La Biblia es Palabra de Dios


La Biblia es la Palabra de Dios, cada vez se hace más necesario que el creyente profundice en el conocimiento de las doctrinas fundamentales de la Escritura, con más razón cuando vemos que cada día se multiplican más y más errores filosóficos y teológicos que están confundiendo a toda la cristiandad. Nuestro propósito es exponer en forma diáfana una teología bíblica.

El Dr. Charles Ryrie en su libro “La Biblia, Verdad sin error” nos lo dice de la siguiente manera:

“Cada generación tiene sus problemas doctrinales, y los que han surgido hoy en día en el área de la Biblia son serios, ya que tocan la base de la autoridad y de la verdad de nuestra fe. Uno de los problemas contemporáneos más importantes trata sobre la inerrabilidad de las Escrituras. Inerrable significa “exento de error”, y los diccionarios consideran el término un sinónimo de “infalible”, lo que significa “no propenso al engaño, seguro”. Realmente hay poca diferencia en el significado de las dos palabras, aunque históricamente el uso de inerrable, en relación a la Biblia es más reciente. Si hay alguna diferencia, en el significado de los dos términos, sería que infalible incluye la idea resultante de ser fidedigno, mientras que inerrable enfatiza principalmente la veracidad de las Escrituras.”

¿Por qué comenzar el estudio de la doctrina bíblica con bibliología?

  • Será la base para las demás doctrinas, si dudamos que su mensaje sea fehaciente, entonces será imposible creer en las otras doctrinas.

  • Además, “las Sagradas Escrituras conforman el libro más destacado que el mundo haya visto jamás. Son antiquísimas. Contienen un registro de los eventos de interés más profundos. La historia de su influencia es la historia de la civilización. Lo mejor y más sabio de la humanidad ha atestiguado acerca del poder de las mismas como un instrumento de instrucción y santidad; y habiendo sido preparadas por medio de hombres que «hablaron de parte de Dios, siendo movidos por el Espíritu Santo», para revelar «al único Dios verdadero y a Aquel a quien ha enviado, esto es, a Jesucristo», tienen sobre esta base las demandas más poderosas en lo que hace a nuestra consideración atenta y reverente”
  • Otra razón por la que comenzamos estudiando bibliología es porque nuestra actitud hacia las Escrituras determinará los conceptos y las conclusiones emanadas de sus enseñanzas.

Terminología

  1. La palabra Biblia proviene de las palabra griega biblos (Mt. 1:1; Lc. 4:17) y su significado es libro. Era de uso general porque se escribía en el junco del biblo o papiro, en griego pasó a designarse de esa manera, y más tarde se generalizó para los libros sagrados. Mr. 12:26; Lc. 3:4; 20:42.
  2. La palabra “testamento” significa pacto, y es el término usado por Dios mismo para referirse a la relación que estableció entre sí mismo y el hombre. El término pacto se usó primeramente para hacer referencia a esa relación entre Dios y el hombre, más tarde se usó para aquellos libros que contenían la narración de esa relación.
  3. Tenemos textos de principios del tercer siglo de la era cristiana de Orígenes donde encontramos que utiliza el término “Pacto Antiguo” y “Pacto Nuevo” para referirse a las Escrituras.
  4. La palabra “Escritura” o “Escrituras” son usadas en el NT para designar los libros sagrados del AT, que eran considerados como inspirados (Ro. 3:2; 2 Ti. 3:16). Escrituras son usados en textos como Mt. 22:29; Mr 12:24; Jn. 5:39; 2 Pe. 3:16. Ambos términos son usados para referirse a los Escritos Sagrados.
  5. “Palabra de Dios”, el término más completo y significativo. Suficiente para justificar la fe del cristiano más débil. Usado también para aquella palabra en forma escrita. Mr. 7:13; Ro. 10:17; 2 Co. 2:17

Divisiones de la Biblia

Estas son las divisiones que tenemos en nuestra Biblia:

Antiguo Testamento

Pentateuco Libros Históricos Libros Poéticos Profetas Mayores Profetas Menores
Génesis

Éxodo

Levítico

Números

Deuteronomio

Josué

Jueces

Rut

I Samuel

II Samuel

I Reyes

II Reyes

I Crónicas

II Crónicas

Esdras

Nehemías

Ester

Job

Salmos

Proverbios

Eclesiastés

Cantar de los Cantares

Isaías

Jeremías

Lamentaciones

Ezequiel

Daniel

Oseas

Joel

Amós

Abdías

Jonás

Miqueas

Nahum

Habacuc

Sofonías

Hageo

Zacarías

Malaquías

Nuevo Testamento

Evangelios Historia Cartas paulinas Cartas Universales Profecía
Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos de los Apóstoles Romanos

I Corintios

II Corintios

Gálatas

Efesios

Filipenses

Colosenses

I Tesalonicenses

II Tesalonicenses

I Timoteo

II Timoteo

Tito

Hebreos

Santiago

I Pedro

II Pedro

I Juan

II Juan

III Juan

Judas

Apocalipsis

Los Idiomas de la Biblia

El Antiguo Testamento fue escrito en hebreo y algunas porciones en arameo. Ambas lenguas son de origen semítico.

El Nuevo Testamento fue escrito en griego (koiné), lenguaje de uso diario en el mundo grecorromano de la época.

«Actitudes frente a la Biblia

  1. Racionalismo. a. En su forma extrema, niega la posibilidad de cualquier revelación sobrenatural. b. En su forma moderada, admite la posibilidad de la revelación divina, pero siendo siempre la mente humana el árbitro o juez decisivo de la revelación.
  2. Romanismo. La Biblia es producto de la tradición oral de la Iglesia; no es el único canal de la revelación divina, y además, no puede interpretarse privadamente. Por eso, la Biblia no es por si sola la autoridad decisiva.
  3. Misticismo. La experiencia comparte con la Biblia su autoridad.
  4. Neo-ortodoxia. La Biblia “contiene” la Palabra de Dios, pero no “es” la Palabra de Dios; por tanto, es un testimonio falible de la revelación de Dios en Su Palabra, Cristo.
  5. Sectas. La Biblia y los escritos de algún líder particular de la secta son igualmente autoritativos.
  6. Ortodoxia. Sola la Biblia es el fundamento autoritativo.»