Puntos verdaderos de la Doctrina de la Prosperidad


Suficiencia sí

Algunos de los puntos de la doctrina de la prosperidad son verdaderos y útiles en la medida en que su aplicación se enmarque dentro de los límites apropiados, algo que vale la pena revisar.

Como con muchas doctrinas conflictivas, hay aspectos que son verdaderos y otros falsos. Justamente por eso es controversial.

Examinemos 2 Corintios 9:6-12:

Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente: y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; como está escrito: Repartió, dio a lospobres; su justicia permanece para siempre. Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios. Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios.

Estos versículos enseñan con claridad que la voluntad de Dios es que los creyentes vivan a un nivel superior al de la mera subsistencia. (Hay excepciones que serán tratadas más adelante.) Este texto puede ser entendido bajo tres principios:

La siembra y la cosecha

Repetidas veces en toda la Escritura vemos el principio de la siembra y la cosecha. Cristo lo enseñó como la ley fundamental de cómo opera el DAR en el reino de Dios. En Lucas 6:38 nos enseña:

Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

También Pablo enseña que… todo lo que el hombre sembrare, eso también segará (Gálatas 6:7).

En el contexto de 2 Corintios 9 obviamente se refiere a dinero. Se expone el principio de que los cristianos pueden prosperar sobre el nivel de subsistencia y tener de sobra para dar a la obra del evangelio y a los que estén en necesidad.

El primer paso toma la ley de la siembra y la cosecha acompañado de un par de adverbios importantes: “escasamente” y “abundantemente.” Estos dos términos deben ser tomados en forma relativa, en proporción a los medios de cada uno y no en comparación a lo que otro pueda dar o a lo que el mundo pueda considerar “abundante.” Jesús reveló esto en el templo cuando una viuda desconocida entregó más que todos los demás (Lucas 21:3). A través de eso notamos que el DAR es cualitativo más no cuantitativo. Los maestros de la prosperidad están en lo correcto en este punto.

Motivos

Los motivos correctos son esenciales en el proceso. El término “generosamente” (eulogia, en griego) significa literalmente “bendición.” En el versículo 5 se le opone a “codicia” y se traduce “escasamente.”

Pablo enfatiza que el motivo del que da debe ser para ver bendiciones en otra persona y no el de obtener riquezas para sí mismo. La codicia no debe ser la motivación para dar. Los únicos motivos correctos son para la gloria de Dios y el aumento de las bendiciones a los demás.

No se debe olvidar a los pobres. Repartió, dio a los pobres, su justicia permanece para siempre (v. 9). Me sorprendió descubrir que el sujeto tácito (él), no se refiere a Dios, sino al creyente que da. Esta es una cita del Salmo 112 y, en su contexto, se refiere claramente al hombre justo.

Resultados de DAR

Ahora demos una mirada a los resultados generales de la obediencia a este patrón de dar:

Primeramente, el versículo 8 nos dice que Dios hará abundar todo tipo de gracia en nosotros. La gracia divina se hará evidente en cada instancia de nuestra vida. Podremos ser independientes. La palabra griega es autarkeia, que significa “autónomo,” implicando independencia y suficiencia. También dice que tendremos todo tipo de buenas obras y recibiremos no solo para cubrir nuestras propias necesidades, sino también para poder dar con generosidad y continuar con el ciclo.

En el versículo 10 vemos que Dios también aumentará los resultados de nuestro ministerio y los frutos de vuestra justicia. La palabra frutos (genemata, en griego) significa en este caso “retoños” o “progenie.” Es la forma sustantiva del verbo “engendrar.” Los frutos y los resultados de nuestro ministerio se ven aquí y aumentarán.

Seremos enriquecidos en todo con toda liberalidad, (v. 11). ¿Qué significa “liberalidad”? En griego, haplotes ordinariamente significa “sinceridad,” y se traduce como “generosidad.”

Fijémonos ahora en una palabra clave del contexto: “enriquecidos,” la cual es ploutizo en el original. Cuando se estudia otro idioma, a menudo uno puede descubrir el tono y sabor de cada palabra, más allá del significado simple del diccionario. Creo que el término “hacer rico” de la Nueva Versión Internacional es muy fuerte para este vocablo. Hay otro verbo relacionado que se usa en muchas otras partes de la Biblia.

Ploutizo no conlleva el significado de hacerse rico, como vemos cuando alguien dice: “Soy un hombre rico.” Esa es la palabra que uno esperaría escuchar cuando dos hombres de negocios dirían en un diálogo como el que sigue: “¿Cómo van los negocios?” A lo que el otro responde: “Me va bien.” Lo cual no significa que ya es rico, sino que su negocio va bien y está obteniendo una buena ganancia.

Prosperidad en el dar y el recibir

No debemos quedarnos con el superávit de la prosperidad. Este es el sentido literal de la frase enriquecidos con toda liberalidad. El saldo de la diferencia entre nuestras necesidades y nuestra prosperidad debe darse para la obra del evangelio.

Dios bendice a algunas personas para que puedan ser generosos, no para que se pongan a exhibir su prosperidad o a juzgar a otros cristianos pobres en cuanto a su falta de fe o a su espiritualidad.

He aquí la matemática del principio dado por Pablo: El ingreso próspero menos las necesidades presentes es igual lo que uno le da a Dios. El resultado se debe entregar a Dios y a su obra. El propósito de la prosperidad NO es una vida llena de lujos, sino el avance del evangelio.

Algunos maestros del movimiento reconocen esta interpretación, pero todavía sostienen la premisa básica de que la prosperidad es proporcional a nuestra justicia personal.

Bellas excepciones

La suficiencia es la voluntad de Dios para la mayoría de los cristianos. Aunque puede ocurrir una prueba ocasional, los creyentes experimentarán patrones coherentes de bendición económica, mientras van aprendiendo a ser obedientes al Señor en cuanto a DAR. Aunque aceptamos que esto es cierto en sentido general, Dios tiene algunas excepciones honrosas.

Algunos son llamados por Dios para que vivan en un nivel espiritual más elevado que la prosperidad. Hay algunos patrones en la Escritura en cuanto a las relaciones divinas con diferentes prioridades. Dios llama a algunos a que dejen unas bendiciones a favor de otros. No que sean ellos menos dignos, sino más dignos.

Excepción # 1: Cierto tipo de misioneros

Ya estáis saciados, ya estáis ricos, sin nosotros reináis. ¡Y ojalá reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros! Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles como postreros…

Los corintios tenían un problema: su orgullo espiritual. Dios los había bendecido materialmente, porque Pablo menciona que son ricos (1 Corintios 4:8). Habían evidentemente llegado a cierto nivel de comprensión de los principios gubernamentales del reino de Dios porque Pablo dice “reináis”… Y vemos cómo se burla el apóstol del orgullo espiritual de ellos, que había surgido después de haberse hecho ricos.

Podemos imaginarnos a los corintios diciendo: “¡Cielos! Hemos llegado verdaderamente a las fuentes de la fe, del poder y de la prosperidad. Hemos llegado a comprender los principios que gobiernan el reino de Dios. Hemos empezado a reinar realmente en vida con Cristo, con sabiduría y honor. Y no solo eso, sino que entramos a un nivel de vida que ni siquiera Pablo comprende. Después de todo, él es pobre. Si tuviera fe también sería rico, como nosotros. Tenemos que orar por Pablo para que Dios le dé la fe que necesita.”

Así que Pablo tuvo que quitar el velo que cubría los ojos de los corintios para que pudieran ver que habían caído en el pecado de orgullo espiritual. Pablo tuvo que explicarles que su llamado al apostolado era algo que sobrepasaba cualquier cosa que ellos conocieran. Observen cómo pone al descubierto el apóstol ese orgullo.

Nosotros somos insensatos por amor a Cristo, mas vosotros prudentes en Cristo; nosotros débiles, mas vosotros fuertes, vosotros honorables, mas nosotros despreciados (1 Corintios 4:10).

Algunas personas son llamadas a una vida de sufrimiento intercesor para bien del cuerpo de Cristo. Pablo menciona esto en Colosenses 1:24: “y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia.”

Este sufrimiento intercesor no es expiatorio, porque este aspecto fue totalmente cumplido en la cruz. Pero hay una vida intercesora de sufrimiento para bien del cuerpo de Cristo. Se menciona en el contexto cómo la vivió el gran apóstol: Hasta esta hora padecemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados, y no tenemos morada fija (1 Corintios 4:11). Un ministerio intercesor de este tipo requería no solo oraciones, sino cierta vida que lo llevara. Él vivió en un nivel mucho más profundo que la mayoría de los ministros experimentan.

Los corintios, inmaduros espiritualmente, no podían haber sido llamados por Dios para nada más allá que la mera prosperidad.

Excepción # 2: Persecución

En Hebreos 11, así como en otros lugares de la Biblia y de la Historia de la Iglesia, podemos observar que muchos cristianos se han visto forzados a sufrir escasez, dentro de la soberana voluntad de Dios, como resultado directo de su posición firme en la verdad. Esto se evidencia en naciones detrás de la Cortina de Hierro. En Hebreos 11:37 leemos:

Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada, anduvieron de aquí para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno…

Dios tiene una perspectiva diferente a la nuestra acerca de la persecución. Somos como los que observan un tapiz por el lado contrario, que cuando vemos una hebra que parece totalmente fuera de lugar deseamos arrancarla; pero vista del lado correcto, vemos que la misma hebra no solo está bien colocada sino que en realidad es ¡el tema principal de la obra!

Dios desea que sus hijos compartan Su gloria, pero ciertos aspectos de esta no pueden existir sin oposición. No hay héroes sin aventura; ni medallas olímpicas sin competencia, ni coronas sin cruces.

Una gloria obtenida fácilmente no es tal cosa. La gloria del luchador no está solo en su fuerza, sino en la de sus oponentes. El hecho de que en la lucha del cristiano, las armas usadas sean débiles, solo aumenta su gloria. David derrota a la espada, la lanza y la armadura del gigante con una piedra de honda. Jesús conquista a la muerte sometiéndose a ella. Los cristianos derrotan a la mano hostil dando la otra mejilla.

La persecución es, entonces, tanto el sello de la salvación del creyente como la perdición del incrédulo. Por eso es que Dios puede verla como una necesidad en ciertos casos. A veces las privaciones pueden ser resultado de presiones mundanas, y no solo una muestra de que la gente no sabe manejar las finanzas.

Excepción # 3: Crecimiento espiritual

No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia, como para tener necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Filipenses 4:11-13).

Pablo se enfrentó con un dilema encantador que todo misionero encuentra al agradecer a sus auspiciantes. Él quiere que ellos entiendan su gratitud hacia la generosidad que le muestran, pero clarifica que no depende de ellos. Ve al Señor como su sustentador a pesar de que estaba en tiempo de necesidad.

Pablo confiesa haber sufrido a veces de escasez, lo cual lo hizo humilde. ¿Quién se pararía frente a él a acusarlo de falta de fe?

Un maestro de la “Palabra” de fe escribe que el término “contentarme” significa en realidad “suficiencia” y que es el mismo vocablo utilizado en 2 Corintios 9:8. Indica que Pablo realmente quiso expresar que no solo vivía en riqueza, sino que predicaba y enseñaba acerca de la prosperidad como parte de la expiación.

Las palabras “contentarme” (Filipenses 4:11) y “suficiencia” (2 Corintios 9:8) son básicamente las mismas en griego: autarkes y autarkeia son “suficiente” y “suficiencia,” respectivamente. En esto, el dicho maestro está en lo correcto. Pero cae en error al no observar que la forma verbal de la cual ambas palabras se derivan, se encuentra también en 1 Timoteo 6:8: “Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.” Aquí no hay lugar para la doctrina de la prosperidad.

Autarkeia es una palabra con dos significados, dependiendo de los límites del contexto. Puede significar “suficiencia” o “contentamiento.” En 2 Corintios 9:8 significa lo primero, por fuerza del contexto. Pero no significa esto mismo en Filipenses 4, porque allí el contexto es diferente. Los maestros de la prosperidad ignoran estas palabras, “humilde” y “hambriento” o “padeciendo necesidad,” del versículo 12. La Escritura no se puede forzar de esta manera para adaptarse a una doctrina.

¿Desea Dios que vivamos todos en la pobreza? ¿Es santa la pobreza? Ciertamente que no, pues asumir que la voluntad de Dios es que todos seamos pobres, es igualmente erróneo que asumir que la prosperidad es para todos. Ambas presunciones se basan en suposiciones que no hallan fundamento en la Escritura.

La doctrina de la pobreza no es necesariamente opuesta a la doctrina de la prosperidad. Hay una tercera opción, la cual es bíblica y es el CONTENTAMIENTO.

En la Primera Carta a Timoteo (6:5-8) leemos: “disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia, apártate de los tales. Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.”

Pablo está preocupado principalmente por los judaizantes de su propio tiempo, pues ellos eran sus perseguidores y quienes le causaban continuamente problemas al evangelio.

Los judaizantes mantenían la misma premisa del mensaje de la prosperidad actual. Pablo revela su causa en el versículo 4, que es el orgullo espiritual. Ese problema es tanto la raíz como el fruto del árbol.

Pero, ¿qué significa el contentamiento? En la voz media del griego (como se ve en los versículos anteriores), significa “estar satisfecho.” Un cristiano debe tener suficiente gracia de Dios y poder espiritual para llegar a un punto de su fe en el que descanse en Cristo y sus circunstancias exteriores parezcan irrelevantes ante su relación con Dios.

Esto último no debe entenderse como resignación a la pobreza o a la opresión; tampoco como un fatalismo o estado trascendental de la mente. Es una forma de descanso en la fe, en la cual las circunstancias externas no son vistas como el reflejo de una condición espiritual. Es decir, todo lo opuesto a las premisas de los mensajeros de la fe.

Un creyente equilibrado no ve a la prisión a causa del evangelio como un juicio divino, o un revés financiero como una falta de fe. Tampoco mide su espiritualidad y la compara con su cuenta bancaria. El verdadero creyente madura en Cristo lo suficiente como para dejar de medir su realidad espiritual de tales maneras y, por lo tanto, está contento en cualquier condición en la que Dios le coloque, siempre y cuando sepa que viene de Él. Su barómetro espiritual es interno, no externo.

En ninguna de las cuarenta publicaciones que he examinado hasta aquí, he podido encontrar ninguna referencia a 1 Timoteo 6:5-6. Ninguno de los líderes del movimiento ni siquiera intenta explicarla en sus términos. Simple y llanamente evitan mencionarla o citarla. Dios nos promete suficiencia, para que podamos tener un sentido total de seguridad en Él en cuanto a nuestras necesidades materiales. Junto con esto también ha provisto de suficientes excepciones a la regla, para que no seamos nunca tentados a juzgar a nuestro hermano porque tenga menos. A los ojos de Dios, tal vez este hermano tenga realmente más.

Artículo escrito por: Rev. Roger L. Smalling, D. Min. Reproducido con autorización.

About these ads
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • alejandro  On 1 mayo 2013 at 20:11

    muy centrada la enseñanza.bendiciones

  • mario molina  On 15 mayo 2012 at 13:31

    La iglesia esta viviendo un tiempo peligroso, esta doctrina esta permeando muchos ministerios, y vemos personas reconocidas que llevan ese camino.

  • kriss  On 24 abril 2012 at 13:09

    Mateo 7

    Somos la jusicia de Dios, no sus jueces.

  • erick  On 17 marzo 2012 at 22:32

    “Amado yo deseo que prosperes en todas las cosas, asi como prospera tu alma.” Este vrs. nos da una enseñanza clara de lo que sucede cuando nuestro crecimiento economico y/o intelectual crece mas que nuestra relacion con Jesucristo. existen tantos pasajes que te indican que Dios te va a prosperar, como tantos otros que indican que el amor al dinero es malo. Cuando prosperas de manera integral(a esto el apostol Pablo llama contentamiento) entonces ya sea que tengas o no tengas siempre estaras en prosperidad. la verdadera prosperidad no es tener una gran cuenta bancaria.la verdadera prosperidad se llama Jesucristo.

  • ruth  On 4 enero 2012 at 01:59

    Hay muchas iglesias cristianas y podemos escoger a cual queremos pertecer porque creemos en la vision de esa iglesia, recibimos alimento espiritual, compartimos con otros creyentes mejor dicho creemos que Dios nos llevo hasta esa iglesia y que tiene un proposito para nosotros dentro de esa iglesia. Creemos en Dios y le creemos a Dios, debemos amarnos y apoyarnos unos a otros. Pero despues de leer muchos comentarios es muy triste ver como entre los mismos cristianos se atacan, por lo que consideran doctrinas, se sienten dueños de la verdad y la verdad solamente esta en la biblia. Lean la biblia, pidan a Dios sabiduria y cumplan con el mandamiento de Jesus de ganar almas, enseñen a los nuevos y viejos cristianos a amar a Dios con su testimonio, y cada creyente decidira como quiere vivir, de acuerdo a la palabra de Dios. para eso Dios nos dio libre albedrio. Si quieren tener mas,esta bien, si quieren tener menos esta bien, pero que aprendan amar a Dios primero que todo y confiar en su perfecta voluntad. Pero que mal nos vemos atacandonos y hasta insultadonos, eso es JUZGAR .recordemos que el unico que juzga es Dios. Que testimonio estamos dando en los cielos y aqui en la tierra ? estamos agradando a Dios ? .ya basta por favor, que Dios los bendiga.

  • Jefté  On 3 febrero 2011 at 07:39

    Yo pertenecia a este tipo de iglesias que lo unico que hacian era amar la lana,la leche y la carne de las ovejas y no a las propias ovejas. Es mi conviccion luchar por la defenza de la verdad de la palabra. Los predicadores de la prosperidad han condimentado la palabra, la han encevichado, le han hecho lo que han querido. No podemos seguir siendo meros espectadores. Unete y defiende la verdad, no con pasionalismos sin o con verdadero fundamento biblico.

    Que El verdadero Dios de la Biblia te bendiga segun lo qué crea que necesitas.
    Saludos.

    • Pastor Manuel  On 5 febrero 2011 at 11:06

      Gloria a Dios que has podido salir de allí, te motivo a leer otros artículos de este blog que nos enseñan más de este tipo de iglesias, tal sirva para ayudar a otros. Puedes ir a Falsos Maestros. Dios te bendiga.

  • Jason  On 20 enero 2011 at 13:33

    Hay que tener mucho cuidado con este tipo de doctrina, he escuchado pastores decir “a otras religiones les funciona el diezmo”, como si el diezmo funcionara por si sólo y se activara de forma automática aún en religiones que ni siquiera reconocen a nuestro Señor jesus como el mesías, he escuchado titulos de prédicas como: “Activa el poder de las primicias”, me pregunto donde queda el poder del creador de todo? el poder es del Dios verdadero Jehova de los Ejercitos…. Hay que orar para que el Espíritu Santo, les guíe de nuevo a la sana doctrina, confiando en que todo esta bajo el control de Dios.

    Bendiciones.

  • miguel chavez  On 12 diciembre 2010 at 11:38

    Me pregunto como actuaria nuestro Señor Jesus en la actualidad . Que pasaria si el maestro le dice a todos los cristianos “prosperos” vende todo lo que tienes y daselo a los pobres y ven y sigueme ……… cuantos de los “prosperados” han entendido para que llega la riqueza a nuestras manos? . Creen acaso que el maestro diria “Kiero hospedarme en el Sheraton por que soy el hijo de Dios? jajajajaja otra vez jajajaja, cuantos creyente viven amando la prosperidad mas que a Dios, miremos a Jesus y entonces pidamos que llegue toda la prosperidad a nuestras manos…. para hacer lo que El haria con esa riqueza.

    • Pastor Manuel  On 13 diciembre 2010 at 18:10

      Miguel, lo que nos corresponde es denunciar a estos fraudulentos, falsos maestros; es la defensa de la fe lo que debe motivarnos. Gracias Miguel por compartir tus ideas. Dios te bendiga.

  • humberto  On 3 septiembre 2010 at 11:36

    Pienso que dederias escudriñar mas la palabra en este sentido en este sentido, por ejemplo en el primer punto no se esta hablando de cosas materiales. te envio un par de comentarios
    1Co 4:8 Ya estáis saciados, ya sois ricos, sin nosotros reináis. ¡Y ojalá reinarais, para que nosotros reináramos también juntamente con vosotros!,[6]

    saciados…ricos…reinar. Saciados sugiere que ellos estaban satisfechos; ricos infiere que se consideraban autosuficientes; reinar significa que se imaginaban ser espiritualmente maduros sin tener necesidad de los apóstoles. ( Notas de la biblia de las americas

    [.] Los corintios se sienten ricos en su fe, ricos de sus dones espirituales. Ya se ven muy avanzados en el camino del conocimiento y, entre gente que se entiende, se ríen con indulgencia de Pablo, ese pobre predicador judío. El apóstol conoce la mediocridad y la falta de inteligencia de sus adversarios; pero acepta que se burlen de él. Lo toman por loco, y en cierto sentido lo es, pero precisamente por esa locura los llevó a ellos a Cristo.( Notas bilia latinoamericana

    Amen

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.718 seguidores

%d personas les gusta esto: