La Biblia es la Palabra de Dios, su inspiración


La Palabra de Dios es el único libro que demuestra ser inspirado por Dios. De todos los libros que la humanidad denomina “sagrados”, solo la Biblia dice de sí misma ser inspirado por Dios. Para pasar a estudiar la inspiración de las Escrituras definamos primero lo que podamos comprender por inspiración.

Inspiración definición:

“Es la actividad por la cual Dios de tal manera influye en los autores humanos, que éstos, usando sus facultades específicas y sus distintas personalidades, compusieron y refirieron sin error, en las palabras del original, la revelación de Dios al hombre.”

“Por «inspiración» de las Escrituras se quiere decir que los escritores fueron investidos de poder y controlados de una manera tal por el Espíritu Santo en la producción de éstas, que les dieron autoridad divina e infalible.”

“Es la respiración fuerte y consciente de Dios sobre los hombres, que los capacita para dar expresión a la verdad. Es Dios hablando a través de los hombres. Por consiguiente el Antiguo Testamento es la Palabra de Dios tanto como si hubiera pronunciado Dios cada una de sus palabras con sus propios labios.”

“Es como una enseñanza que Dios ha impartido directamente a sus autores y que, sin destruir ni anular su propia individualidad, su estilo literario o intereses personales, Dios ha transmitido en la misma Su completo e íntimo pensamiento, y así ha quedado registrado por sus autores humanos.” L.S. Chafer

“«Una influencia sobrenatural que habilita a los hombres para recibir y comunicar la verdad.» Webster

«Inspiración es la operación especial y única en su clase del Espíritu Santo mediante la cual El guió las mentes de los escritores de las Escrituras en el acto de escribirlas» Kuyper”

Nuestras definiciones están basadas sobre 2 Ti. 3:16 y 2 Pe. 1:21. Habiendo considerado todas las anteriores definiciones de inspiración podríamos sintetizarlas de la siguiente manera: “una enseñanza que Dios ha impartido a su pueblo por medio de sus escritores donde comunica su completo e íntimo pensamiento pero sin destruir, ni anular la propia individualidad del escritor”

Un poco de historia sobre el desarrollo de la doctrina de la Inspiración.

El Dr. Charles Ryrie en un ensayo titulado “La Verdad sin error” resume muy bien el desarrollo de esta doctrina a lo largo de estos años. «Un examen de la historia de la doctrina de la inerrabilidad, muestra que las discusiones acerca de su importancia pertenecen al período moderno. Los “padres” aceptaron la inspiración y autoridad de las Escrituras como hecho real y auto-evidente. La Escritura fue usada para probar la Deidad de Cristo. Un ejemplo de ello lo encontramos en los primeros debates sobre dicha doctrina, en que Orígenes (185-254 d.C.) se refiere constantemente a las Escrituras como la autoridad final en su controversia con Celso. Agustín (354-430 d.C.) hace una clara declaración de la inerrabilidad: “Pues confieso a vuestra caridad que he aprendido a conferir este respeto y honor sólo a aquellos libros Escriturales que ahora son llamados canónicos, y creo muy firmemente que ninguno de aquellos autores ha errado en ningún aspecto en dichos escritos”.

El período medieval vio poco desarrollo en esta área de doctrina. El interés se centraba “en definir el estatus de la Biblia en relación con la de las otras Autoridades en la Iglesia”. Abelardo expresó duda en cuanto a la inerrabilidad del texto. Aunque en general la mayoría mantenía una alta noción sobre la inspiración.

Fueron los reformadores protestantes quienes dieron el debido énfasis a las doctrinas de la inspiración y la infalibilidad. Sin embargo, estas doctrinas no ocuparon mucho espacio en sus escritos. Parece ser que se daban cuenta de la importancia de estas verdades como base para la verdadera autoridad, contra las exigencias de autoridad por parte de la Iglesia de Roma, y tan convencidos estaban de estas verdades que las daban por sentadas antes de pasar tiempo en su desarrollo sistemático y defensa de dichas doctrinas. Calvino, se refirió a las Escrituras como un “registro seguro e infalible” y como la “norma inerrable”. Lutero declaró, en términos no inciertos: “Las Escrituras nunca han errado” y “es imposible que las Escrituras puedan contradecirse: solo aparenta ser así a los insensatos e hipócritas obstinados”.

Ha sido en el período moderno que la doctrina tuvo la necesidad de ser desarrollada. Los ataques racionalistas sobre la seguridad de los asuntos históricos, con un subsiguiente cuestionar la autenticidad del texto de las Escrituras, resultaron en una negación de la inerrabilidad y un rechazo de la inspiración. Es importante notar que las dos doctrinas -inerrabilidad e inspiración- cayeron juntas bajo estos ataques. De esta manera surgió una nueva teoría de la inspiración, que sólo reconoció la inspiración de ciertas verdades en general y en cuanto se conformaban a la razón natural. Las doctrinas de la falibilidad humana en la producción de las Escrituras y de la infalibilidad de la razón humana en la interpretación de las Escrituras humanas, habían triunfado. Pero Dios había preparado a otros para exponer y defender la verdad. Lo que la Iglesia debe a hombres como Hodge y Warfield no puede ser medido. Sus escritos sobre estos asuntos sobre de la inspiración son aún obras clásicas. Recientemente en el libro “Thy Word is Truth” (Tu Palabra es verdad), el autor Edward J. Young, siguiendo los pasos de los ya mencionados, presenta y defiende en forma muy capaz la inspiración verbal y la inerrabilidad. Más recientemente Harold Lidsell, en su libro “Batlle for the Bible” (La batalla por la Biblia), ha advertido a la Iglesia acerca de lo que puede esperarse cuando se abandona la inerrabilidad.»

Base bíblica de la inspiración

Para que nosotros podamos sostener la doctrina de la inspiración de toda la Escritura es necesario considerar algunos textos bíblicos. Empezamos por 2 Ti. 3:16 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,” Acá es el único lugar en el Nuevo Testamento que podemos ver la frase “Sagradas Escrituras” (2 Ti. 3:15). La frase “toda escritura” puede ser traducida por “cada Escritura” dando a entender que la Biblia es inspirada en todas y cada una de sus partes. Debemos tener presente que la palabra griega “inspirada” (theopneustos) proviene de la unión de otras dos palabras, (theos) que significa Dios, y (pneustos) del verbo (pneuo) que significa respirar. Puede decirse entonces que la Escritura proviene del respiro o aliento de Dios, del soplo de Dios. Algo importante es que Pneustos es también la palabra traducido para “Espíritu”, por lo que también podría decirse “la Escritura dada por Dios por medio del Espíritu”.

Continuando con nuestra tarea de cómo podemos sostener la inspiración de las Sagradas Escrituras debemos prestar atención a 2 Pe. 1:20, 21 “entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” Observando el contexto notamos que los vv. 17 y 18 Pedro nos habla de lo que vio y experimentó, en el vv. 20 nos afirma que lo escrito tiene mayor relevancia que lo experimentado. La palabra “movidos” (phero) es la idea de traer, pero en voz pasiva, “ser traído consigo, o ser llevado por otros”. El verbo “inspirados” en este texto nos enseña dos verdades muy importantes, primeramente que no llegó por la iniciativa humana, sino por aquellos hombres que tan pronto como fueron separados para este propósito “fueron llevados” por el Espíritu Santo.

Ahora consideremos, Juan 10:34, 35; “Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?” Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada), En el contexto nuestro Señor se está defendiendo de un cargo de blasfemia, para esto acude al Salmo 82:6 para su apologética; al hacer referencia a esa mención le llama “vuestra ley”, dándole al Antiguo Testamento una autoridad legal. Cuando el Señor Jesucristo usa la palabra “quebrantada” es la misma que en otras partes ha sido usada para no transgredir el día sábado (Jn. 5:18), los 10 mandamientos (Mt. 5:19), o la ley (Jn. 7:23). Otros textos son 1 Pe. 1:10-12; He. 1:1,2

Conceptos importantes de la Inspiración

Hasta este momento hemos compartido la definición de inspiración y hemos tomado el tiempo para fundamentar como este definición tiene una base escritural. Sin embargo la Escritura siempre es objeto de duda, de cuestionamiento con respecto a su origen, es decir, de quien viene, de su inspiración. Es por ello que ha sido necesario no solo definir lo que podemos entender por inspiración, fundamentar esa definición, sino que también cuál es el marco de la doctrina de la inspiración, que es lo que incluye todo esta verdad bíblica.

VERBAL: Que el Espíritu Santo guió a la elección de cada palabra usada en los escritos originales. La elección de cada palabra no anula la personalidad del individuo. Mt. 5:18; Gá. 3:16. En 1 Co. 2:13 se desprende el argumento para refutar aquellos que defienden la posición que las ideas son las inspiradas. Acá podemos ver que cada palabra es enseñada por el Espíritu Santo. Más textos que defienden la inspiración verbal: Mt. 5:18; 22:31, 32; Jn. 8:58; 1 Co. 2:13; Gá. 3:16; 4:9; 1 Ts. 2:13; He. 12:27.

PLENARIA: Significa “completa”, es decir, TODA, no partes, ni secciones. 2 Ti. 3:16. Destruye la idea de que la Biblia contiene la Palabra de Dios, es la Palabra de Dios. Los Católicos dicen que Gé. 1-11 es una fábula, también hablan de que el Cielo (como morada para los salvos) y el Infierno (como lugar de tormento para los malos) no existen.

INFALIBLE: Significa que no engaña, no inducir a error, ser infiel, no traiciona. Entonces la idea es que la Escritura es precisa, exacta en los escritos originales en cuestiones de fe y conducta. Tal vez una idea más clara es que no ha sido enajenada culturalmente, por ejemplo: la posición de la mujer dentro de la iglesia, no es que Pablo era machista y al Espíritu Santo se le pasó por alto ese aspecto de la personalidad del apóstol.

INERRANTE: Que no tiene errores. Es inerrante en los hechos históricos, y todo lo relacionado a la obra redentora.

L. S. Chafer en su libro “Grandes Temas Bíblicos” nos dice con respecto a este tema “La seguridad de la inspiración se aplica, por supuesto, a los escritos originales solamente y no a las copias, traducciones o anotaciones. Como no existe ningún manuscrito original, los eruditos se han extendido en gran medida para determinar la precisión del texto de la Biblia de que ahora disponemos. Para el propósito de enseñar la verdad, puede presumirse y tenerse por cierto de que nuestras presentes copias de la Biblia son exactas reproducciones de los escritos originales. Si bien existen pequeñas variantes en el texto, tales variaciones apenas afectan cualquier enseñanza de la Biblia y los hallazgos posteriores de manuscritos tienden a confirmar esta conclusión.

Para todos los propósitos prácticos, el Antiguo Testamento, escrito en hebreo, y el Nuevo, redactado en griego, pueden ser aceptados como la verdadera Palabra de Dios y una auténtica declaración de lo que Dios intentó comunicar al hombre.”

La Escritura autentifica su inspiración

Tanto el Antiguo Testamento como así el Nuevo Testamento demuestran contundentemente que son la Palabra de Dios.

  1. Textos del Antiguo Testamento testifican de su inspiración. “No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os ordene.” Dt. 4:2; “Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová. Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca.” Je. 1:7-9; “Luego me dijo: Hijo de hombre, ve y entra a la casa de Israel, y habla a ellos con mis palabras.” Ez. 3:4. Hay otros textos Ex. 4:10-15; Mq. 3:8
  2. Textos del Nuevo Testamento testifican de su inspiración. En los textos del Nuevo Testamento podemos ver cómo estos reclaman la inspiración de las Escrituras del Antiguo Testamento y a su vez para sí mismas. “Pero cuando os trajeren para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.” Mr. 13:11; “Cuando os trajeren a las sinagogas, y ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis por cómo o qué habréis de responder, o qué habréis de decir; porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir.” Lc. 12:11,12; “Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. ” Hch. 2:4; “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.” I Pe. 1:10,11. Otros textos que soportan este argumento son: II Pe. 1:20, 21; Hch. 1:16; I Co. 2:13; 14:37; I Ts. 2:13; II Pe. 3:1, 2; Mt. 10:20
  3. El testimonio de Jesucristo. Reconoce su origen divino y apela a las Escrituras como autoridad final para el hijo de Dios. Mt. 4:4; 5:18; 12:3; 15:3-6; 21:16; 22:29; Mr. 12:35, 36; Lc. 10:25-28; Jn. 10:35. Cristo mismo le dio uso a las Escrituras, dándole la autoridad divina. En Mt. 19:4-6 cita Gé. 1:2; en Mt. 24:38 cita Gé. 7:7; en Jn. 6:49 cita Ex. 16; en Jn. 3:14 cita Nm. 21:9 entre otros. Muchas de sus enseñanzas se derivaban del Antiguo Testamento. En Mt. 4:7 se basa en Dn. 2:44; en Jn. 3:5 la enseñanza es de Ez. 36:25-27; en Mt. 28:10, 11 hace mención de Is. 49:5, 6, 12; y en Lc. 14:7-11 cita Prv. 25:6, 7. Uno de los más importantes es que afirma la inspiración verbal de la Biblia. Mt. 22:32; Jn. 8:58; 10:34,35. A su vez promete la inspiración del Nuevo Testamento, Jn. 14:26; 15:20,26, 27; 16:13,14; 17:18-20

Teorías sobre la Inspiración

Natural. Le otorga al hombre un genio superior por la capacidad de escribir, pero niega toda posibilidad de algo sobrenatural, misterioso o especial. Sus escritores estaban tan inspirados como Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, Shakespeare, Mahoma. En este punto el Dr. L. S. Chafer nos menciona “la Biblia es lo que afirma ser -la Palabra inspirada de Dios- y un libro en que confiar, como si Dios lo hubiese escrito por sí mismo, sin autores humanos, o tiene que ser considerada como un libro que no sustancia sus afirmaciones y no es, ciertamente, la Palabra de Dios. Mientras que pueden sumarse muchas pruebas en apoyo de la inspiración de la Biblia, la mejor evidencia se encuentra en el hecho de que la acción del Libro en la Historia apoya sus propias afirmaciones. Su poder se ha manifestado en las vidas transformadas de millones de personas que han puesto su confianza en las palabras y las promesas de la Escritura.”

Mística. Los escritores de la Biblia estaban llenos del Espíritu Santo justamente como pueden estarlo los cristianos de hoy. El Dr. Charles Ryrie cita a Alan Richardson para explicar esta teoría “”La inspiración de los libros de la Biblia no implica para nosotros que éstos se produjeran o escribieran en una forma genéricamente diferente de la que se emplea para escribir otros libros cristianos notables…. Hay una amplia gama de literatura, desde el siglo cinco hasta el veinte, que puede propiamente describirse como inspirada por el Espíritu Santo, precisamente en el mismo sentido formal en que lo fueron los libros de la Biblia”

Mecánica o de dictado. Los escritores de la Biblia eran instrumentos pasivos en manos de Dios, como máquinas en las que Dios escribía. Es cierto que algunas partes de la Biblia fueron dictadas; por ejemplo, los Diez Mandamientos. No hay manera de poder armonizar esto con la variedad de estilos que tenemos en la Escritura.

Parcial. Sólo algunas partes de la Biblia fueron inspiradas. Principalmente las verdades espirituales tiene validez divina, pero lo que concierne a detalles históricos, geográficos o científicos no lo tienen.

Conceptual. Fueron inspirados los conceptos, pero no las palabras mismas. Dios transmitió el mensaje a los autores bíblicos, pero dejó en ellos la responsabilidad y el cuidado de expresarlo de la mejor forma de cómo ellos pudieran lograr comunicarlo.

De gradación. Los escritores de la Biblia estaban más inspirados que los hombres corrientes.

Neo-ortodoxa. Los escritores humanos sólo pudieron producir un relato con errores. Su posición es que la Biblia es confiable pero no infalible. Es otra manera de inspiración parcial.

Verbal o plenaria. Esa es la doctrina verdadera y significa que cada palabra (verbal) y todas ellas (plenaria) fueron inspiradas en el sentido de la definición arriba expresada.

Inspiración falible. Una teoría que se está profundizando, según la cual la Biblia está inspirada, pero no está sin error.

Cerramos este tema de la inspiración con la conclusión del Dr. L. S. Lewis “Realmente nadie sabe lo suficiente como para contradecir los hechos registrados y las declaraciones expuestas en la Biblia, tanto si se refieren a la creación del mundo, el origen del hombre o si se extiende en determinados detalles de orden narrativo. Adecuadamente comprendida, la Biblia permanece como el monumento de la propia veracidad de Dios y de la verdad, y puede ser creída como si el propio Dios hubiese hablado directamente al individuo que lee la Escritura Aunque se han realizado intentos para minar y destruir la Biblia, para aquellos que buscan la verdad respecto a Dios continúa siendo la sola fuente de autoridad inerrable de la revelación divina.”

About these ads
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.777 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: