Rendir cuentas, una muestra de madurez cristiana


Dos hombres estaban pescando en un arroyo cuando se dieron cuenta que el puente cercano se estaba derrumbando poco a poco. Cada vez que un auto pasaba sobre él una pieza del puente caia al agua y el puente entero temblaba se debilitaba peligrosamente. Finalmente despues que un gran camión paso sobre él, la parte del medio del puente se derrumbó tras él, justo en la mitad. Si un auto entraba de nuevo al puente le seria imposible ver el lugar del derrumbe. Los dos pescadores se percataron del peligro y sabian que si un auto entraba al puente por cualquiera de los dos extremos no iba a poder ver el peligro sino hasta que fuera demasiado tarde, el puente entero colapsaria y el auto se precipitaria al río. Era una situación con riesgo de muerte o heridas serias. Uno de los pescadores le dijo a su amigo: – ¡Tenemos que hacer algo! ¿Qué seria aquella cosa que un cristiano haria? – pregunto. Su amigo hizo silencio por un momento y luego de pensarlo respondio: – ¿Construir un hospital?-

Yo se que te puede sonar ridicula su respuesta. Pero la triste realidad es que la mayoria de los cristianos reaccionamos asi. Preferimos la medicina correctiva antes que la preventiva. Preferimos construir el hospital despues de la catastrofe antes que poner un par de letreros de advertencia diciendo que el puente esta caido al medio.

Algunos son como niños, en el mejor de los casos estan prontos a recibir el consejo una vez que ya es tarde y ya no hay remedio, en lugar de recibir la reprensión y prevención cuando todavia habia tiempo, cuando la mala decision no habia sido ejecutada. Otros no desean el consejo y corrección ni siquiera despues que han metido la pata. Son como piedras, no les entra nada.

No estamos acostumbrados a Rendir Cuentas ni a que nos las rindan. A menudo algunos permitimos que una persona venga y nos aconseje cuando estoy en una situacion bien mala despues que tome malas decisiones. Pero no estoy dispuesto a permitir que alguien se meta con libertad en mi vida para prevenir situaciones como estas y amonestarme desde antes. Es decir no Rindo Cuentas. Rendir Cuentas es un signo de madurez espiritual.

En la Biblia Dios dijo a Jeremias:

“Engañoso es el corazón mas que todas las cosas, y perverso. ¿Quién lo conocera? Yo Jehova, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras. Jeremias 17:9-10”

Puesto que mi corazón es engañoso, yo necesito alguien a quien Rendir Cuentas. Alguien que me hable de parte de Dios y me haga ver la insensatez de mi corazón.

Yo necesito alguien que me hable de parte de Dios y no alguien que me hable según su humano razonamiento cuyo corazón tambien es engañoso igual que el mio. He aquí la importancia de que la persona a quien rindo cuentas me hable con la Biblia.

Nosotros somos muy hábiles para escondernos detrás de un impenetrable escudo de racionalizacion, autojustificación, excusas y negación.

Alguien dijo una vez: “ Nosotros negamos, suprimimos, minimizamos lo que sabemos que es verdad. Afirmamos, adornamos y elevamos lo que sabemos que es falso. Nosotros embellecemos feas realidades y nos vendemos a nosotros mismos esas versiones embellecidas”. Muchas veces estamos demasiado ciegos espiritualmente para vernos tal cual somos. Por eso necesitamos rendir cuentas. Necesitamos alguien que nos enfrente con la verdad sin adornos.

Los sabios y exitosos tienen personas bajo ellos, sobre ellos y alrededor de ellos a quienes voluntariamente se someten para dar cuentas. Realmente cualquier cosa que una persona haga que esta sujeta a riesgo de error requiere la presencia de otra persona a quien dar cuentas. Eso nos involucra a todos, nadie queda exento.

I ¿Qué es Rendir Cuentas?

Es TODO LO CONTRARIO a vivir la vida independientemente sin querer ser responsable ante nadie de mi conducta y decisiones.

Es estar rodeado de las personas correctas y darles a ellas la libertad de entrar en mi vida y amonestar, advertir, aconsejar, exhortar, prevenir, reprender y corregir cualquier cosa que no este de acuerdo a la Palabra de Dios en mi vida.

Es estar expuesto, no a todo el mundo, ni a cualquier persona, sino a la persona correcta para que me corrija y amoneste: una persona que es hijo de Dios, espiritual, cuya mente esta en la Biblia y que me va a hablar con la Biblia y que no va a andar por ahí chismeando mis intimidades.

Los sabios siempre tienen personas correctas a quienes rinden cuentas. Estas personas correctas son un escudo protector contra el fracaso. En cambio los necios y fracasados se han aislado a si mismos sin permitir a nadie entrar en sus vidas para reprenderles, para corregirles. Los necios se molestan si otra persona les reprende o amonesta. Para ellos es una gran ofensa que alguien se haya atrevido a entrar en su vida y amonestarles con la Escritura. A sus propios ojos son casi perfectos, siempre listos para excusarse, para autojustificarse. Siempre tienen a la mano una frase como “lo hice porque” en lugar de responder diciendo “no tengo excusa, tienes razon”.

II ¿Habla la Biblia sobre Rendir Cuentas?

El primero en inventar el Rendir Cuentas fue Dios.

“De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí”. Romanos 14:12

Dios es la persona suprema a quien, queramos o no queramos tendremos que rendir cuentas. Algunos, los salvos en el Tribunal de Cristo y otros los no salvos en el Juicio del Gran Trono Blanco.

Ciertamente si decidieramos hoy rendir cuentas a personas correctas, cuando estemos rindiendo cuentas delante de Dios nos iria mejor.

“No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca. Corrige al sabio, y te amará. Da al sabio y será mas sabio. Enseña al justo y aumentará su saber.” Proverbios 9:8-9

El sabio es una persona que ama el rendir cuentas, ama el ser corregido. En cambio el necio aborrece a quien le amonesta y reprende. La elección es tuya: ¿Qué tipo de persona quieres ser tu un sabio o un necio? Si quieres ser sabio no tienes que tener temor de ser reprendido, de dejar que alguien entre con libertad a tu vida y te marque lo que no está de acuerdo a la Palabra de Dios. Son los necios los que se molestan, los que no quieren que nadie se meta, los que no aman la corrección.

III ¿A quien rendir cuentas?

1. Debemos rendir cuentas solo a creyentes es decir, hijos de Dios, miembros del cuerpo de Cristo.

1 Corintios 12 nos habla del concepto de Rendir Cuentas ilustrandolo con un excelente ejemplo: somos un cuerpo en Cristo.

“…para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan. Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular…” 1 Corintios 12:25-27

Una primera cosa que tenemos que entender en cuanto a Rendir Cuentas es que las personas a quienes rendimos cuentas deben ser parte del cuerpo. Es decir deben ser cristianos, es decir, salvos. No podemos pensar en rendir cuentas a un no creyente por mas amigo que sea de ti. De hecho tus amigos mas cercanos deberian ser creyentes.

Es vital que un hijo de Dios tenga a otro creyente a quien rendir cuentas, una persona en quien confie, ore con el, le aconseje, le escuche, le anime, pero tambien que SIN MIEDO le exhorte, reprenda, amoneste y corrija en amor. Una persona que no siempre me diga lo que “yo quiero oir” o lo que resulta suave a mi oido, sino que aveces me diga lo que “me duele escuchar” pero es verdad.

Muchas veces tenemos “amigos” pero estos no estan dispuestos a decir la verdad en la cara, que es la que necesito oir. No estan dispuestos a poner en riesgo la amistad con tal de hacerme bien haciendome ver mis errores. Por no ofenderme me dejan seguir mi camino hacia la destrucción. El problema es que este tipo de amigos que no reprende, que no dice cosas incomodas, que no me confronta, es el tipo de amigos que casi siempre nos gusta tener, los preferimos y buscamos. Preferimos a la gente que nos dice lo que queremos oir antes de aquellos que por amor nos corrigen usando la Palabra de Dios.
2. Debemos rendir cuentas ante creyentes espirituales.

Galatas 6:1-2 dice: “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espiritu de mansedumbre, considerandote a ti mismo, no sea que tu tambien seas tentado. Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid asi la ley de Cristo”

Aquí vemos otro principio importante: la persona a quien tenemos que dar cuentas debe ser espiritual. ¿Cómo podriamos definir qué es ser espiritual? La misma Biblia nos dice en:

Romanos 8:5 “Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne, pero los que son del Espiritu, en las cosas del Espiritu”.

Una persona espiritual piensa con la Biblia. Tiene la Biblia en la mente y habla la Biblia. No es sabio en su propia opinion sino busca la sabiduria de la Biblia. Te aconseja con la Biblia, te muestra tus errores en la Biblia. Por tanto debe ser una persona que conozca la Biblia. Se preparará con la Biblia para hablarte. Es una persona que orará por un tiempo antes de darte algun consejo o antes de ir a corregir algo en tu vida. Es mas seguramente algunas veces cuando tu busques su consejo te dira: “dejame orar antes de darte un consejo”. Es una persona que querrá depender de Dios en todo cuanto te diga.

Si buscas rendir cuentas a alguien que te hablara de su propia filosofia, de su propio razonamiento y no de la Palabra de Dios, estaras tanto o mas en riesgo de error como si no buscaras consejo de nadie.

Aquí es donde de nuevo muchas veces erramos escogiendo a quienes tenemos que dar cuentas. Muchas veces escojemos por amistad, por simpatía, por afinidad y no por espiritualidad y conocimiento biblico. Seria como buscar que te opere un medico cirujano que tiene buena apariencia fisica y que parece un artista de cine, en lugar de buscar un medico que tiene suficientes estudios, años de experiencia y un historial de buenos resultados para operarte.

Aquí hay otros versiculos que apoyan el rendir cuentas:

Hebreos 10:24 dice: “Y consideremonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortandonos, y tanto mas, cuando veis que aquel dia se acerca”

1 Tesalonicensenses 5:11 dice: “Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, asi como lo haceis”

Eclesiastes 4:9-10 “Mejores son dos que uno, porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantara a su compañero, pero ¡Ay del solo! Que cuando cayere, no habra segundo que lo levante”

¿Eres tu una persona que da cuentas o un solitario?

¿A quien escojes para rendir cuentas? ¿Al amigo que te dice cosas placenteras y suaves o al que usando la Palabra de Dios te dira la verdad en la cara?

¿Qué tan profundo puede llegar aquel a quien tu das cuentas?

¿Le das completa libertad de entrar a cualquier area de tu vida y amonestarte?

¿Eres tu de los que se molestan cuando alguien se mete en tu vida y trata de corregir aquello en lo cual no andas de acuerdo a la Palabra de Dios?

Si quieres ser exitoso espiritualmente debes permitir que tus lideres espirituales entren a tu vida y te corrijan. Si tu eres de los que se molestan, o de los que se autojustifican teniendo siempre una excusa, entonces estas construyendo ladrillo a ladrillo tu propia prision de fracaso. Estas construyendo barrote a barrote tu celda.

IV. La tragedia de no rodearse de personas a quienes dar cuentas: La historia de David y Betsabe

La tragedia de lo que pasó al rey David con Betsabé es una muestra de lo que puede suceder cuando NO NOS RODEAMOS de personas a quienes tenemos que rendir cuentas sino de aquellos que nos “permiten pecar” sin amonestarnos. Es decir aquellos amigos que no quieren “poner en riesgo la amistad” y nos dejan seguir camino a nuestra autodestrucción.

Veamos su historia relatada en 2 Samuel capítulos 11 y 12…

David se quedó en Jerusalem en el tiempo en que los reyes iban a la guerra. David envió a Joab junto con sus hombres y con todo el ejercito de pueblo de Israel. Y nadie le dijo: -David, ¿Por qué te quedas aquí, tu lugar es con tu ejercito en el campo de batalla-

La historia continua diciendo que una tarde David se levantó de su lecho y caminó por la azotea del palacio. Y nadie le dijo: –David, por que duermes de día cuando deberías estar trabajando en lugar de pereceando en tu cama.-

Al caminar por la azotea del palacio desde alli vio a Betsabe que se estaba bañando. La mujer era muy hermosa y David envió a alguien para averiguar quien era ella. Alguien le dijo que esa era Betsabe, la hija de Eliam, mujer de Urias Eteo. Y nadie le dijo: – Pero David, no se supone que debas estar mirando a un mujer bañandose, eso es algo inmundo, impuro y estas pecando contra Dios. Ni siquiera tendrías que interesarte por quien es ella.-

Luego David envio mensajeros para traerla. Y nadie le dijo: -David no iremos a traerla, no participaremos de tu pecado. Lo que estas a punto de cometer David, es pecado de adulterio. Estas traicionando primero a Dios y luego a uno de tus mejores hombres.-

Ella vino a él, y el durmió con ella. Y nadie le dijo: David saca a esa mujer de allí, ella no es tu esposa. Es adulterio lo que estás cometiendo. Nadie tocó a su puerta para evitar que cometiera ese gran pecado. Nadie hizo nada, nadie dijo nada. Fueron amigos pasivos.

Luego ella se purificó de su inmundicia y se volvió a su casa. Luego ella concibió y envió a decir a David, diciendo que estaba encinta. Mas adelante David inicia una conspiración para matar a Urias eteo y una vez muerto, se casó con Betsabé.

Es un grave error NO RODEARNOS de personas a quienes tenemos que dar cuentas. Es un error demasiado caro y un pecado contra nosotros mismos y contra nuestra vida misma. Es a mí mismo a quien me hago daño no teniendo estas personas alrededor de mí.

Para este momento David tenia alrededor de 50 años, ya habia reinado por 20 años, fue un musico talentoso, poderoso guerrero y lider capaz. El disfrutó de su caminar con Dios intimamente, de tener una familia saludable, de una estable situacion politica y de una serie de victorias militares. David era el rey que lo tenia todo. Lo unico que no tenia era a Betsabe. Y eso era lo que el queria.

Un tragico error que a menudo se deja de ver era que Urias no era una cara desconocida para David. No era un soldado mas, sino uno de los valientes de David ( 2 Samuel 23:39)

David no se levantó un día pensando: -hoy voy a cometer adulterio- El empezó su ruta de descenso espiritual tomando “pequeñas malas decisiones”. Como por ejemplo tomando una esposa adicional y luego otra y otra y otra. Eventualmente llegó a tener siete esposas pero aun así no le fue suficiente, así que llegó a tener un harem. Empezó poco a poco a estar fuera de control. Pero todo esto sucedió porque no se rodeó de personas que le marcaran su error, que le mostraran su pecado en su cara. Realmente el único que luego llegó a marcarle su pecado y enfrentarlo cara a cara fue el profeta Natán. Oh, si tan solo todos los amigos de David hubieran sido como Natán. Si sus amigos hubieran sido lo suficientemente valientes para enfrentar a David con su pecado, David no hubiera llegado a cometer los pecados que cometió.

Debemos ser intencionales en cuanto a invitar a personas como Natán a nuestra vida y darles permiso de meterse con libertad y profundamente para corregir, amonestar, reprender, advertir, aconsejar, exhortar, prevenir.

¿Qué quieres para ti fracaso o victoria? Eso dependerá de si eres o no una persona que rinde cuentas y de a que tipo de personas rindes cuentas

Por: Rafael Charpentier. Usado con permiso.

Anuncios

5 comentarios en “Rendir cuentas, una muestra de madurez cristiana

  1. Kez

    Qué hacer cuando mi corazón sabe lo que quiere, sabe a donde llegar, en donde quiero estar , si no sé si eso es lo correcto para mi ? No se cuál sea el plan de Dios que tiene para mi , se que “el corazón del hombre traza su rumbo, pero sus pasos los dirige el Señor” , si yo quiero algo , Dios querrá lo mismo para mi????? Será su voluntad ???? Espero pueda responderme , leo la Biblia y justo hoy soñé algo que no recuerdo bien que era, pero era un pasaje de Números , y encontré , al abrir Números , que decía que no había que dejarse llevar por los impulsos del corazón , me siento un poco confundida ……..

    Kez

    1. Caramelo

      Debería dejarte llevar por lo que te Dicté el corazón y si sabes que está mal no hacerlo. Lo digo por experiencia _deje ir a él amor de mi vida por ser ateo cuando en vez de juzgarlo debí comprenderlo y no dejarme llevar por lo que está bien ,sino tratar de cambiar su manera de pensar hablándole con cariño sobre la palabra de Dios ,pero no lo que hice fue juzgarlo y dejarlo ir. Posdata: no dejes ir tus sueño ni lo que quieres ,trata de encontrar un modo para no perder eso que quieres sin perder el respeto hacia Dios, Inclina todo en una balanza para que ni tú ni Dios queden afuera de el caminó a la alegría y a la vida llena de amor y paz.

  2. Hace poco me he enterado de otro caso de adulterio en la vida de un ministro, en este caso, de un hombre de que Dios ha usado para enseñarme mucho en el pasado. Creo que el rendir cuentas es necesario para protegernos como hombres de Dios.

    La pena es que cada vez se complica el reto de encontrar hombre sabios a quienes poder confiarles, no solo nuestras victorias en Cristo, sino tambien nuestras luchas, tentaciones y carencias.

    Que Dios te siga usando.
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s