Jesucristo llama a Mateo


Acá estamos continuando con los temas basados en el libro del Dr. John MacArthur, según su tesis, nuestro Señor Jesucristo expuso el evangelio de la gracia de una manera clara cuando conversó con diferentes personas que los Evangelios nos registran, ya hemos mencionado a Nicodemo y a la mujer samaritana, en esta oportunidad analizaremos a Mateo, el evangelista. Nuevamente continuaremos con la misma rutina, examinando lo que el Dr. MacArthur nos dice en su libro, El Evangelio según Jesús, y luego daremos un vistazo a las Escrituras.

En Mateo 9, Jesús le dijo a Mateo, un recaudador de impuestos, “sígueme” (Mateo 9:9). Luego, Jesús comió en la casa de Mateo (Mateo 9:10). Cuando los fariseos se quejaron de que Jesús estaba comiendo con “publicanos y pecadores”, Jesús respondió que no había venido a llamar a Justos, sino a pecadores al arrepentimiento (Mateo 9:10-13). MacArthur denomina esto “la conversión de Mateo”. Señala que Lucas agrega: “dejándolo todo” (Lucas 5:28). Luego dice; el (es decir, Mateo) pagó un gran precio; quizá un precio más elevado que cualquiera de los otros discípulos” (p.61,62). “sabía para que se estaba comprometiendo. Había considerado el costo, y estaba preparado para obedecer” (p.63)

¿Registra Mateo 9 la conversión de Mateo o su llamado al discipulado? ¿dejó él todo con el fin de que sus pecados le fueran perdonados o para convertirse en un discípulo y siervo de Cristo?. Anteriormente, en el evangelio de Mateo, la invitación de Pedro y Andrés de “sígueme” (Mateo 4:19) no fue un llamado a la conversión, sino al discipulado. ¡No hay manera de que la invitación de Mateo 4 pudiese ser la conversión de ellos porque ya eran convertidos! En Juan 1, que cronológicamente sucedió antes de Mateo 4, ellos descubrieron quién era Jesús (ver Juan 1:40-42). Juan dice específicamente que creyeron  (Juan 2:11). Fue después de su fe en Cristo que Él los invitó diciendo “síganme”. Mateo 9 no es el llamado de Mateo para la salvación, sino su llamado para el discipulado.

Además de la declaración de Jesús de que no había venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento, no se halla un comentario en cuanto a la conversión de Mateo, sino más bien una observación diferente a la crítica de los fariseos de que estaba comiendo con “publicanos y pecadores” (Mateo 9:11). Mateo 9 no es la enseñanza de que Mateo “pagó un gran precio… calculó el costo y estuvo preparado para obedecer  de manera que se le perdonase los pecados. Está enseñando que hizo todo eso para seguir a Cristo. Recuerda, tal como MacArthur mismo lo señaló en el capítulo 3, el agua viva es “gratuita” (p. 58). Si Jesús pagó el precio, entonces Mateo no tenía que hacerlo. Si Mateo pagó el precio, ¿por qué tuvo que pagarlo Jesús? Si Jesús pagó el precio, y Mateo tuvo que pagarlo también, entonces, la salvación se pagó dos veces. ¡La verdad es que la salvación era demasiado costosa para que Mateo la pudiese pagar de alguna manera!

Anuncios

Un comentario en “Jesucristo llama a Mateo

  1. Pingback: ¡Una salvación tan grande! « Compartiendo la Palabra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s