoy en día que esos seis días de la creación no pueden referirse literalmente a seis días de 24 horas, sino que tienen que representar largos períodos de tiempo que corresponderían a las vastas edades geológicas de las que teorizan científicos y eruditos evolucionistas.

Pero, ¿permite una interpretación normal tal aproximación no-literal? ¿Cómo habrían entendido Moisés y la gente de su tiempo Éxodo 20:11 y Génesis capítulo 1? La regla del lenguaje y uso de la palabra demanda que entendamos esto como días de 24 horas literales.

El Dr. John Whitcomb, un pionero del movimiento creacionista moderno, ha mencionado, entre otros, los siguientes puntos significativos:

1. Cuando el adjetivo numérico aparece junto a la palabra “día” (se conoce de al menos doscientos casos en el Antiguo Testamento), el significado siempre está restringido a veinticuatro horas (es decir, “primer día”, “segundo día” etc.). Ver un paralelo en Números 7:12-78.

2. Cuando en el Antiguo Testamento aparece la forma plural “días” (aparece más de setecientas veces), siempre se refiere a días literales. Ver Josué 6:14 (“seis días”), donde es obvio que se trata de seis días literales.

3. Una “semana” de creación de seis períodos de tiempo indefinidos, difícilmente podría servir como un modelo significativo válido para el ciclo de trabajo y descanso de Israel, conforme lo explicó por Dios en el cuarto mandamiento que dio en Sinaí (Éxodo 20:9-11). Cuán inconsistente es decir que Dios trabajó seis largos períodos (Éxodo 20:11) para que sirva de modelo al hombre para trabajar seis días literales (Éxodo 20:9). No estoy muy seguro de que la mayoría de la fuerza laboral quisiera que cada día de trabajo fuera equivalente a un largo período de tiempo, aunque esta forma no literal de entender “día” pueda ser atrayente cuando se trata de las semanas de vacaciones. [John Whitcomb, La Tierra Primitiva, (Portavoz, 1994),p.28]

Antes de que apareciera el evolucionismo uniforme, había una unanimidad general entre los estudiantes de la Biblia que los días de la creación eran seis días literales de 24 horas. Las presiones de una teoría científica no comprobada no deberían forzar a los creyentes de la Biblia a abandonar el sentido natural del lenguaje.

Prueba #2 – El Cambio en la Naturaleza de los Animales (Isaías 11)

¿Entiendo que Isaías 11 describe un tiempo en que la naturaleza de los animales será efectivamente cambiada (de feroz a apacible, de carnívoro a herbívoro, de venenoso a inocuo, etc.)?

“Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora” (Isaías 11:6-8).

¿Quiere Dios decir realmente lo que dice en los versículos mencionados, o quiere decir otra cosa? Si tomamos estos versículos literalmente de acuerdo a la manera normal en que se entienden las palabras, entonces nos veremos forzados a concluir que el reino aún no ha llegado. Si vas a cualquier jardín zoológico, no verás a leones comiendo paja. Ninguna madre amante permitiría hoy que su hijo jugara con una serpiente venenosa.

Se cuenta la historia de un guardia de zoológico ruso que alardeaba, “en nuestro zoológico en Moscú, el lobo está junto al cordero en la misma jaula; eso es algo que ustedes los americanos no tienen”. Pero él no mencionó que un nuevo cordero tenía que ser puesto en la jaula cada día.

Un ejemplo de un enfoque no literal se encuentra en la New Geneva Study Bible (que algunos consideran ser la Biblia Scofield de la Teología Reformada). Desde su publicación inicial se le ha cambiado el nombre a The Reformation Study Bible. De acuerdo a las notas que se encuentran en esta Biblia, los versículos que hablan del reino siendo libre de la amenaza de animales salvajes deberían entenderse en forma “figurada” para describir “paz y seguridad” y “amor reconciliador”, lo que encontramos en el tiempo actual, desde la primera venida hasta el regreso de Cristo. [Ver notas bajo Isaías 11:6-9 y Oseas 2:18. R.C.Sproul, General Editor, New Geneva Study Bible]

La inconsistencia de esta interpretación se ve comparándola con otro pasaje que se refiere a la dieta de los animales. La New Geneva Study Bible tiene un enfoque muy literal en su nota bajo Génesis 1:29-30 (un pasaje que dice que originalmente los animales eran vegetarianos): “Originalmente la dieta de los animales era vegetariana”. ¿Por qué entienden literalmente Génesis capítulo 1 y figuradamente Isaías capítulo 11? ¿Por qué tiene buen sentido el sentido llano en Génesis 1 pero no en Isaías 11, especialmente cuando ambos versículos están hablando de la dieta de los animales? ¿Puede ser que Isaías 11, si se entiende literalmente, no se ajuste a su sistema teológico que dice que el reino es aquí y ahora, mientras que Génesis 1:29-30 no se opone a su teología? Esto ilustra el motivo por el cual los teólogos a menudo son inconsistentes cuando se trata del uso de la hermenéutica literal y que muchas veces tienden a abandonar el significado normal y natural de las palabras cuando las palabras describen las condiciones del reino. Los dispensacionalistas son conocidos por su uso consistente de la hermenéutica literal.

Si alguien tuviera alguna duda que Isaías 11:6-8 se refiere a un futuro reino y que no se aplica a este tiempo presente, haga este experimento. Vaya al zoológico más cercano y eche paja dentro de la jaula de un león y vea si estos predadores carnívoros demuestran el más mínimo interés en ella. Luego tíreles trozos de carne y observe la acción.

Prueba #3 –El Reino Milenial de Apocalipsis 20

¿Entiendo que Apocalipsis 20 describe un período literal de mil años durante el cual los creyentes reinarán con Cristo?

En Apocalipsis capítulo 20 se hace referencia seis veces a un período de mil años. ¿Quiere Dios decir realmente lo que dice o se supone que los “mil años” han de tomarse figurativa o simbólicamente para referirse a alguna otra cosa?

El Dr. Gary North, uno de los fundadores del movimiento reconstruccionista postmilenial, envió un boletín informativo en el cual reprende a los dispensacionalistas por su omisión en enseñar el creacionismo, especialmente en cuanto a los seis días literales de la creación. [Gary North, Christian
Reconstruction, “Christianity and Progress
” (Tyler, Texas; Institute for Christian Economics, May/June,1987] Atacó a C.I. Scofield por sostener la teoría del intervalo, una posición mantenida por muchos de los primeros dispensacionalistas, pero rechazado por la mayoría, sino por todos los dispensacionalistas actuales. North hizo la falsa acusación de que ningún seminario dispensacionalista sostiene la posición de una creación reciente y que ningún seminario dispensacionalista sostiene la posición de que los días de la creación fueron días literales de 24 horas. Esta acusación era falsa, evidenciada por el hecho de que el Seminario Teológico Grace ha publicado una declaración escrita sobre esta materia titulada Biblical Creationism, adoptada por la facultad el 6 Julio de 1979. Muchas otras escuelas dispensacionalistas también adoptaron una sólida posición en cuanto a los seis días literales de la creación.

El Dr. North es de alabar por su acercamiento literal al primer capítulo de Génesis y su insistencia en que los seis días de la creación eran seis días literales de 24 horas. El toma Génesis 1 literalmente y entiende los seis días en su sentido normal, natural y obvio. “Días” significa “días”. “Mañanas y tardes” significa “mañanas y tardes”. “Quinto día” significa “quinto día”. Si el Dr. North siguiera el mismo acercamiento literal que usa para Génesis 1 y aplicara eso a Apocalipsis capítulo 20, entonces sería un dispensacionalista premilenarista y se vería forzado a abandonar su postmilenarismo. En vez de ello, él abandona su hermenéutica literal. Los mil años de Apocalipsis se vuelven simbólicos. El término “mil años” (mencionado seis veces en Apocalipsis 20) no significa realmente mil años.

El Dr. North ha recomendado el libro de David Chilton, The Days of Vengeance—An Exposition of the Book of Revelation, como la obra maestra sobre profecía y North mismo escribió el prefacio. El dice que nadie ha escrito y nadie podrá escribir un mejor comentario sobre Apocalipsis, de modo que es razonable asumir que Gary North está de acuerdo con la posición de Chilton sobre Apocalipsis 20. Lo siguiente es el entendimiento no-literal de Chilton de los mil años: Los mil años representan “un vasto e indefinido período de tiempo…Ya ha durado casi 2000 años y probablemente durará muchos años más. Los mil años han de entenderse como un número simbólico, indicando un largo período….Puede significar millones de años” [David Chilton, The Days of Vengeance—An Exposition of the Book of Revelation (Ft. Worth: Dominion Press, 1987), p.507. El prefacio del Dr. North se encuentra en las p.15-33].

El Dr. North se opone totalmente a la teoría de la evolución, sin embargo trata Apocalipsis 20 de una manera muy similar a como los evolucionistas tratan Génesis 1. El evolucionista dice:

La evolución es realmente imposible, pero si nos dan suficiente tiempo, todas las cosas son posibles. No necesitamos a Dios; sólo necesitamos tiempo. Aunque no podemos ver que la evolución está sucediendo hoy, si nos dan suficiente tiempo, todo puede suceder. [Esto es bellamente ilustrado por una afirmación hecha por el evolucionista Rick Gore en un artículo titulado “The
Awsome Worlds Within a Cell
” (Mundos Extraordinarios dentro de una Célula) que apareció en el Nacional Geographic de Septiembre 1976. Explicando como se originó la primera célula, Gore dice, “Las probabilidades de que las moléculas precisas estuvieran en el lugar preciso en el momento preciso son prácticamente nulas. Sin embargo, tal como la ciencia lo estima, el tiempo es decisivo en la obra de la naturaleza. En verdad, lo que aparece como imposible en un momento dado, después de innumerables sondeos, llega a ser una certeza”. En otras palabras, los evolucionistas enseñan que “con tiempo, todas las cosas son posibles”]. Por eso no podemos tomar literalmente los días de Génesis 1, porque necesitamos mucho más de seis días. Necesitamos millones y millones de años. Sin todo eso tiempo, nuestra teoría de la evolución está en problemas.

Los Reconstruccionistas hacen eco al pensamiento de los evolucionistas en su acercamiento a Apocalipsis capítulo 20:

Reconstruir la sociedad de acuerdo con la ley de la Biblia parece imposible, pero si tenemos suficiente tiempo, puede ser realizado. Ciertamente, no vemos que esté sucediendo hoy. De hecho, parece que la sociedad se está volviendo más y más anárquica. Pero con suficiente tiempo, estos cambios vendrán para mejor. No necesitamos que Cristo venga personalmente a la tierra para cambiar la sociedad. Nosotros podemos hacerlo, pero necesitamos tiempo. Si nos dan suficiente tiempo, todo puede suceder. Por eso no podemos tomar literalmente los mil años, porque necesitamos mucho más tiempo que eso. Necesitamos miles y miles de años, quizás aun UN MILLÓN DE AÑOS para vencer y tener dominio sobre la tierra. Pero tengamos paciencia. Esto sucederá. Pero sin todo ese tiempo, nuestra teoría reconstruccionista/ postmilenarista estaría en gran apuro.

Podemos estar agradecidos por un gran Dios Creador que pudo hacer los cielos y la tierra en seis días literales. Y podemos estar agradecidos por un gran Rey que viene, el Señor Jesucristo, que puede traer súbita y poderosamente Su reino prometido (Daniel 2:44). ÉL no depende de los débiles esfuerzos del hombre para mejorar la sociedad. Todo lo que el hombre puede hacer es corromper más y más la sociedad, tal como era en los días de Noé.

Para mayor información sobre el reino, ver La Dispensación del Reino

Escrito por: George Zeller
Usado con permiso

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s