¿Quién es Jesús?


¿Cómo podríamos nosotros tener la seguridad de disfrutar la eternidad? ¿Cuál es el camino al cielo?

“Por Cuanto Todos Pecaron” – Romanos 3:23.
La Biblia me dice que todos los seres humanos somos pecadores y el pecado que usted y yo cometemos a diario nos separa de Dios, autocondenandonos al fuego eterno, al infierno, a causa de violar la ley de Dios con nuestro pecado. La mentira, el orgullo, el engaño, la inmoralidad, los vicios, la religiosidad, el robo, son todos estos hechos pequeñas muestras de nuestro corazón pecaminoso.

“No por Obras” – Efesios 2:8-9.
Buscando la solución a nuestro problema del pecado, encontramos en la Palabra de Dios que nada de lo que nosotros hagamos nos lleva al cielo. Si dejo de hacer lo malo no es suficiente, si comienzo a hacer solo lo bueno, tampoco es suficiente, porque ya hemos cometido pecado, y ese pecado por mínimo que sea nos condena al infierno, y somos totalmente incapaces de liberarnos del pecado por nosotros mismos.

“Más Dios Muestra su Amor”
La Biblia me dice que aunque sea incapaz de ser salvo por mi cuenta, “De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a un hijo unigénito, para que todo aquel que en el crea, no se pierda mas tenga vida eterna” “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Nosotros no tenemos la solución, Dios sí. Cristo murió en la cruz ocupando su lugar y el mío, el murió en mi lugar, y ahora desea darnos vida eterna, solamente debemos creer.

“Creer” – Juan 3:16
¿Qué debo creer para ser salvo?

  1. Creer que soy pecador. Romanos 3:23
  2. Creer que mi pecado me separa de Dios. – Romanos 6:23
  3. Creer que no hay nada que yo pueda hacer para ser salvo. – Efesios 2:8-9, Tito 3:5
  4. Creer que Cristo murió en mi lugar, y quiere perdonar todo mi pecado. – Romanos 5:8, Juan 3:16

Si usted se ha dado cuenta de su situación y desea pedirle a Cristo que sea su Salvador, simplemente, usted mismo hable con Dios, y con una convicción profunda en su corazón, digale:

“Señor, sé que soy pecador y mi pecado me ha separado de Ti.
Creo también, que no hay nada que yo pueda hacer para ser salvo.
Creo que has muerto en la cruz ocupando mi lugar y te recibo en
mi corazón como mi Salvador Eterno.
Gracias por salvarme. En el nombre de Jesús.”

Algo para tener claro, la oración no es mágica, no es que con solo repetirla eres salvo, observa que mencionamos “con una convicción profunda”, con esto queremos decir que la base es la fe que ejerzas. La oración que compartimos es una guía, pero puedes hacerlo con tus propias palabras, la fe que ejerzas hará la diferencia.

Ahora, según la Palabra de Dios usted es ahora Hijo de Dios (Juan 1:12), y ahora tiene entre otras bendiciones, una propiedad en el cielo, una morada eterna “donde el orín no corrompe, ni el ladrón mina y hurta”, una mansión en el cielo. Si el Señor tardó siete días en crear los cielos y la tierra, ¿Cómo será el lugar que nos prepara, si partió hace 2000 años?

Si usted recibió a Cristo como su Salvador, nos encantaría conocerle y saber más de usted. Esperamos su comentario. ¡Nos encantará saber de usted!

Tema afín:

Buenas Nuevas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s