La Biblia como literatura (parte 3 y final)


LAS LEYES DE COMPOSICIÓN DE LA BIBLIA

Una composición es el resultado de juntar varios pensamientos en un estudio determinado. Hay muchas leyes de composición. Algunas de ellas son de uso más frecuentes que otras, aunque no necesariamente más importantes. La siguiente lista incluye la mayor parte de las que se observan en los escritos bíblicos.

LEY DE RELACIÓN

A fin de entender plenamente la importancia de las relaciones básicas en un pasaje, notemos los tres principios siguientes:

1. El principio de lo principal o central. El estudiante trata de aislar y descubrir el tema dominante sobre todos los demás en determinado libro o pasaje. Por ejemplo, en el Evangelio de Juan, el tema básico parece ser: “Jesucristo el Hijo de Dios”. Hay siete acontecimientos o señales en este evangelio que prueban esta afirmación.

El evangelio de Juan:

Otro ejemplo del principio de la centralidad lo tenemos en el tema básico de la Epístola a los Romanos: La justicia de Dios. El tema de todas las secciones mayores de la epístola se desarrolla a partir de la idea central de la justicia de Dios.

Epístola a los Romanos:

2. Para entender la ley de la relación tenemos en segundo lugar el principio de la repetición.

Aquí el estudiante busca la repetición de ciertas palabras, cláusulas, frases, ideas, etc. Note en Hebreos 11 la significativa repetición de “por fe”. En el evangelio de Juan es, “la fe y la incredulidad”. En el libro de Amós 1:3, 6, 9, 11,13; 2:1, 4,6, aparecen las mismas palabras en orden sucesivo acerca de Damasco, Gaza, Tiro, Edóm, Amón, Moab, Judá y finalmente Israel.

Estas palabras son: “Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de, y por el cuarto no revocaré su castigo; porque…” La repetición de las mismas palabras exactamente una y otra vez suena como el golpear de un tambor de juicio con creciente ferocidad hasta alcanzar el punto culminante cuando el profeta deja caer sus palabras sobre Israel, su recipiente señalado (2:6).

El resto de la profecía es dirigida a los pueblos del reino del Norte (Israel). Es de notarse al trazar las relaciones que el orden y la situación geográfica de cada una de las naciones parecen ser significativas como se ve a continuación.

El profeta estaba proclamando la ruina de las naciones circundantes a Israel, quizá para satisfacción de sus oyentes israelitas; hasta que finalmente se volvió hacia el verdadero destinatario de su mensaje. Este “cerco geográfico” más las repetidas acusaciones presentan dramáticamente la culpable y difícil situación de Israel.

3. En conexión con la ley de relaciones está también el principio del contraste.

Aquí se ve la asociación de factores opuestos. Tales contrastes en la Biblia pueden ser asunto de grado y van desde un marcado contraste hasta un asunto de mera opinión. Note el contraste de la vida del apóstol Pedro antes y después de la cruz a la luz de las palabras de Cristo en Mateo 16: 18.

Otro contraste gráfico lo vemos entre el fin de Judas y Pedro mismo. En el libro de Números se deja ver un marcado contraste entre la perversidad de un hombre y la perseverancia de Dios. Un contraste muy conocido se encuentra en la descripción de los dos caminos en el Salmo 1: 1-3 y 3-6. En Hechos 9: 1-9 se nota un violento contraste en los cuadros del Saulo perseguidor en su criminal marcha de autoridad y el Saulo herido en su mansa sumisión en humildad.

Otros ejemplos de contrastes los tenemos, en los adagios del libro de los Proverbios y los argumentos lógicos de Pablo en Romanos.

LEY DE LA SELECCIÓN

Esta es una importante ley que se utiliza en el periodismo moderno: “no lo que se incluye, sino lo que se excluye”. “Omitir es el arte de la literatura.” El estudiante bíblico, por lo tanto, observa sabiamente qué acontecimientos, principios, personas o lugares, etc. se incluyen o no se incluyen en determinado libro o pasaje de la Biblia.

Por ejemplo, ¿por qué empleó Juan en su evangelio sólo siete señales? ¿Por qué no nos habló de todas ellas? ¿Hay algo de particular significado en las siete señales que él usó? En el estudio de los evangelios en particular pueden ser de ayuda estas preguntas para aplicar la ley de la selección: ¿Qué hay aquí? ¿Dónde se encuentra esto en este libro? ¿Por qué está en este evangelio? ¿Cuál sería la diferencia si se omitiera o apareciera en algún otro lugar?

LEY DE LA PROPORCIÓN

¿Cuánto espacio se dedica a este acontecimiento o grupo de sucesos? Por ejemplo, en el libro de Génesis sólo dos capítulos tratan del gran acontecimiento de la creación y sólo nueve tratan de lo sucedido a través de miles de años. Enseguida se dedican 38 capítulos a sólo cuatro familias. Un espacio proporcionalmente pequeño se dedica a una familia, la de Isaac. Sin embargo, un largo capítulo de 67 versículos trata solamente de su noviazgo y matrimonio. ¿Por qué? En la vida de Cristo, una enorme cantidad de material se dedica sólo a la última semana de su vida. Vea a continuación la estructura del evangelio de Marcos.

Primeros 30 años 31.5 años del ministerio publico La última semana de su vida Apariciones posteriores a la resurrección
Nada Capítulos 1 – 10 Capítulos 11 – 16 Capitulo 17

 

LEY DEL PROGRESO Y EL CLÍMAX

El progreso es un patrón favorito del autor al extender su tema a través de un pasaje generalmente mediante adición o ampliación. Muchas veces la progresión puede dirigirse hacia un clímax final, aunque no tiene que ser necesariamente así.

Por ejemplo, en Hechos 5: 17-42, hay una notable progresión en la actitud de los enemigos de los apóstoles. El orden de sucesión de los cinco párrafos puede indicarse con las siguientes palabras: celosos, perplejos, perturbados, sanguinarios y sometidos.

El clímax es una extensión de la ley del progreso. La progresión usada en este caso es un arreglo ascendente que escala a la cima de la mayor intensidad, ya sea cualitativa o cuantitativa. El capítulo clásico sobre dar, II de Corintios 9, se refiere de forma culminante en el último versículo al “don inefable”, Jesucristo.

LEY DEL HECHO DECISIVO

Esta ley emplea la estratagema del pivote. Los elementos de cada lado del pivote difieren entre sí a causa de éste. El momento decisivo o crucial en el libro de Marcos es 8:27-30, donde Marcos anota la pregunta de Jesús: “¿Quién dicen los hombres que soy yo?” La respuesta, “Tú eres el Cristo”, se convierte en la frase directriz. Los capítulos que preceden a esta sección registran las palabras y las obras que fueron dichas y realizadas a fin de hacer que los hombres identificaran a Jesús.

Ahora, en la verdadera identificación dada por Pedro, el ministerio de Jesús sufre un cambio decisivo en el cual El declara su destino final y confirma aquella verdadera identificación de “Ungido de Dios” al dirigir voluntaria-mente sus pasos hacia el camino de la muerte y la resurrección. Cuanto más familiarizado esté el estudiante con las leyes de composición anteriormente mencionadas, en mejores condiciones estará de enriquecer su estudio bíblico.

Es obvio que el estudiante de la Biblia no puede llegar a conocer completamente todo el proceso de pensamiento de los autores bíblicos cuando fueron impulsados a componer el mensaje de Dios. Sin embargo cualquier disciplina en el estudio, incluyendo las formas de composición debe ser bien recibidas por el estudiante en su esfuerzo por conocer lo que Dios realmente escribió.

RESUMEN

Para el estudio fructífero de la Biblia, es imperativo que la Biblia como literatura sea comprendida cabalmente y se apliquen los principios que se relacionan con ella.

Primero, hay una marcada unidad de contenido en toda la Biblia y también en el caso de cada uno de sus 66 libros. El estudiante de la Biblia debe, por lo tanto familiarizarse con la estructura básica del contenido unificado de cada libro. Segundo, el conocimiento del contenido (o unidades de materiales) y la forma (relaciones entre estas unidades) de los libros de la Biblia ayudará considerablemente al creyente a determinar la estructura básica de los libros. Tercero, para determinar la base estructural de la Biblia, conviene tomar en consideración las clasificaciones históricas de los diversos libros de la Biblia, así como los tipos de literatura que se encuentran en las Escrituras (en general, poesía y prosa). También es importante tener presentes las relaciones entre las distintas agrupaciones de material que hay en los libros de la Biblia. Cuarto, las distintas leyes de composición son indispensables para determinar por el Espíritu de Dios, cuál es el mensaje de Dios para nosotros en determinado pasaje.

Anuncios

2 comentarios en “La Biblia como literatura (parte 3 y final)

  1. Dra. JHOANNA DE GUZMAN

    QUE LAS BENDICIONES DEL SEÑOR SOBREABUNDE EN CADA UNA DE SUS VIDAS ES UN PRIVILEGIO CONTAR CON ESTE TIPO DE INFORMRCION EN LA RED ES LO MEJOR Q PUEDEN HACER PARA AYUDAR A PROFUNDIZAR LOS ESTUDIOS BIBLICOS, PERFECCIONANDONAS DE ESTA FORMA CADA DIA MAS PARA LA OBRA DEL SEÑOR……
    DIOS LES BENDIGA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s