Similitudes entre las sectas destructivas y las “iglesias sectarias” (Parte 2)


Esta es la segunda parte y final de 8 puntos de coincidencia, desde una perspectiva cristiana entre las sectas destructivas y las iglesias sectarias.

5.“LAVADO” DE CEREBRO: “… no os hagáis esclavos de los hombres…” (1ª Cor 7:23)

En una secta destructiva toda iniciativa propia, todo atisbo de personalidad, espíritu critico, lógica, razón, moral, la capacidad de reflexión, criterio y sentido común son borrados de la mente del adepto por medio de un adoctrinamiento permanente. Adquirirá un lenguaje especial, una tono de hablar especial, gestos, formas de vestir raras, etc. Se producirá una “regresión a la infancia”: Es más cómodo no pensar y dejarse dirigir, no luchar. Las personas sumisas son las más fácilmente manipulables. Los amigos, familiares y relaciones sociales son sustituidos por el gurú y los demás adeptos. El adepto se termina convirtiendo en un esclavo, en un pelele en las manos de su gurú.

En una iglesia sectaria la situación es similar: Manipulando la Biblia se puede obtener cualquier doctrina. El miembro de la congregación sectaria, por miedo a desagradar a los hombres, aceptará doctrinas impuestas, pensamientos e ideas humanas vestidos de piedad por muy locos que estos puedan parecerle. Comenzará a hablar con un vocabulario y un tono de voz común al resto de su congregación. Se producirá también en otra medida una “regresión a la infancia”: Es más cómodo no pensar y dejarse dirigir, no luchar por una fe y relación con el Señor propias y aceptar la fe del líder de su iglesia. Los amigos, familiares y relaciones sociales se satanizan y éstos son sustituidos por el líder y los demás miembros. El prosélito se termina convirtiendo en un esclavo de las opiniones de los demás miembros de su congregación, en un pelele en las manos de su Líder religioso.

6. ECONOMÍA: “…su dios es el vientre…” (Filipenses 3:19)

En una secta destructiva esta es una de las principales motivaciones del gurú: La obtención de beneficio económico (cuando no el poder, sexo o cosas semejantes). La recaudación de fondos disfrazada de proyectos altruistas y beneficiosos es una de las principales obligaciones de los adeptos: Pueden vender propiedades, dar sus sueldos, dejar el trabajo y cosas semejantes para agradar al líder, llegando a descuidar la manutención de sus propias familias.

Lo sutil de los métodos que se usan para esto hace imposible un resumen de los mismos.

En una iglesia sectaria no basta con las normales y necesarias aportaciones económicas fijadas por las enseñanzas de la Biblia. Un gran porcentaje de sermones tratan de la “bendición del dar” y de la “maldición del no dar”, se da más importancia a esto que a predicar sobre la santidad y cosas semejantes.

A estos “espabilados” les es más fácil pedir que trabajar. Viven en su pequeño mundo, que se han ido construyendo poco a poco a base de los demás, y no van a dejar que cualquiera venga a estropearles su pequeña parcela de “cielo en la tierra”.

Generalmente el líder de nuestra pseudosecta cristiana es el más bendecido por las aportaciones de los fieles, no importa que algunos miembros estén pasando penuria.

En general su casa, su sueldo, su coche, están por encima de la media de la iglesia, sin que los haya ganado con el sudor de su frente. Es muy raro encontrar a uno de estos líderes que haya tenido alguna vez un trabajo estable y regular. Les gusta muy poco trabajar, y al final en algunos casos (“evangelio de la prosperidad” por ejemplo), la mayor parte de los miembros a su vez no tiene trabajo, están viviendo como parásitos de las ayudas sociales o mirando al cielo esperando que otros les bendigan económicamente.

Anécdota “graciosa” (o “mejor tomárselo con humor”): Conocí, hace muchos años, a un pastor de una iglesia independiente del movimiento de la “súper-fe” y “prosperidad” -a día de hoy ya ha recorrido varias “modas espirituales” más- que dijo ofrendar su automóvil usado a su congregación. Pasó tres o cuatro días dando pena a los demás con un pequeño coche prestado y hecho polvo, y después apareció con una flamante berlina alemana que muy pocos en su iglesia se podrían permitir. Su comentario público fue decir que él había sembrado su coche en el reino de Dios, y que ahora Este le devolvía un último modelo como regalo. ¡Vaya morro! Y nadie dijo nada, por supuesto: no hay peor ciego que el que no quiere ver. No estoy contra el que un pastor pueda tener un buen coche, pero si estoy en contra de que tenga una cara tan grande como para pensar que la gente es tan tonta. Ya decían los romanos aquello de “excusatio non petita, acusatio manifesta sunt” (“Excusas no pedidas, son acusaciones manifiestas“)… ¡En fin! mejor reír… para no llorar.

7. SALUD: “…no tentarás al Señor tu Dios…” (Mateo 4:7)

En una secta destructiva, la salud y las sanidades milagrosas suelen ser uno de los temas fuertes. La sustitución de los métodos de la medicina tradicional por la meditación, medicinas alternativas, dietas especiales, curanderismo, imposición de manos del gurú y cosas semejantes han llevado a muchas personas a un deterioro grave de su salud e incluso a la muerte. En todo caso es propio de este tipo de sectas el poner en relieve los errores de la medicina tradicional con el fin de potenciar la esperanza en sus propios métodos y obtener beneficio de la desesperación de los demás.

En una iglesia sectaria se sustituyen los genuinos milagros por el “milagreo”, se lleva a abandonar, en nombre de una mal entendida fe, la medicación impuesta por los profesionales de la sanidad. Se fomentan los testimonios entusiastas (pero nunca documentados médicamente) de aparentes y tan curiosas sanidades como un dolor de cabeza, un dolor de muelas, el estiramiento de una pierna y cosas semejantes, que llevan a las personas con enfermedades graves (SIDA, Cáncer, etc.) a caer en el error de dejar de tomar medicinas, etc.

Personalmente he conocido personas que han puesto seriamente en peligro su salud en nombre de una fe que en ocasiones no es sino tentar a Dios.

Alguien dijo que en el infierno debería haber un sitio especial para los que trafican con las desgracias y la desesperación de la gente.

8.ABANDONO DEL GRUPO: “…puestos los ojos en Jesús…” (Hebreos 12:2)

En el caso de sectas destructivas, el tratar de abandonar el grupo puede estar castigado con la muerte. Generalmente el que trata de dejar el grupo es sometido a una fortísima presión.

Salido del grupo se prohíbe al resto de los adeptos tener ningún tipo de contacto con el “descarriado”, se habla de él como un traidor, un endemoniado, un elemento peligroso y dañino.

A todo esto se une que no tiene otros amigos o referencias que los que la secta le ha estado proporcionando durante años, por lo que se pueden causar sentimientos de culpabilidad, temor, vacío, etc. y graves trastornos de personalidad.

En una iglesia sectaria se tachará de apóstata, oveja negra, elemento dañino y cosas semejantes al que la abandone.

Sutilmente o no, se procurará que el resto de los fieles no tomen contacto con él. Se darán casos en los que incluso miembros de una mismas familia, profesantes de la fe cristiana, rompan toda relación los unos con los otros.

Quien abandona la iglesia sectaria aunque sea para integrarse en una congregación cristiana, se pierde: se ha vuelto un religioso, “nunca fue verdaderamente de los nuestros”. Se le asesina dos veces, por un lado con la expulsión, y por otro lado con las crueles y despiadadas palabras que le siguen detrás, sin que se le de derecho a defenderse.

La condenación y temor que se impone sobre quien trata de dejar la pseudosecta pueden causarle graves trastornos emocionales.

Nota Final: Dios quiera que con estas palabras pueda ayudarte a no caer en las garras de un grupo sectario o despótico, y que si estás en él, al menos puedas tener tus ideas más claras y que si un día pasas a ser víctima, no digas que nadie te advirtió.

Ahora te dejo con una cita que quizá te haga reflexionar algo más:

“Debe tenerse mayor cuidado y precaución frente a los necios que frente a los malvados(D. Bonhoeffer, Pastor Protestante asesinado por los Nazis por ser uno de los pocos que alzaron su voz para denunciar el antisemitismo y el holocausto)

Autor del estudio: J. P. V.

Fuente: Cristianismo Primitivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s