Teología de la Prosperidad


Hace unos días atrás vimos este video por la televisión nacional (Costa Rica) y es verdaderamente doloroso ver como el nombre de Dios es blasfemado por aquellos que no le temen a consecuencia de unos que se proclaman servidores de Dios; pero la Biblia ya nos ha hablado de ellos: Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.” (II Pe. 2:1-3)

Debemos saber dar una respuesta bíblica a toda esta falsa enseñanza del movimiento de la prosperidad.

Más abajo deseo compartirles algunos “lugares” dentro de la web donde podemos encontrar información valiosa con respecto a las mentiras de la Teología de la Prosperidad, lo que vamos a pasar hacer en este momento es a compartir lo que creemos que dice la Biblia con respecto a la ofrenda para el tiempo de hoy.

La enseñanza la tenemos en el Nuevo Testamento, para ello vamos a ver que dice la Palabra de Dios, las dos cartas del apóstol Pablo a la iglesia en Corinto nos dan una guía.

I Co. 16:1-3 podemos ver varios principios:

En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. Y cuando haya llegado, a quienes hubiereis designado por carta, a éstos enviaré para que lleven vuestro donativo a Jerusalén.

  1. Preparación “ponga algo aparte”: El texto bíblico nos es claro que toda persona debe de prepararse de ante mano de cuánto es lo que va a dar para el Señor. La ofrenda es una manera de adorar Su nombre y de mostrar gratitud por lo que nos ha dado;  entonces lo que nosotros vayamos a entregarle debe de nacer de nosotros, no de la motivación, persuasión, manipulación de la persona que dirija el servicio ese día en el culto. La persona no debe de tomar la decisión de cuánto dar cuando está en la iglesia, ya el individuo por sí mismo está en un error e ignorando los principios bíblicos; esa decisión la toma en su casa, y llega preparado a la iglesia con esa cantidad. De esta manera no hay razón de por qué las personas tengan que ser movidas por los sentimientos y falsas doctrinas para dar.
  2. Prosperidad “según haya prosperado”: Este es otro principio que vemos en la Escritura. Lo que debo de dar debe estar en proporción a lo que el Señor me prosperó en la semana. Dar menos es inmoral, dar más es irresponsable; la medida es según me haya prosperado el Señor. ¡Algo clave!, no hay algo cuantitativo, queda a la disposición y corazón del individuo. Tiene que ser de esta manera porque sino sería contrario al punto anterior, que nos decía que debíamos preparar de antemano pero que tampoco allí nos marcó una medida clara. Otra razón por la que queda a la libre es porque vivimos en el período de la Gracia,  cada cuál dispondrá de la cantidad que quiera darle al Señor.
  3. Prudencia “cuando yo llegue no se recojan ofrendas”: Le llamamos prudencia porque se cuida el corazón de los ofrendantes y de aquellos que reciben la ofrenda. Pablo prefería que la ofrenda se recogiera antes que él llegara para que tal vez él nunca se enterara quienes y cuánto dieron cada uno. Así también los que no dieron por las razones cuales fueran, (total si la motivación era incorrecta cuenta darían delante del Señor y no de ellos) no tendrían de que avergonzarse delante del Apóstol.

El otro texto es II Co. 8:7-15

(7) Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia. (8) No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de otros, también la sinceridad del amor vuestro. (10) Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros, que comenzasteis antes, no sólo a hacerlo, sino también a quererlo, desde el año pasado. (11) Ahora, pues, llevad también a cabo el hacerlo, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis. (12) Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene. (13) Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez, (14) sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad, (15) como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos.

Las verdades de la Palabra de Dios que podemos ver acá son las siguientes:

  1. Es un privilegio “abundad también en esta gracia”: El contexto es de una necesidad que están pasando los hermanos en Jerusalén, Pablo ha motivado a algunas iglesias a colaborar en esta necesidad, pero nadie es obligado, quien lo hace tiene el privilegio de hacerlo, pero quien no lo hace, por la razón que sea (por su imposibilidad o por cualquier otra, indiferencia, insensibilidad, egoísmo, etc) no es coaccionado para cambiar de decisión. Volvemos a algo que ya habíamos mencionado, nace de la voluntad de cada uno.
  2. Es sobre la base de un principio “será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene”: Mi ofrenda para las necesidades de la iglesia, de la obra de Dios debe estar basada sobre lo que tengo, no puedo dar lo que no tengo. Hay un principio de responsabilidad que debo de respetar. Cuando hay una necesidad y se comparte con los hermanos para que ellos evalúen de acuerdo a sus posibilidades, en la medida en que fueron prosperados, etc.; estos hermanos, los que desean participar de esta gracia, deben de hacerlo sobre la base de un principio de responsabilidad; ofrezco de acuerdo a lo que tengo. ¡Cuánto fallamos en nuestras iglesias! De la totalidad de los que se ofrecen, rara vez es el 100% los que cumplen. Cómo sabemos que esto va a pasar, el liderazgo “juega” con porcentajes de respuesta. Tomamos más tiempo en la promoción y en el porcentaje de respuesta antes que enseñar este principio.
  3. Está sujeto a prioridades “porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez”: Es una irresponsabilidad dar y generar con esa ofrenda una necesidad para con los míos. Oímos historias de personas que han entregado autos siendo su herramienta de trabajo, o que son coaccionados a cosas similares. Esto es antibíblico y no agrada a Dios. Mi ofrenda no puede generar una necesidad en mi hogar.

Estimado hermano le motivo a que lea nuevamente el texto, lo estudie con su Biblia en mano y analice estos principios que hemos compartido. Es mi convicción que esta es la enseñanza de la Palabra de Dios para el día de hoy.

Analice esta información y tome decisiones.

Al principio de este blog mencioné que les iba a compartir algunos links sobre la Teología de la Prosperidad, estos son los siguientes:

El origen del movimiento.

Haga click acá para leer, o bien, descargar un libro que trata este tema. Deseo hacer una aclaración, no estoy de acuerdo con la posición teológica del autor del libro con respecto a los dones milagrosos, ustedes podrán leer en las Norma de fe de este blog que no creo en los dones milagrosos, el autor del libro en referencia sí, esto da más validez a la excelente exposición que hace de la Teología de la Prosperidad.

Anuncios

Un comentario en “Teología de la Prosperidad

  1. Pingback: Articulos sobre la teologia de la prosperidad « P. Arieu Theologies Web

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s